TuMaternidad.com » Lactancia » La extracción de la leche materna y cómo guardarla

La extracción de la leche materna y cómo guardarla

El primer alimento natural de un bebé es la leche materna, siendo ésta la que proporciona todos los nutrientes y energía que requiere el recién nacido durante sus primeros meses de existencia y continuará proporcionando la mitad de sus nutrientes básicos durante la segunda mitad del primer año e incluirá hasta más allá del segundo año de vida.

Entre los grandes beneficios que tiene la leche materna es que promueve el desarrollo cognitivo y sensorial, lógicamente lo protege ante las enfermedades crónicas e infecciosas. Su beneficio es tan contundente y exclusivo que va a reducir la mortalidad infantil propia de este periodo de vida. De igual manera lo protege contra diarreas y neumonías. Favorece enormemente el bienestar físico, mental en la salud de la madre, disminuye también el cáncer ovárico y mamario. Además, que es una manera segura de alimentar a su bebé. Esta práctica natural e iniciativa de millones de madres está contribuyendo a que la lactancia gané un mayor terreno a nivel mundial.

La leche materna es muy valiosa por lo tanto necesitamos saber cómo cuidar y congelar y almacenar de manera correcta sobre todo para que sus nutrientes permanezcan y que si llegase a existir una contaminación bacteriana fuera mínima.

La madre durante el embarazo y durante el periodo de la lactancia, debe mantenerse bien hidratada. El agua será entonces el mejor líquido para consumir y mantener una fuente de leche saludable. Pero este proceso se debe realizar de igual manera con moderación, debido que consumir demasiada agua puede ser contraproducente porque puede provocar que las vitaminas y minerales esenciales abandonen el cuerpo rápidamente antes de ser absorbidos. Se recomienda beber entre seis a ocho vasos diarios. Y ante todo beber lo que el cuerpo necesite. Se puede optar también por el té u otras bebidas que son igualmente aconsejables.

Consejos para Extraer la Leche Materna

En cuanto a la extracción de la leche es esencial el lavado de manos. Así la leche materna sea bacteriológicamente segura, pero si no se tienen en cuenta recomendaciones de higiene al tratarla se puede contaminar. La leche se puede extraer de dos maneras manualmente o con un sacaleches, previamente esterilizado, para esterilizar se recomienda una mezcla de agua y vinagre blanco en partes iguales, y se enjuaga con abundante agua y luego se hierve durante cinco minutos. O con la máquina eléctrica de sacaleches, utilizando las instrucciones de uso. La extracción se puede realizar en la mañana, por lo general es mayor la producción de leche en este momento que entre mamadas. Si se encuentra en su lugar de trabajo, es importante extraerla cada 3 o 4 horas. Ahora, si se va a extraer la leche cuando regrese del trabajo, es necesario practicar durante una semana o dos antes de volver a la rutina del trabajo. Igualmente puede practicar el modo de cómo funciona la bomba. Durante este tiempo puede empezar a guardar la leche materna para alimentar al bebé cuando regrese del trabajo.

La leche extraída se debe verter en un envase de vidrio o plástico duro, previamente esterilizado. O en una mamadera. Todos los envases deben tener un cierre hermético. Si la leche se va es a congelar lo más recomendable es envases plástico o el de vidrio duro, o existen unas bolsas diseñadas para tal tipo de almacenamiento. Es esencial etiquetar los envases o bolsas con la fecha de la primera extracción.

Recomendaciones para Almacenar la Leche Materna

Ahora bien, existe una inquietud por parte de las lactantes, es sobre la forma de poder guardar la leche, ésta se puede guardar ya sea con un sacaleches, en el congelador o en forma manual o en el refrigerador. Pero, se recomienda guardarla en biberones o recipientes estériles y limpios, los cuales deben llevar la etiqueta con la fecha en que se sacó la leche. Y algunos no  recomiendan ir agregar a la leche congelada, leche fresca.

A veces desconocemos ciertos temas como cuántas horas o cuántos días se puede conservar la leche materna, en qué temperatura, en qué envases, y de qué manera se debe descongelar. Entre todas estas preguntas no es necesario extraer toda la leche de una sola vez la que se desea almacenar, ni tampoco es necesario mantenerlas separadas. Es importante que dichas cantidades que se van a extraer a lo largo del día se mantengan en una temperatura entre 0 y 15 grados, el mismo recipiente se puede utilizar de la leche extraída en un período máximo de 24 horas. Es básico tener en cuenta para su almacenamiento la hora y la fecha de la primera extracción. Ahora bien, si la leche que se extrajo previamente ha estado entre los 19 y 22 grados, el tiempo total de almacenamiento no debe exceder las 10 horas desde la primera extracción. Si por el contrario la leche extraída se ha mantenido a 25 grados, el tiempo total de almacenamiento no debe exceder las seis horas desde la primera extracción. Y se puede mezclar la leche fresca con la leche congelada pero siempre y cuando la primera haya sido enfriada por lo menos una media hora en el congelador y, sea menor la cantidad que la leche congelada, de modo que, al mezclarse, la leche fresca no derrita la capa superior de la leche congelada.

Ahora bien, en cuanto a los tipos de recipientes que se deberían usar para almacenar la leche materna extraída, tenemos desde recipientes de cristal, de plástico o hasta las bolsas diseñadas para este fin. Todos estos tipos de recipientes tienen desde ventajas hasta desventajas, sin embargo, se apunta más a los recipientes de cristal. De acuerdo a los expertos estos tipos de recipientes son los mejores porque son menos porosos que los del diseño en plástico, debido que no va a permitir que ningún componente de leche se filtre hacia afuera, además, que su limpieza es mucho más fácil y es más duradero. La única desventaja que se tiene con un recipiente de cristal es que se nos puede romper o caer de las manos y hoy en día no se consigue con facilidad. Mientras que los recipientes de plástico pueden contener Bisfenol A y cuando se hace la limpieza del mismo de manera continua y utilizando una alta temperatura o detergentes muy fuertes va a liberar esta sustancia química, la cual se ha descubierto que es dañina para los seres humanos. Se ha comprobado que el Bisfenol A tiene la capacidad de imitar al estrógeno y puede causar entre otros el cáncer de mama. Por ellos se debe asegurar cuando se adquiera un tipo de recipiente de este estilo que no contenga Bisfenol A. Por lo general, en las etiquetas suelen colocar si contiene o no. La desventaja mayor es que por tener porosidad mucho más que los recipientes de cristal son menos recomendable para el almacenamiento de la leche materna a largo plazo.

Entre las recomendaciones generales tenemos por ejemplo, lavarnos muy bien las manos ya sea antes de manipular la leche y extraerla. Para almacenar la leche se debe usar recipientes bien lavados en agua caliente y jabón. Si por algún motivo el interés no es congelar la leche después de ser extraída hay que guardarla lo antes posible en una nevera hasta que se use o congelarla que sería lo más conveniente. En lo posible usar la leche fresca, es decir, que no esté congelada siempre que sea necesario. También es conveniente guardar la leche materna en cantidades pequeñas, entre 50-100 cc con el fin de descongelar la que el bebé vaya a tomar de inmediato. Y que estos recipientes lleven una etiqueta con su fecha y hora, para descongelar la más antigua. Una vez se descongele la leche lo más conveniente es remover de manera correcta, ahora bien, se puede mezclar la leche extraída de diferentes fechas. En muchas ocasiones el color de la leche puede variar, podemos encontrar un color amarillento, azulado e incluso tirando a marrón pero esto no quiere decir que debamos botar o se haya estropeado. Por lo general una leche materna dañada tiene un olor agrio.

Otro recipiente utilizado son las bolsas de almacenamiento, la gran ventaja que se tiene con este método es que la madre va a extraer la leche directamente en la bolsa y se tendrá menos riesgo de contaminación. Sin embargo, se ha descubierto como las inmunoglobulinas de la leche materna se adhieren a los lados de la bolsa impidiendo que el bebé obtenga los nutrientes correspondientes.

Como Manejar la Leche Materna Almacenada

En cuanto a las directrices o consejos básicos para congelar y descongelar la leche materna encontramos por ejemplo, no conservar la leche materna en la puerta de entrada de la nevera. Se debe elegir la parte más fría. No es conveniente descongelar la leche materna ni la caliente utilizando un microondas o en una taza con agua hirviendo así se evita la pérdida de los minerales, vitaminas u otros componentes esenciales y evitar también alguna lesión (quemadura). Ahora, la finalidad cuando se congela es lograr conservar los componentes de la leche materna, así que lo mejor es descongelar la leche en la misma nevera durante la noche u otra técnica es mantener el biberón o la bolsa bajo agua caliente máximo 37 grados centígrados. Es importante una vez la leche materna sale de la nevera de manera suave y constante dar vueltas al biberón o la bolsa con el fin de mezclar la grasa que se haya separado. No agite ni revuelva la leche.

Una pregunta frecuente es si se debe esterilizar el sacaleches y los recipientes la respuesta es SÍ. Todo lo que entre en contacto con la leche materna debe ser esterilizado en un primer momento al usarse. Se puede esterilizar utilizando uno de vapor químico o por ebullición durante los diez primeros minutos. Si en el caso que se use un kit de extracción y el bebé se encuentre sano, se recomienda que después de la primera esterilización del kit lo aconsejable es volver a esterilizarlo una vez por semana o más. De igual manera entre cada esterilización se puede lavar con agua y jabón caliente o colocar en el lavavajillas y seguir las instrucciones del producto. Por lo general allí aparece cómo y dónde es que se debe colocar el extractor de la leche materna.

Como se ha mencionado es importante ingerir muchos líquidos, mantenerse hidratada ya que esto va a permitir el suministro de leche. A lo mejor en un comienzo no obtenga la leche que desee pero después de unos días comenzará a producir más leche. Y cuánto más leche extraiga con la bomba más leche va a producir sus senos.

Déjanos saber tus comentarios y compártelo con tus amistades

comentarios

Acerca Grupo Editor

Grupo Editor
Somos un colectivo de padres y madres que compartimos temas de maternidad, concepción, embarazo, parto, lactancia y crianza de niños en general.

Te recomendamos

Conoce los beneficios de la lactancia para la madre y el bebe

La leche materna es indudablemente fuente de un alimento sano y la garantía para una …

error: