Consejos Familiares

jessie00 Escribió en : Jul 11, 2005

berrinches

4 aportaciones 9 visitas
¿Hasta dónde llevar la atención sin que esto se convierta en sobreprotección, ¿cuándo empezar a decir que "no" a algunas de sus demandas y ¿cómo lograr esto y que el bebé se siga sintiendo querido Estas preguntas que rondan a las mamás como fantasmas llegan a su clí­max cuando se enfrentan al primer berrinche Si a esto le aunamos el atinado comentario de: "qué carácter tiene ¿verdad", "¡te va a costar un trabajo este niño!", "¿así­ te hace siempre"

Pero ponte en el lugar del bebé, ellos sienten que lo que no pueden hacer ahora no podrán hacerlo nunca y esto los hace sentirse verdaderamente desolados El disgusto y la desesperación lo hacen perder el control de sí­ mismo

Chillidos, patadas y llanto desconsolado son las manifestaciones más comunes de su estado de ánimo Casi siempre esta explosión de emociones hace que se olvide de lo que originó el berrinche Por eso el niño frustrado tarda en volver a la normalidad y luego se queda tristón (entre más grande el sentimiento perdurará más)

Pero el sentir frustración no es perjudicial, al contrario, de ella se aprenden los lí­mites entre lo que se puede hacer y lo que no, además de entrenarlos en la capacidad de aspirar a algo, de luchar por conseguir una meta
Jessie
Crea o Entra a tu cuenta para contestar.

4 aportaciones

jessie00 Aportó en : Jul 11, 2005
Como padres se pueden valer de diferentes técnicas para impedir que un berrinche se haga más grande y sobre todo, que el niño ejerza tal presión que termine obteniendo lo que quiere por este medio.

Qué hacer ante un berrinche

Distraerlos (leer un cuento, juegos simples o lo irracional, una broma).
Ignorarlos, si se puede y el niño está en un lugar seguro, salir de la habitación.
Ser consistentes, si los niños saben cuál es la última palabra es más difí­cil que luchen contra ella.
Abrazarlos, en algunos casos tomarlos en brazos, sin rabia y con dulzura funciona para desactivar el berrinche.
Mirarlo a los ojos únicamente si podemos controlar nuestro enojo, sino es mejor no establecer contacto visual.
Lo importante es que enví­es el mensaje de que lo estás escuchando pero que de esa forma no va a conseguir nada.
Qué no hacer

No apapacharlo después de un episodio así­, no es premiarlo sino consolarlo por la horrible sensación que experimentó al no poder controlar sus emociones.
Pegarles, los golpes sólo incrementa la frecuencia de los berrinches y su duración. Los golpes y gritos no deben de acompañar la educación de un bebé.
Ceder, manipularán si consiguen lo que querí­an y lo harán más seguido y en público para ejercer presión.

MariSolano Aportó en : Jul 11, 2005
Gracias por compartir la lectura con nosotros, es bueno estar preparados cuando le dan berrinches, a mi ya me han dicho eso de que me costará criarlo por el carácter que tiene, pero me funcionado muy bien eso de ignorarlo.

marciacele Aportó en : Feb 16, 2006
[size=medium]Algo adicional.
Que tengan el mejor de los dí­as!!!

Marcia y José Miguel
[/size]

Iku Aportó en : Feb 17, 2006
Hola,

Estoy absolutamente de acuerdo. Claudia era horrible cuando pequeña, se tiraba al suelo gritando, en público, mordí­a, pegaba...absolutamente todo. Con paciencia, cariño y amor y sin ceder hemos conseguido que sea una niña capaz de jugar con otros niños, sin pegar, compartiendo, entendiendo que a veces no puede ser y que no pasa nada. Tienen que aprender a tener paciencia y a superar frustraciones, sino serán unos pésimos adultos.

Gracias por explicarlo tan bien.
Saludos,
Cárol