Otros Temas Relacionados con el Post-Parto

jessie00 Escribió en : Ene 31, 2008

Este esta mas lindo...

3 aportaciones 12 visitas
EL PESO DEL RENCOR




El tema del día era el Resentimiento, y el maestro nos había pedido que lleváramos patatas y una bolsa de plástico Ya en clase elegimos una patata por cada persona a la que guardábamos resentimiento Escribimos su nombre en ella y la pusimos dentro de la bolsa Algunas bolsas eran realmente pesadas El ejercicio consistía en que durante una semana lleváramos con nosotros a todos lados esa bolsa de patatas Naturalmente la condición de las patatas se iba deteriorando con el tiempo El fastidio de acarrear esa bolsa en todo momento me mostró claramente el peso espiritual que cargaba a diario y cómo, mientras ponía mi atención en ella para no olvidarla en ningún lado, desatendía cosas que eran mas importantes para mí

Todos tenemos patatas pudriéndose en nuestra "mochila" sentimental Este ejercicio fue una gran metáfora del precio que pagaba a diario por mantener el resentimiento por algo que ya había pasado y no podía cambiarse Me di cuenta que cuando hacía importantes los temas incompletos o las promesas no cumplidas me llenaba de resentimiento, aumentaba mi stress, no dormía bien y mi atención se dispersaba

Perdonar y dejarlas ir me llenó de paz y calma, alimentando mi espíritu La falta de perdón es como un veneno que tomamos a diario a gotas pero que finalmente nos termina envenenando Muchas veces pensamos que el perdón es un regalo para el otro sin darnos cuenta que los únicos beneficiados somos nosotros mismos

El perdón es una expresión de amor
El perdón nos libera de ataduras que nos amargan el alma y enferman el cuerpo

No significa que estés de acuerdo con lo que pasó, ni que lo apruebes Perdonar no significa dejar de darle importancia a lo que sucedió, ni darle la razón a alguien que te lastimó Simplemente significa dejar de lado aquellos pensamientos negativos que nos causaron dolor o enojo

El perdón se basa en la aceptación de lo que pasó
La falta de perdón te ata a las personas con el resentimiento Te tiene encadenado La falta de perdón es el veneno mas destructivo para el espíritu ya que neutraliza los recursos emocionales que tienes

El perdón es una declaración que puedes y debes renovar a diario Muchas veces la persona mas importante a la que tienes que perdonar es a ti mismo por todas las cosas que no fueron de la manera que pensabas

"La declaración del Perdón es la clave para liberarte" ¿Con qué personas estas resentido ¿A quienes no puedes perdonar ¿ Eres tú infalible y por eso no puedes perdonar los errores ajenos Perdona para que puedas ser perdonado, recuerda que con la vara que mides, serás medido

"Aligera tu carga y estarás mas libre para moverte hacia tus objetivos
Crea o Entra a tu cuenta para contestar.

3 aportaciones

jessie00 Aportó en : Ene 31, 2008
El enojo y el rencor.

El rencor es un lago sin salida al mar, y que guarda las aguas de un río llamado enojo. Al no tener salida, llega a ser como una herida que nunca cura, y las heridas que no curan, por pequeñas que sean, tienden a agrandarse y a agravarse.

El rencor es un pecado por el cual Dios no revoca el castigo, como veremos mas adelante, y que te lleva a las tinieblas y por ende, a la perdida de la communion con Dios. Al crímen precede el enojo, como el humo al fuego, pero el rencor es un crímen no cometido, y un fuego que aún no se enciende.

Eclesiástico 20:1

1 Mejor es reprender que guardar rencor, y quien confiesa su culpa, se ahorrará el daño.

Muchas veces el rencor se anida en nuestro corazón por falta de posición frente a la vida, por no tener la valentía de arreglar las cuentas, y de esta forma, perdemos la comunión con nuestros semejantes, poniendo en peligro la vida de nuestra alma.

Eclesiástico 27:20-21

20 Como hombre que despilfarra su hacienda es el que pierde la amistad de su prójimo. 21 Y como quien deja escapar el ave de su mano, así el que deja escapar al amigo que no volverá a ver.

Por tanto, debemos buscar el consejo de Dios, para que esta gangrena llamada rencor, no despedace las vidas.

Eclesiástico 42:1-2

Pero he aquí de qué no has de avergonzarte ni tener temor de hacerlo: 2 De la ley del Altísimo y de su pacto; de la condenación pronunciada contra el impío; 2 De arreglar las cuentas con el patrón y el compañero …

Y qué consejo de prudencia !!! … antes de guardar rencor, es mejor arreglar las cuentas con el hermano, y con el amigo.

LEVITICO 19:17-18

17 No aborrecerás a tu hermano en tu corazón; razonarás con tu prójimo, para que no participes de su pecado. 18 No te vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo Jehová.

Levítico 19, es un capítulo que todo discípulo debiera leer frecuentemente, y aunque algunos “maestros” de la actualidad pretenden restar importancia a las Escrituras del A. T., la importancia está recalcada en cada verso … Yo Jehová.

AMOS 1:11-12

11 Así ha dicho Jehová: Por tres pecados de Edom, y por el cuarto, no revocaré su castigo; porque persiguió a espada a su hermano, y violó todo afecto natural; y en su furor le ha robado siempre, y perpetuamente ha guardado el rencor. 12 Prenderé fuego en Temán, y consumirá los palacios de Bosra.

El rencoroso construye una muralla que el mismo tendrá que derribar, y el no hacerlo, le priva de la comunión con el Señor, y pone su alma al borde de la muerte.

La palabra rencor aparece unas pocas veces en las Escrituras, y una sola vez en el Nuevo Testamento:

1 CORINTIOS 13

4 El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; 5 no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; 6 no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. 7 Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

… el amor no guarda rencor …

El Señor Jesucristo nos dá la receta exácta para solucionar nuestros conflictos:

Cómo se debe perdonar al hermano

MATEO 18:15-18

15 Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano. 16 Mas si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra. 17 Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano. 18 De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo.

Aparte de la magnificencia del consejo divino, la aseveración de que lo que atemos en la tierra será atado en el cielo, nos da la pauta de la consecuencia de caracter eterno que tiene este asunto.

LUCAS 17:3

3 Mirad por vosotros mismos. Si tu hermano pecare contra ti, repréndele; y si se arrepintiere, perdónale. 4 Y si siete veces al día pecare contra ti, y siete veces al día volviere a ti, diciendo: Me arrepiento; perdónale.

El perdón es un dique que explota, y que permite que las aguas de ese lago estancado que es el rencor, entren en un canal liberador de esa presión maligna, así como la pus que revienta, aliviando la herida.
Pero no pensemos apresuradamente, en el sentido que porque saltó la pus, la herida no necesita de mas cuidados, pues es necesaria la reconciliación, la reparación de los daños, la restauración. El rencor puede volver, como todos los males, si no se le cura acabadamente.

MATEO 5:21-26

21 Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquiera que matare será culpable de juicio. 22 Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego.

23 Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, 24 deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.

25 Ponte de acuerdo con tu adversario pronto, entre tanto que estás con él en el camino, no sea que el adversario te entre gue al juez, y el juez al alguacil, y seas echado en la cárcel. 26 De cierto te digo que no saldrás de allí, hasta que pagues el último cuadrante.

El rencor no es algo pasajero, sino un pecado grave delante de Dios, y grave de tal manera, que cuando no le hemos dado solución, el Se¨nor nos dice:

… deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.

En Cristo

Nmunoz Aportó en : Ene 31, 2008
Gracias por compartirlo algo muy cierto y para reflexionar.

Iku Aportó en : Ene 31, 2008
Jessie,

Muy bueno y muy cierto.

Besos,
Cárol