Consejos Familiares

Nmunoz Escribió en : Jul 26, 2005

Como ayudar a su hijo a ser un buen lector(desde el primer año hasta los 6 años)

2 aportaciones 7 visitas
ACTIVIDADES

Ahora les ofrecemos ideas para desarrollar varias actividades que fortalecen el desarrollo del lenguaje en su niño para que él tenga las destrezas necesarias para llegar a ser una buen lector La mayorí­a de las bibliotecas públicas ofrecen uso gratuito de libros, revistas, videos, computadoras y varios otros servicios Otras cosas que usted necesita para realizar estas actividades no son caras

Para cada serie de actividades sugerimos un perí­odo durante el cual los niños las deben intentar En cada actividad continuamos hablando sobre los niños en varias etapas de desarrollo: los bebés (desde su nacimiento hasta el 1er superscript año), niños en edad temprana (de 1 a 3 años de edad), preescolares (entre 3 y 4 años de edad) y niños en kindergarten y principios del primer grado (de 5 a 6 años de edad) Tengan en mente que los niños no siempre aprenden las mismas cosas al mismo paso Y también no dejan de hacer algo de repente y comienzan a hacer algo nuevo sólo porque han crecido Así­ que utilice las guí­as de edad a medida que su niño aprende y crece No piense que son reglamentos o parámetros rí­gidos

Usted notará que su papel en las actividades irá cambiando también Al igual que usted sostiene a su hijo mientras aprende a caminar, usted lo ayudará bastante cuando él tome sus primeros pasos en el desarrollo de su lenguaje Según vaya creciendo, usted poco a poco lo irá soltando y él tomará mas y más pasos por sí­ mismo Por eso es que en la mayorí­a de las actividades les advertimos, "Las primeras actividades funcionan bien con niños más pequeños A medida que su niño vaya creciendo, las actividades más avanzadas le permiten hacer más"

Como padre, usted más que nadie, puede ayudarle a su niño a querer aprender Ese deseo de aprender es un factor clave para el éxito de su niño en su vida ¡Es importante divertirse! Así­ que si usted o su niño no disfrutan de una actividad, sigan con otra Siempre pueden regresar a una actividad anterior mas adelante


Balbuceo infantil

Para bebés desde el nacimiento hasta 1 año de edad

A los bebés les encanta escuchar su voz Cuando usted responde a los sonidos de su bebé con sus propios sonidos, ella aprende que lo que ella "dice" tiene significado y es importante para usted

Qué hacer

¡Es muy importante que le hable a su bebé! Con su ayuda, su gorgoriteo un dí­a se convertirá en palabras



Hable frecuentemente con su bebé Contéstele sus arrullos, balbuceos, gorgoriteo y sonrisas Hable, sienta, toque y sonrí­a de vuelta Haga que su bebé la mire a los ojos

Haga jueguitos sencillos de hablar y tocar con su bebé Por ejemplo, pregunte, ¿Dónde está la naricita¿" Entonces tóquele la nariz y diga juguetonamente, "¡Ya encontré la naricita!" Repita varias veces y luego siga con la orejita, la rodillita o el ombliguito Pare cuando él (o usted) se canse del jueguito

Cambie de juego al tocar la nariz o la oreja y repita la palabra varias veces Haga esto con otros objetos también Cuando él le oiga nombrar algo muchas veces, comenzará a hacer una conexión entre el sonido y su significado

Haga cosas que le interesan a su bebé Cambie el tono de su voz, haga gestos cómicos, cántele canciones de cuna, y recí­tele rimas infantiles Juegue al "escondite" y las palmaditas con él


Los libros y los bebés

Para bebés entre las edades de 6 semanas hasta 1 año

El compartir libros es una manera de divertirse con su bebé mientras que le abre el camino hacia la lectura

Qué necesita

Libros de cartón grueso o de tela con ilustraciones grandes de cosas con las que el bebé se sienta familiarizado

Libros con ventanitas sorpresa, libros que estimulan el tacto o el descubrimiento (Para otras sugerencias, vea Recursos para los niños)

Qué hacer

Los bebés rápidamente aprenden a reconocer los rostros y las voces de quienes cuidan de ellos Al leer con su bebé, él comenzará a relacionar los libros con lo que ama más en todo el mundo—su voz y su cercaní­a



Lea con su bebé por unos cuantos minutos varias veces al dí­a La hora de dormir siempre es buena hora, pero usted puede leer con el bebé a otras horas también—en el parque, en el autobús, en la mesa del desayuno (¡pero sin comida!)

Mientras lee, apunte hacia varios objetos en las ilustraciones Nómbrelas al apuntar

Dele libros fuertes para ver, sentir y cargar Deje que el bebé abra las ventanitas de los libros y mire por los agujeritos para descubrir nuevas sorpresas


Cómo charlar con los niños

Para niños entre las edades de 1 a 6 años

Siga platicando con su niño así­ como lo hizo cuando era bebé Las pláticas le ayudan a desarrollar destrezas de lenguaje y le hace saber que lo que dice es importante para usted

Qué hacer

Las primeras actividades en la siguiente lista funcionan bien con niños más pequeños A medida que su hijo vaya creciendo, las actividades al final de la lista le permiten hacer más Sin embargo, siga realizando las primeras actividades en la lista mientras que las disfrute

Hablar y participar en conversaciones con su niño son elementos importantes al ayudarle a desarrollar sus destrezas de lenguaje



Hable frecuentemente con su niño Mientras lo alimenta, lo baña, lo viste, pí­dale que nombre o halle varios objetos o prendas de vestir Señale colores, tamaños y figuras

Hable con su niño mientras leen juntos Señale los dibujos y nombre lo que contienen Cuando esté listo para hacerlo, pí­dale que lo haga el también Pregúntele cuál es su parte favorita de un cuento y responda a sus preguntas sobre los eventos o personajes del cuento

Enséñele a ser ayudante pidiéndole que encuentre objetos en la casa Mientras cocina, dele ollas y cazuelas o cucharas de medir para que juegue con ellas Pregúntele qué está haciendo y responda a sus preguntas

Cualquier cosa que hagan juntos, hable sobre ello con su niño Mientras comen, salgan a una caminata, vayan a la tienda, visiten la biblioteca, hable con él Esta y otras actividades le dan la oportunidad para plantear y responder a preguntas tales como, "¿Cuáles flores son rojas ¿Cuáles con amarillas¿" ¿Qué más hay en el jardí­n¿" Rételo con preguntas que exijan más que una respuesta de un "sí­" o un "no"

Escuche con paciencia las preguntas de su niño y responda con la misma paciencia Si usted no sabe la respuesta, dí­gale que juntos van a buscar la respuesta en un libro El niño verá lo importante que son los libros como fuente confiable de información

Pida que su niño le cuente un cuento Después hágale preguntas, diciendo que usted necesita entender mejor

Cuando sea capaz, pida que su niño le ayude en la cocina Puede ayudarle a poner la mesa o a hornear galletitas Un niño de primer grado puede disfrutar ser su ayudante al preparar una receta sencilla Platiquen sobre lo que están preparando de comer, qué ingredientes está usando y cuáles son sus comidas favoritas

Pregúntese si la televisión está encendida demasiadas horas al dí­a Si lo está, ¡apáguenla y siéntense a conversar!


Tan fácil como el abecedario

Para niños entre las edades de 2 a 6 años

Compartir el alfabeto con su niño le ayuda a empezar a reconocer las formas de las letras y relacionarlas con los sonidos del lenguaje hablado Pronto él aprenderá la diferencia entre las letras individuales—cómo se ven y cómo suenan

Qué necesita

Libros sobre el alfabeto (vea Recursos para los niños)
Letras magnéticas
Papel, lápices, crayones y marcadores
Pegamento y tijeras para niños

Qué hacer

Las primeras actividades en la siguiente lista funcionan bien con niños más pequeños A medida que su niño vaya creciendo, las actividades al final de la lista le permiten hacer más Sin embargo, siga realizando las primeras actividades en la lista mientras que las disfrute

Cuando le enseña letras una y otra vez, su niña aprenderá a identificarlas y las usará con mayor facilidad cuando empiece a leer y escribir Ella estará ansiosa de aprender cuando las letras y las palabras que aprende están relacionadas con cosas de su vida real



Siéntese con su niño y escriba en letra de molde el nombre de él en un papel y vaya diciendo cada letra mientras la escribe Haga un letrero con su nombre para la recámara o algún otro lugar especial en la casa Ayúdelo a decorar su letrero con calcomaní­as o con dibujos

Enséñele cantitos sobre el abecedario y jueguen jueguitos utilizando el abecedario Hay libros sobre el alfabeto que contienen cantos y juegos que pueden aprender juntos

Busque videos educativos, DVDs, CDs y programas de televisión tales como "Entre los leones" que contienen actividades para aprenderse las letras Siéntese a ver los programas con su niña y cante o participe en las actividades del programa

Ponga magnetos en forma de letras sobre su refrigerador o en alguna otra superficie metálica que no sea peligrosa Pida que la niña nombre las letras mientras juega con ellas y que diga las palabras que está intentando deletrear

No importa donde se encuentre con su niño, señale las letras individuales en letreros, carteleras, volantes, recipientes, libros y revistas Cuando cumpla 3 o 4 años, pida que ella misma encuentre y nombre algunas letras

Cuando su niño cumpla 3 o 4 años, aní­melo a deletrear y escribir su nombre Para muchos niños sus nombres son las primeras palabras que aprenden a escribir Al principio su niña quizás sólo use una o dos letras de su nombre (por ejemplo, Emiliano, a quien su familia lo conoce como Emi, sólo usa la letra M cuando "escribe" su nombre)

Haga un libro del abecedario con su niño que ya está en el jardí­n de niños Pí­dale que haga dibujos (le puede ayudar) Pueden recortar dibujos o fotografí­as de una revista o usar sus propias fotos Peguen cada dibujo en su libro Ayúdele a su niño a escribir debajo de la ilustración la letra que representa el objeto o persona en el dibujo (por ejemplo, B para el Burro, M de Mango)


Y ahora, ¿qué pasa

Para niños entre las edades de 2 a 6 años

Libros que contienen palabras o acciones que aparecen una y otra vez ayudan al niño a predecir lo que sucederá en el cuento Estos se conocen como libros "predecibles" Su niño quedará encantado al descubrir la trama del cuento en un libro predecible

Qué necesita

Libros con palabras, frases, preguntas o rimas que se repiten muchas veces en el cuento (Para encontrar libros sugeridos, vea Recursos para los niños)

Qué hacer

Las primeras actividades en la siguiente lista funcionan bien con niños más pequeños A medida que su niño vaya creciendo, las actividades al final de la lista le permiten hacer más Sin embargo, siga realizando las primeras actividades en la lista mientras que las disfruten

Lea libros predecibles con su niño Enséñele a escuchar y decir las palabras que se repiten, como los nombres de los colores, números, letras y animales

Escoja un cuento con frases repetidas, como este ejemplo de Caperucita Roja:
Voz del Lobo Feroz: Acércate Caperucita
Caperucita Roja: Abuelita, ¿Por qué tienes los ojos tan grandes
Voz del Lobo Feroz: ¡Para verte mejor!
Caperucita Roja: Abuelita, ¿Por qué tienes las patas tan grandes
Voz del Lobo Feroz: ¡Para abrazarte mejor!
Caperucita Roja: Abuelita, ¿Por qué tienes los dientes tan grandes
Voz del Lobo Feroz: ¡Para comerte mejor!

Su niño se aprenderá las frases repetidas y se divertirá repitiéndolas con usted cada vez que aparecen en la historia Muy pronto él va a ofrecer la frase antes que usted

Los libros predecibles ayudan a los niños a comprender cómo progresa un cuento Un niño fácilmente se aprende frases familiares y las repite, fingiendo que sabe leer El fingir le da un sentido de poder al niño y lo alienta a seguir intentando



Lean libros que ofrecen pistas sobre lo que va a suceder Estos libros tienen "ventanitas" para que el niño las levante y descubra una sorpresa, o las encuentre mirando a través de un agujerito, "leyendo" ciertos dibujos que representan palabras o buscando otras pistas Emociónese con él mientras el niño se apura a descubrir qué sucederá en el cuento

Cuando lean libros predecibles, pida que su niño le diga qué es lo que él piensa que va a suceder Fí­jese si menciona pistas basadas en dibujos o imágenes, o si menciona palabras o frases especí­ficas o si está haciendo alguna conexión con algo que sucede en la vida real Estas son destrezas importantes para un niño que está aprendiendo a leer


Un hogar para mis libros


Para niños entre las edades de 2 a 6 años

Comenzar una biblioteca casera para su niño le demuestra lo importante que son los libros Los libros propios, colocados en un lugar especial, incrementan la posibilidad de que su niño quiera leer aún más

Qué necesita

Libros de las librerí­as, ventas del vecindario, tiendas de segunda y ventas en su biblioteca local

Un librero, una caja de cartón y otros materiales para hacerle un lugar especial a los libros

Qué hacer

Al obtener libros y leerlos como parte de la vida familiar, el mensaje que su niño recibe es que los libros son muy importantes, divertidos y llenos de cosas nuevas por aprender



Escoja un lugar especial para los libros de su niño para que él sepa exactamente dónde buscarlos Una caja de cartón basta para decorar un librero llamativo O quizás puede despejarle un lugar entre los libros familiares para que sus libros especiales quepan en un rincón especial del librero central

Ayúdele a arreglar sus libros en algún orden—según sus favoritos, libros sobre animales, libros sobre dí­as festivos Utilice cualquier método para ayudarle a encontrar sus libros fácilmente

Busquen libros prestados en la biblioteca local (Vea, "Visitar la biblioteca") Vaya a la sección infantil y invierta unas horas con su niña leyendo y seleccionando libros para llevar a casa y colocar en su librero especial Quizás pueden escoger otro lugarcito especial sólo para los libros de la biblioteca para que así­ no se confundan con los libros propios

Anime a sus familiares y amigos a que regalen libros en vez de juguetes cuando su niña cumpla años o en navidad

Cuando usted y su niño hagan sus propios libros, pueden agregarlos a su biblioteca familiar (Para otras ideas sobre cómo hacer libros, vea "Tan fácil como el abecedario," y "¡A escribir!")


Una imagen vale más que mil palabras

Para niños entre las edades de 3 a 6 años de edad

Los libros que no contienen palabras, sólo bellas imágenes, les invitan a utilizar el poder de su imaginación y crear sus propias historias para acompañar las imágenes

Qué necesita

Libros de ilustraciones sin texto (Vea las sugerencias en los Recursos para los niños)
Revistas viejas
Tijeras para niños
Cartulina

Qué hacer

Las primeras actividades en la siguiente lista funcionan bien con niños más pequeños A medida que su niño vaya creciendo, las actividades al final de la lista le permiten hacer más Sin embargo, siga realizando las primeras actividades en la lista mientras que las disfruten

Utilizar libros sin palabras puede ayudar a mejorar las destrezas de lenguaje de los niños y despertar su imaginación



Examine todo el libro de ilustraciones con su niño Pregúntele de qué cree que se trata el cuento Desarrollen la trama del cuento juntos al platicar sobre cada página según cada uno la interpreta

Pida que su niño identifique objetos, animales o personajes en cada página Háblele de los dibujos, y pregúntele si cree que se parecen a los reales

Haga que su niño cuente el cuento a otro niño o a un familiar usando el libro sin texto Hacer esto lo hará sentir como un "lector" y lo alentará a seguir aprendiendo a leer

Hagan un libro sin texto usando dibujos o recortes de una revista


Rima conmigo: Te divertirás, ¡ya verás!

Para los niños entre las edades de 3 a 6 años

Hacer rimas ayuda a su niño a prestar atención a los sonidos de las palabras

Qué necesita

Libros con palabras que riman, juegos de palabra, o cantitos

Qué hacer

Las primeras actividades en la siguiente lista funcionan bien con niños más pequeños A medida que su hijo vaya creciendo, las actividades al final de la lista le permiten hacer más Sin embargo, siga realizando las primeras actividades en la lista mientras que las disfruten

Los niños en todo el mundo se divierten haciendo rimas y cantos Estos son algunos de los libros con rimas que les pueden ser útiles: Shake It to the One That You Love the Best: Play Songs and Lullabies from Black Musical Traditions por Cheryl Warren Mattox (en inglés); Read Aloud Rhymes for the Very Young por Jack Prelutsky (en inglés); Diez Deditos: 10 Little Fingers and Other Play Rhymes and Action Songs from Latin America por Jose-Luis Orozco (en inglés); y My Very First Mother Goose por Iona Opie (en inglés) (Otras sugerencias en la sección Recursos para los niños)



Participen en juegos y cantitos con rimas con su niño Muchos cantos y juegos infantiles incluyen aplausos, saltos o pelotas que rebotan y jugar en grupos

Lea rimas con su niño Al leer, haga una pausa antes de la palabra que rima y anime al niño a completar la frase Cuando lo haga bien, felicí­telo

Preste atención a las rimas en las canciones que conoce o escucha en el radio, la televisión o en reuniones familiares Cante las canciones con su niño

Cuando estén en casa, señale varios objetos y diga sus nombres en voz alta, por ejemplo, mesa Pida que su niño diga cuantas palabras pueda que rimen con el nombre Otras palabras que es fácil rimar son carro, gato, rana Deje que su niño rime con palabras sin sentido pero que riman bien: gato—pato, rato, lato, cato, tato

Diga tres palabras, tales como gato, pato y pollo y pida que si hijo identifique cuáles palabras suenan igual, o sea que riman

Si su niño tiene un nombre que es fácil de rimar, pida que busque palabras que riman con su nombre: Ana—lana, sana, rana

Si tienen acceso a una computadora, anime a su niño a usarla para jugar juegos en rima (Vea la sección, "Aprender con computadoras")


Haz como yo

Para los niños entre las edades de 3 a 6 años

Al escuchar y hacer los sonidos de las palabras su niño aprenderá que las palabras se componen de sonidos, y esto lo preparará para conectar sonidos con letras—un primer paso de mucha importancia al aprender a leer

Qué necesita

Libros con rimas y poesí­as infantiles, trabalenguas, juegos de palabras o canciones infantiles

Qué hacer

Las primeras actividades en la siguiente lista funcionan bien con niños más pequeños A medida que su niño vaya creciendo, las actividades al final de la lista le permiten hacer más Sin embargo, siga realizando las primeras actividades en la lista mientras que las disfrute

Diga el nombre de su niño y luego pí­dale que diga las palabras que comienzan con el mismo sonido; por ejemplo: David—dado, diadema, dinero; Graciela—grande, gallo, gordo

Al leerles una historia o poesí­a, pí­dale a su hijo que escuche cuidadosamente y busque palabras que hacen el mismo sonido Entonces pí­dale que piense en otra palabra que comienza con el mismo sonido

Lean o repitan un verso de rimas infantiles populares tales como, "Allá en la fuente, habí­a un chorrito, se hací­a grandote, se hací­a chiquito" Entonces pida que su niño le cambie los sonidos, como "allá en el puente, habí­a un cabrito"

Ayude a hacer rimas ridí­culas con muchas palabras que comienzan con el mismo sonido, así­ como "Toño tomó tres tragos de té"

Diga dos nombres distintos para un animal y pida que su hijo escoja el nombre que comienza con el mismo sonido que el nombre del animal Por ejemplo, pregúntele, ¿qué nombre le ponemos a la cabra, Carla o Marla Y al puerquito, ¿Pirul o Tirul ¿Qué tal la cebra, Zoila o Moila

Ayudar a los niños a prestar atención a los sonidos en las palabras puede prevenir el desarrollo de problemas en la lectura más tarde


¡Hacer la reverencia!

Para los niños entre las edades de 3 a 6 años de edad

Cuando su niño dramatiza una poesí­a o un cuento, él demuestra que verdaderamente entiende de qué se trata También está desarrollándose como lector al relacionar emociones con la escritura

Qué necesita

Poesí­as o cuentos escritos con el punto de vista de un niño

Cosas que se pueden utilizar en una obra de teatro infantil (vestuario, marionetas o tí­teres)

Qué hacer

Lea una poesí­a lentamente Léala con mucha emoción, como si cada palabra fuera muy importante

Si su niño tiene una poesí­a favorita, pida que la actúe Pí­dale que haga gestos y muecas para demostrar los sentimientos del personaje en la poesí­a Las muecas y los gestos añaden emoción a la voz del actor Después de su actuación, felicí­tela por haber hecho muy buen papel

Dí­gale que a su familia le encantarí­a verla en esta actuación Fije una hora cuando todos estén juntos Cuando su hija acabe su actuación, pida a la familia que le dé un fuerte aplauso y la vitoreen

Aliéntelo a escribir su propia obra de teatro a base de un cuento que él haya leí­do o escuchado Dí­gale que puede ser algo de fantasí­a o basado en la vida real Ayúdelo a encontrar o hacer objetos que estén relacionados con la historia—una corona de cartulina, monitos de peluche, una escoba, o cualquier objeto mencionado en la historia Sus amiguitas u otros miembros de la familia pueden ayudar Usted puede ayudar escribiendo el diálogo o, si ya puede escribir un poco, deje que ella lo haga ¡Y al final, ayúdelo a poner la obra completa para que todos la vean!


Historias familiares

Para niños entre las edades de 3 a 6 años

El relatar historias de la familia permite que su niña aprenda más acerca de las personas importantes en su vida También le puede dar buenas ideas acerca de cómo una cosa resulta en otra dentro de una historia

Qué hacer

Las primeras actividades en la siguiente lista funcionan bien con niños más pequeños A medida que su niño vaya creciendo, las actividades al final de la lista le permiten hacer más Sin embargo, siga realizando las primeras actividades en la lista mientras que las disfrute

Al adoptar la voz de un cuentista su niño aprenderá a escuchar los sonidos de las palabras y cómo se estructuran para crear un significado



Cuéntele a su niño historias de sus padres o abuelitos o acerca de otras personas que son importantes para usted y su familia Puede escribir estas historias en un libro y agregar fotos viejas

Reflexione en voz alta acerca de cuando usted era pequeña Haga una historia basada en algo que le sucedió, como un viaje familiar, una fiesta de cumpleaños, o cuando se le cayó su primer diente

Pida que su niño le cuente historias sobre lo que hizo en un dí­a especial, como las fiestas navideñas, cumpleaños o vacaciones familiares

Si salen de viaje, mantengan un diario con su niño para crear una nueva historia familiar Tomen fotos durante eventos especiales Al tomar apuntes durante eventos especiales y pegar fotos de los mismos en su diario, establecerán un lazo entre la historia familiar oral y la historia escrita Pueden incluir viajecitos cotidianos, como ir de compras a la tienda o a jugar al parque


¡A escribir!

Para los niños entre las edades de 3 a 6 años

La lectura y la escritura se apoyan mutuamente Entre más lectura y escritura haga su niño se le facilitará más aprender ambas destrezas

Qué necesita

Lápices, crayones, o marcadores
Hilo o cinta
Papel o un cuaderno
Cartulina o papel grueso
Cartulina gruesa
Tijeras para niños

Qué hacer

Las primeras actividades en la siguiente lista funcionan bien con niños más pequeños A medida que su niño va ya creciendo, las actividades al final de la lista le permiten hacer más Sin embargo, siga realizando las primeras actividades en la lista mientras que las disfrute

Cuando apenas comienza a escribir, su niño intentará varias formas de escribir y deletrear Nuestra tarea como padres es alentar su escritura para que disfruten al concretizar sus ideas sobre una hoja de papel Ayúdelo a deletrear bien cuando se lo pida



Escriba con su niño í‰l aprenderá bastante al observarla a usted Platí­quele sobre su escritura para que él comience a entender que la escritura representa algo y que tiene muchos usos

Pida que su preescolar utilice su escritura en cualquier etapa de desarrollo que se encuentre—aunque solo sean garabatos—para firmar tarjetas de cumpleaños o para hacer listas

Coloque un tablón de anuncios en la cocina Ofrézcale escribirle unas notitas y dejarlas allí­ Asegure que él las encuentre

Pida que su preescolar le cuente historias sencillas mientras usted las escribe Pregúntele si hay algo que no entiende

Aliéntelo a escribir su nombre y practiquen juntos Recuerde, al principio quizás sólo use la primera y segunda letras de su nombre

Ayúdele a escribir notitas o correos electrónicos para sus familiares o amigos para agradecerles un regalo o para compartir sus pensamientos Aliente a sus familiares a responderle

Cuando entre al jardí­n de niños, su niño comenzará a escribir palabras tal como las oye Por ejemplo, quizás escriba pero en vez de perro, o uaiaba en vez de guayaba Pida que le lean lo que ha escrito No se preocupe demasiado por la ortografí­a Ya lo aprenderá más adelante

A medida que vaya creciendo, su niño podrá escribir y contar historias cada vez más largas Hágale preguntas que le ayuden a organizar sus historias Responda a sus preguntas sobre las letras del alfabeto y cómo se deletrean

Convierta lo que escriba su niño en libros caseros Pegue sus dibujos y el texto que escriba en pedazos de cartulina Para cada libro, haga una portada para el libro de cartulina más gruesa o de cartón, añada algún toque artí­stico, un tí­tulo y su nombre como autora Haga unos agujeros a la orilla de las hojas y encuaderne el librito con hilo o cinta

Todas las actividades hasta aquí­ sugeridas ofrecen una rica experiencia a los niños al mismo tiempo que desarrollan sus capacidades lingí¼í­sticas Pero puede hacer aún mas para apoyar el aprendizaje de su niño


Saludos,

Nayda
Crea o Entra a tu cuenta para contestar.

2 aportaciones

Nmunoz Aportó en : Jul 26, 2005
OTRAS MANERAS DE AYUDAR

Visitas a la biblioteca

Las bibliotecas ofrecen mucho más que sólo libros. Son lugares donde el aprendizaje y el descubrimiento de nuevas cosas para conocer son para todos. Pida una tarjeta de biblioteca a nombre de su hijo y, si todaví­a no tiene una, pida una para usted.

La bibliotecaria


Preséntese con su niño a la bibliotecaria. Las bibliotecarias le pueden ayudar a seleccionar los mejores libros que son divertidos y adecuados para el nivel de desarrollo de su niño. También le pueden demostrar los otros programas y servicios que ofrece la biblioteca.

Libros ... y más

Además de su gran colección de libros, su biblioteca local probablemente también tendrá casetes y CDs de los libros que le interesan, pelí­culas, música, computadoras que puede utilizar sin costo, y muchos otros recursos. También allí­ puede encontrar libros escritos en otros idiomas o programas de lectura y escritura para los adultos. Si desea obtener apoyo en la lectura para usted mismo o para su familia, pregunte sobre programas comunitarios para mejorar sus destrezas de lectura y escritura. (Vea también Recursos para padres y guardianes.)

Narración de cuentos

Para bebés y niños en primera infancia. Muchas bibliotecas tienen talleres de narración de cuentos que son breves y diseñados especí­ficamente para las edades de los niños. Durante la hora de los cuentos, su niño se sienta en su regazo y ambos pueden disfrutar la narración. El narrador también le puede enseñar nuevas actividades con ritmos o jueguitos con los deditos. El narrador quizás también tenga sugerencias o materiales útiles que usted puede llevar a casa.

Para niños en edad preescolar. La biblioteca a veces ofrece estos talleres mas de una vez por semana. Para estas sesiones usted y su niño generalmente leen varios libros sobre el mismo tema. Pueden participar en juegos, cantos, usando marionetas o haciendo otras actividades relacionadas con el tema general. Aquí­ podrá encontrar nuevas ideas sobre libros de interés y otras actividades para realizar en casa.

Familias. Las familias pueden leer en grupo o pueden añadirse a una historia relatada por el narrador de la biblioteca. Algunas bibliotecas organizan actividades para las familias siguiendo el tema de la lectura u organizando proyectos de manualidades o viendo pelí­culas.

Lectura de verano

Al terminar el curso escolar, algunos niños olvidan lo que han aprendido en lectura. Las bibliotecas los mantienen interesados en la lectura mediante programas de verano. Los niños de edad primaria hasta la preparatoria pueden leer libros por sí­ mismos. Un maestro o la bibliotecaria le puede dar un diario o un cuaderno para que apunte lo que ha leí­do durante el verano. Y ya que la lectura en voz alta es sumamente importante para fomentar el amor a la lectura, muchas bibliotecas ofrecen clubes a veces llamados "Lee conmigo" para los niños en edad preescolar o en primaria.



El aprendizaje con computadoras

Las computadoras nunca van a reemplazar las actividades de lectura y escritura sugeridas en este folleto. Pero sí­ pueden apoyar sus objetivos educativos para su niño.

Muchos programas de computación (conocidos como software) ofrecen actividades que captan el interés del niño y le enseñan lecciones muy buenas. Los niños tan jóvenes como 3 años de edad, a pesar de que todaví­a no pueden leer , se divierten mucho usando los atractivos y coloridos programas de acción con personajes interesantes (Para otras ideas sobre programas en la computadora, vea Recursos para los niños.) Los programas de lectura en la computadora ayudan a su hijo a:

Escuchar historias, leer siguiendo la voz de un narrador o leer independientemente
Jugar con objetos y personajes en la pantalla que le ayuden a aprender el abecedario, palabras sencillas, palabras que riman y otras destrezas importantes para aprender a leer.
Controlar la computadora con su voz, grabar su propia voz leyendo y escuchar la grabación para poder oí­rse leyendo.
Escribir oraciones sencillas e inventarse historias
Agregar dibujos y fotos a sus historias y escuchar cómo se leen
Crear e imprimir sus propios libros
Preparar presentaciones electrónicas
Ganarse la aprobación de su familia al mejorar sus destrezas de lenguaje
Cómo encontrar y utilizar una computadora

Si todaví­a no tiene una computadora en casa, pregunte en la biblioteca si su hijo o usted pueden usar las computadoras allí­. La escuela de su niño o algún colegio comunitario quizás también tenga un laboratorio de computación que pueden usar. Pida que la bibliotecaria le sugiera programas para aprender a utilizar la computadora. Intente usar algunos. Estos pueden ser muy útiles para aprender pasos básicos antes de trabajar con su hijo. Su bibliotecaria también podrá decirle donde puede obtener mayor capacitación en computación si a usted le interesa.

Al sentarse frente a la computadora con su hijo, participen juntos. Después, obsérvelo mientras juega. Aní­melo o guí­elo cuando sea necesario.



Al sentarse frente a la computadora con su hijo, participen juntos. Después, obsérvelo mientras juega. Aní­melo o guí­elo cuando sea necesario. Asegúrese de que han escogido los programas adecuados para la edad de su hijo. Frecuentemente un mismo juego contiene actividades para edades diversas. A medida que su niño se vaya desarrollando, el programa se hace más difí­cil. De hecho, si tiene niños de varias edades en casa, muchas veces el mismo programa puede ayudar a cada uno para aprender y practicar destrezas totalmente diferentes.

Existen muchos programas para la computadora que son especialmente para los niños, pero no todos son de la misma calidad. Si es posible, pruebe un programa antes de comprarlo. También puede buscar en la biblioteca cuáles son los programas infantiles más recomendados. No dude en preguntar en la biblioteca o con la maestra del niño para obtener más información o recomendaciones sobre buenos programas.

Muchos programas para la computadora están disponibles mediante sitios Web; que son "direcciones" en la Red Mundial, que forman parte del sistema Internet. Organizaciones como bibliotecas, universidades y oficinas de gobierno ofrecen información al público mediante sus sitios en la Red. Empresas privadas y otros grupos también ofrecen—y venden—información por medio del Internet. Hay buenos programas para los niños de estas fuentes, pero, de nuevo, la calidad del material no es siempre la mejor y debe tener cuidado al hacer sus selecciones. Para ayudarle a conectar al Internet y encontrar lo que necesita, pida ayuda en la biblioteca.

Algunos recursos de computación útiles en inglés

Parents Guide to the Internet (Guí­a para los padres sobre el Internet) publicada por el Departamento de Educación, 1997. (llame gratis al 1-877-4ED-PUBS) para pedir su copia gratuita, o pí­dala por Internet marcando la clave http:www.ed.gov/pubs/edpubs/html).

The Connected Family: Bridging the Digital Generation Gap (La familia conectada: cerrando la brecha digital entre las generaciones) por Seymour Papert y Nicholas Negroponte. Longstreet Press, 1996.

The Parents' Pocket Guide to Kids and Computers (Una breve guí­a para los padres sobre los niños y las computadoras) publicado por Family Computer Workshop, 1998.

Young Kids and Computers: A Parent's Survival Guide (Niños pequeños y las computadoras: una guí­a de supervivencia para los padres) por Ellen Wolock, Anne Orr, y Warren Buckleitner. Children's Software Revue, 1998.

Para otras sugerencias sobre recursos, vea, "Otros sitios Internet informativos para los padres y guardianes", y "Programas para la computadora", y "Niños pequeños y el Internet: Dónde aprender y jugar.")





Cómo tomar el control de su televisor

Muchos niños disfrutan mucho al ver programas en la televisión, y es posible aprender de ellos. Tenga en mente, sin embargo, que hasta los niños más pequeñitos imitan lo que ven, ya sea bueno o malo. Le corresponde a usted decidir cuántas horas de televisión y qué tipos de programas les permitirá ver.

Reflexione sobre la edad de su niño y seleccione cuidadosamente aquellas cosas que usted desea que vea, que aprenda y que imite.

Busque programas que
—tengan alguna lección que enseñar
—sea interesante para el niño
—lo animen a escuchar y hacer preguntas
—le ayuden a aprender más palabras
—le hagan sentirse bien sobre su aprendizaje
—le presenten nuevas ideas y nuevas experiencias

"Plaza Sésamo," "El Vecindario del Sr. Rogers," "Blue's Clues," "Between the Lions," "Reading Rainbow," "Barney & Friends," "Zoom" y "Zoboomafoo," son algunos de los programas en inglés disponibles en las estaciones de televisión públicas y en los canales de cable como el Canal Disney y Nickelodeon. Algunos de estos programas ofrecen transmisión simultánea en español.

Limite el número de horas que permitirá que sus hijos vean la televisión. Un exceso de televisión impide que los niños desempeñen otras actividades importantes para su vida como son la lectura, jugar con sus amigos y hablar con otros miembros de la familia.

Vea televisión con sus hijos cuando pueda. Hablen sobre lo que han visto. Responda a sus preguntas. Señale las cosas en el contenido del programa que son parecidos a los aspectos de la vida cotidiana en su vida familiar.

Cuando no pueda ver televisión con sus hijos, revise de vez en cuando lo que están mirando. Haga preguntas al final de cada programa. Observe cuáles son las cosas que lo emocionan y cuáles lo alteran. Descubra lo que ha aprendido y qué recuerda.

Vayan a la biblioteca y exploren libros sobre los mismos temas que han visto en la televisión. O ayúdele a dibujar o recortar revistas para hacer un libro basado en el programa de televisión que le interesa.

Nmunoz Aportó en : Jul 26, 2005
Cada paso que toma un niño hacia la lectura los lleva hacia el próximo nivel. Poco a poco, el niño acumula el conocimiento necesario para convertirse en un buen lector. Durante los primeros 6 años, la mayorí­a de los niños

Hablan y escuchan
Escuchan historias que se les lee en voz alta
Fingen leer
Aprenden a manipular los libros
Aprenden sobre el material impreso y cómo funciona
Identifican letras por nombre y por forma
Identifican sonidos individuales en el habla
Escriben con garabatos y dibujos
Conectan letras individuales con los sonidos que representan
Conectan lo que ya saben con las lecturas que escuchan
Pueden predecir lo que sucederá en las historias o poesí­as
Conectan combinaciones de letras con sonidos
Reconocen palabras sencillas escritas
Dan resumen de lo que se trata una historia
Escriben las letras individuales del abecedario
Escriben palabras
Escriben oraciones sencillas
Leen libros sencillos
Pueden escribir para comunicarse
Los niños pueden tomar más de un solo paso a la vez. Esta lista de pasos, sin embargo, nos da una idea general sobre cómo progresará su niño hacia la lectura. (Para obtener mayores detalles, vea Logros tí­picos en el lenguaje para los niños desde el nacimiento hasta los 6 años de edad.)

Hablar y escuchar

Los cientí­ficos que investigan cómo funciona el cerebro han descubierto muchí­simo sobre cómo aprendemos . Han descubierto que los bebés aprenden mucho más mediante los sonidos y las imágenes que les rodean de lo que antes pensábamos. Usted puede ayudar a su bebé aprovechando el deseo de aprender que ella manifiesta naturalmente.

Escucharlo a usted hablar es el primer paso que da su bebé hacia la lectura, puesto que le ayuda a desarrollar un amor por el idioma y por aprender nuevas palabras.



Desde un principio, los bebés intentan imitar los sonidos que nos escuchan hacer. Ellos "leen" nuestros gestos y movimientos. Por eso es muy importante hablarles, cantar, sonreí­r y hacer gestos y ademanes con su bebé. Escucharlo a usted hablar es el primer paso que da su bebé hacia la lectura, puesto que le ayuda a desarrollar un amor por el idioma y por aprender nuevas palabras. (Ver "Balbuceos infantiles.")

A medida que su niño va creciendo, siga hablándole. Pregúntele sobre las cosas que hace. Pregúntele sobre los eventos y los personajes en las historias que leen juntos. Hágale saber que usted escucha cuidadosamente a todo lo que él dice. Al hacer que hable y escuche, usted está alentando a su hijo a pensar mientras habla. Además, usted le está demostrando que respeta su conocimiento y su capacidad para seguir aprendiendo. (Vea "Charlando con los niños.")

Cómo leer juntos


Imagí­nese que sienta a su bebé en el regazo y le lee un libro por primera vez. ¡Qué tan diferente es de tan solo platicarle! Ahora le comienza a enseñar dibujos. Usted se los señala. Y con la voz llena de emoción le explica lo que representan los dibujos. Usted acaba de ayudarle a su bebé a dar el siguiente paso después del habla. Le ha demostrado que las palabras y los dibujos o imágenes tienen una conexión. Y lo ha encaminado hacia la comprensión de los libros y lo que puede disfrutar en ellos.

Mientras que su niño todaví­a es un bebé debe incorporar la lectura a su rutina cotidiana. Seleccione un momento tí­picamente apacible, por ejemplo, justo antes de dormir. Así­ le dará una oportunidad de descansar entre la hora de jugar y la hora de dormir. Si es posible lea con él en su regazo o abrazándolo para que se sienta feliz y seguro en sus brazos. A medida que vaya creciendo, quizás comience a moverse un poco mientras usted le lee. Pero si se cansa demasiado o se inquieta demasiado, suspenda su lectura. Haga lo posible por que su lectura en voz alta sea un perí­odo cómodo que su hijo anticipe todos los dí­as. Es muy probable que disfrutará mucho más de la lectura de esta manera.

Trate de leer por lo menos por 30 minutos cada dí­a con su niño. Al principio lea por unos cuantos minutos a la vez, varias veces al dí­a. A medida que el niño vaya creciendo, usted podrá darse cuenta si él quiere leer por más tiempo. No se desaliente si de vez en cuando hay que perderse una sesión o si no siempre es posible tener el mismo itinerario. Vuelva a su rutina tan pronto como sea posible. Ante todo, ¡Asegure que la lectura siga siendo una actividad compartida y divertida para ambos!

¿Qué significa?

Desde los primeros dí­as, platique con su niño sobre lo que están leyendo. Quizás puede señalarle los dibujos e identificar las cosas que aparecen en ellos. Cuando él esté listo, pí­dale que haga lo mismo. Por ejemplo, pregúntele si puede encontrar el ratoncito en el dibujo, o cualquier otra cosa que sea divertida y apropiada según el libro que están leyendo. Después, al leer los cuentos e historias, lea despacito y deténgase de vez en cuando para pensar en voz alta sobre lo que acaba de leer. Desde que su niño comience a hablar, pregúntele cosas sobre la historia, así­ como, "¿Qué piensas que va a suceder ahora¿" o "¿Sabes lo que es un palacio¿" Conteste sus preguntas y, si cree que hay algo que no está captando, pare y hablen más sobre lo que le ha preguntado. No se preocupe si de vez en cuando se pierde el ritmo de un cuento para aclarar algo importante. Sin embargo, no se detenga tanto que el niño pierda el hilo de lo que está pasando en el cuento.

¡Busque libros!

Los libros que usted escoja para leer con su niño son muy importantes. Si no está seguro cuáles son los libros más adecuados para su hijo, pida que la bibliotecaria le ayude a seleccionarlos. (Para mayor información sobre lo que las bibliotecas ofrecen, vea, "Visitas a la biblioteca.")

Familiarice a su niño con los libros desde que es bebé. Deje que juegue con libros hechos especialmente para bebés con portadas y páginas de cartón grueso; libros de tela que se pueden lavar, libros para estimular el sentido del tacto, o aquellos libros que tienen ventanitas tras las cuales su bebé puede descubrir sorpresas. Escoja libros con tapas que tengan dibujos o fotografí­as grandes de cosas que se encuentran a diario. No se moleste si al principio su bebé se mete los libros a la boca o si los tira al suelo. Tenga paciencia. Abrazar al bebé mientras que le señala los dibujos y le platica animadamente sobre los dibujos muy pronto cautivará su interés. Cuando su bebé comience a caminar, ella disfrutará ayudar a escoger los libros que quiere que le lean.

A medida que su niño vaya acercándose a la edad preescolar o de jardí­n de niños, usted y él pueden buscar libros que tengan historias más largas y más texto en las páginas. También busquen libros que tengan palabras y frases que se repiten para que ella comience a leer o reconocerlas cuando las vea. Al llegar al primer grado, añada a su rutina algunos libros preparados para lectores principiantes que enseñen fotos y contengan información verí­dica y no sólo sean cuentos ficticios.

Escoja libros con tapas que tengan dibujos o fotografí­as grandes de cosas que se encuentran a diario.



Tenga en mente que los niños mayormente disfrutan los libros que se tratan de personas, lugares y cosas que son similares a las que ellos conocen. Los libros pueden tratarse sobre el lugar donde viven o sobre aspectos de su cultura, ya sea su religión, sus dí­as festivos, o la manera en que se visten. Si su niño tiene algún interés especial, así­ como los dinosaurios o bailarinas de ballet, busque libros con esos temas.

Desde que el niño comience a caminar hasta que llegue al primer grado, también debe buscarle libros con poesí­as o rimas. ¿Recuerda cuando su bebé le escuchaba hablando y trataba de imitar sus sonidos? Las rimas son una extensión de esa destreza del lenguaje en particular. Al escuchar y hacer rimas, además de las palabras y frases que repite, su niño aprenderá sobre los sonidos y las palabras. Las rimas también despiertan interés sobre lo que va a seguir, lo que añade diversión y aventura a la lectura. (Para leer sobre actividades con rimas, vea "Rima conmigo: Te divertirás, ¡ya verás!")

Demuéstrele que usted también lee

Cuando lleve a su niño a la biblioteca, saque un libro usted también. Dele un buen ejemplo al permitirle verlo leyendo por placer. Pí­dale que traiga uno de sus libros y se siente con usted para leer mientras que usted lee su libro, una revista o el periódico. No se preocupe si se siente un poco incómodo como lector. Verlo leer es lo que cuenta. Cuando su niño ve que la lectura vale mucho para usted, quizás el mismo decida que a él también le importa. (Para leer sobre más ideas para ayudar a su hijo a desarrollar un amor por la lectura, vea "Un hogar para mis libros.")

Para aprender sobre libros y escritura

Leer juntos es un momento perfecto para ayudar a un niño al final de la primera infancia o entrando a edad preescolar a aprender lo que significa la escritura. Al leer en voz alta, tome una pausa de vez en cuando y señale las distintas letras y palabras; entonces señale los dibujos que representan. Su niño comenzará a entender que las letras forman palabras y que las palabras nombran los dibujos. También comenzará a aprender que cada letra tiene su propio sonido—uno de los conceptos más importantes que su hijo puede saber al aprender a leer.

Para cuando llegan a la edad de 4 años, la mayorí­a de los niños ya comienzan a entender que las palabras escritas contienen un significado. Para la edad de 5 años, la mayorí­a comienza a saber que no solo la historia, pero también las palabras van de izquierda a derecha. Muchos niños en esta etapa inclusive comienzan a identificar letras mayúsculas y minúsculas y palabras sencillas (Para algunas ideas sobre el aprendizaje de las letras, vea "Tan fácil como el abecedario.")

Al final del jardí­n de niños o a principios del primer grado, su niño quizás quiera leer por su propia cuenta. ¡Déjelo! Pero asegúrese que él sea el que quiere hacerlo. La lectura debe ser algo de lo cual el se sienta orgulloso y ansioso de emprender, no sólo por cumplir con una lección.

¿Cómo funciona un libro?

A los niños les fascina como los libros se ven y se sienten. Y al ver la facilidad con la que usted maneja y lee los libros, ellos querrán hacer lo mismo. Cuando su niño lo vea con un libro en la mano, ella aprenderá que los libros son para leerlos, no para estrujarlos y arrancarles las hojas, ni para tirarlos al piso. Antes de que llegue a los 3 añitos, él ya tendrá bien claro el propósito de los libros. Al llegar a la edad preescolar, su niño aprenderá que

Cuando su niño lo vea con un libro en la mano, ella aprenderá que los libros son para leerlos.



Un libro tiene una portada
Un libro tiene un comienzo y un final
Un libro contiene páginas
Cada página en el libro está organizada de arriba abajo
Las páginas se voltean una por una para proseguir con el cuento
Los cuentos se leen de izquierda a derecha en una página
Al leer con su niño de 4 a 5 años, recuérdele de éstos detalles. Lea el tí­tulo del libro en la portada. Hablen sobre la ilustración en la portada. Señale el lugar donde el cuento comienza y después donde acaba. Permita que su niño le ayude a voltear las páginas. Cuando comience una nueva página, apunte hacia las palabras con las que continúa la historia y sigan las palabras con el dedo según las vaya leyendo. Toma un poco de tiempo para aprender estos detalles, pero cuando su niño los aprende, ya ha descifrado algunos de los más grandes misterios de la lectura.

Los primeros intentos para escribir


La lectura y la escritura van juntas. Mientras que su niño aprende una está aprendiendo la otra. Usted puede hacer ciertas cosas para asegurarse que él tenga toda oportunidad para practicar ambas destrezas. Cuando el niño tenga aproximadamente 2 años, por ejemplo, dele crayones y papel y aní­melo a dibujar y hacer garabatos. í‰l se divertirá escogiendo los colores que quiere usar y las figuras que quiere dibujar. Al manipular los crayones, el niño está también desarrollando su control muscular. Y para cuando llegue a la edad preescolar, ya estará tan emocionado por escribir como por leer. (Para más ideas sobre cómo alentar el deseo de su niño por escribir, vea "Tan fácil como el abecedario," y "¡A escribir!")

Los garabatos y dibujos de su preescolar son sus primeros intentos por escribir. Pronto comenzará a escribir las letras del alfabeto. Escribir las letras le ayuda a aprender sobre los distintos sonidos que ellas representan. Su primer aprendizaje sobre las letras y los sonidos le darán ideas sobre cómo deletrear las palabras. Cuando comience a escribir palabras enteras, no se preocupe si no las escribe con ortografí­a perfecta. Más bien, ¡felicí­telo por su esfuerzo! De hecho, si examina la palabra con cuidado se dará cuenta de que su intento es bastante bueno para ser la primera vez. Más tarde y con la ayuda de maestros y de usted, él aprenderá la forma correcta de escribir las palabras. Por el momento, sin embargo, ha dado un gran salto hacia la escritura.

Cómo leer en otro idioma

Si el idioma que se habla en casa no es el inglés, su niño todaví­a puede llegar a ser un excelente lector y escritor en inglés. Está en buen camino hacia la lectura en inglés si por ahora está aprendiendo muchas palabras y le interesa aprender a leer en su idioma natal. Usted le puede ayudar al apoyarlo en su idioma natal mientras que aprende el inglés. Hable con él, léale, aliéntelo a dibujar y escribir. En otras palabras, haga las mismas actividades con él como lo hemos discutido, pero háganlas en su idioma natal.

Cuando su niño ingrese a la escuela por primera vez, platique con la maestra. Las maestras aprecian estas charlas. Generalmente ofrecen citas temprano en el curso escolar aunque por lo general usted puede pedirle una reunión en cualquier momento. Si usted siente que necesita ayuda para reunirse con la maestra, pida que un pariente, un vecino o alguien en su comunidad le acompañe.

Para obtener una lista de libros en idiomas múltiples, vea Recursos para los niños.



Cuando se encuentre con la maestra, comparta con ella todas las cosas que usted está haciendo en casa para reforzar las habilidades de su niño para hablar y leer en su propio idioma. Asegúrese que la maestra oiga de sus propios labios lo importante que es la lectura de su niño para usted y pida que la apoye en sus esfuerzos. Los niños que tienen la capacidad de cambiar con facilidad entre dos idiomas han logrado algo muy especial y singular. Se les debe felicitar y alentar en sus esfuerzos por lograr esta fluidez.