Otros Temas Relacionados con la Lactancia

maminueva Escribió en : Jun 29, 2013

¿Horarios fijos o cuando el bebé lo pida?

1 aportaciones 17 visitas
En el caso de un bebé con problemas de salud, prematuro, hipotrófico, o que haya sufrido traumatismos como consecuencia de un parto difícil, esperar a que él nos lo pida para darle el pecho no es prudente ya que el niño es incapaz, al menos por el momento, de establecer él mismo unos horarios Lo mejor es que lo alimentes a unos horarios fijos, cada 2 horas por ejemplo

Por el contrario, cuando se trate de un bebé sano, podemos dejarle que establezca sus propios horarios Sin embargo, sé flexible y sírvete del sentido común Si tienes que salir, no dudes en despertarlo antes de hora para darle de comer Y al revés, no debes nunca interrumpir brutalmente lo que estés haciendo con la excusa de que el niño llora Al igual que el niño, la madre tiene también sus derechos y cada decisión que esta tome debe ser un compromiso Si la madre prefiere dar el pecho a unas horas fijas, ¿por qué no Si prefiere «escuchar» al niño y darle de comer solo cuando él así lo reclame, ¿por qué no Está en todo su derecho Lo importante es que la madre esté segura de haber tomado la buena decisión

En todo caso, lo ideal es empezar por una cierta «libertad» y encaminar al bebé, siempre con una cierta flexibilidad, hacia unos horarios regulares más compatibles con las obligaciones de la vida moderna A partir del segundo o del tercer mes, los horarios de las comidas del bebé forman parte de la vida familiar
Crea o Entra a tu cuenta para contestar.

1 aportación

Zenaida Mercado Aportó en : Jul 05, 2013
hola amiga, según la pediatra debía darle su alimentos cada 3 horas el primer mes, entre otras cosas porque mi bebe nació según ella algo bajo de peso sin embargo al mes siguiente se fue regulando poco a poco las cosas y mi bebe "pedía" comida cada 6 horas, revisando en internet conseguí el siguiente articulo el cual me pareció interesante y relacionado con este tema, los dejo a su disposición

¿Cuáles son las ventajas de establecer un horario regular para mi bebé?

Las necesidades de un bebé no son muy complicadas. Básicamente tu bebé necesita comida, sueño, amor y juegos. Lo que sí puede ser un reto es saber cuándo necesita cada cosa. Tampoco es fácil mantener un equilibrio entre las necesidades de tu bebé, las de tus otros hijos, las de otros miembros de la familia y las tuyas propias.

Muchos padres descubren que seguir una rutina o un horario regular con su bebé les facilita la vida. Por una parte, tendrás un patrón predecible de cómo transcurrirán los días con tu bebé, y por la otra, tu bebé sabrá también qué pasa primero y qué después. Por ejemplo, sabrá que después de la siesta de la mañana le das pecho o biberón, y luego juegas con él o lo llevas de paseo.

"A los bebés les gusta saber que ciertas cosas sucederán a una hora determinada del día", dice la pediatra Tanya Remer Altmann, editora jefe de The Wonder Years: Helping Your Baby and Young Child Successfully Negotiate the Major Developmental Milestones (Los años maravillosos. Cómo ayudar a tu bebé y niño a negociar con éxito las etapas de desarrollo esenciales).

"Un bebé que no está falto de sueño o hambriento se siente mucho más contento. Al satisfacer las necesidades esenciales de tu bebé, le ofreces las condiciones óptimas a su mente y su cuerpo para explorar y aprender del flamante mundo nuevo que le rodea", agrega Altmann.

Otra ventaja añadida de mantener una rutina regular es que, cuando estés lista para dejar a tu bebé un rato con una niñera, la transición será más fácil. Al seguir su rutina habitual, tu bebé se sentirá más seguro, y tu niñera podrá anticipar cuándo estará hambriento, soñoliento o con ganas de jugar o salir a pasear.
¿Cuándo puedo empezar?

Los expertos no se ponen de acuerdo en cuándo y cómo establecer una rutina, ni siquiera en si necesitas establecer una rutina para tu bebé. Pero muchos pediatras, incluida Altmann, opinan que los bebés están listos para seguir un horario entre los 2 y 4 meses de edad.

Los hábitos de alimentación y sueño de la mayoría de los bebés se vuelven más consistentes y predecibles después de tres o cuatro meses, afirma el pediatra Marc Weissbluth, autor de Healthy Sleep Habits, Happy Child (Hábitos de sueño saludables, niño feliz). Puedes aprovechar ese momento para animar a tu bebé a seguir un horario más definido.

Sin embargo, tu bebé podría empezar a seguir un horario bastante predecible mucho antes, incluso cuatro o cinco días después de su nacimiento. Si es así, podrías alentarlo con mucha suavidad a seguir su recién iniciada rutina natural.

Si tomas nota de las horas en que tu bebé come, duerme y está despierto y alerta, podrás entender sus ritmos naturales y descubrir cualquier patrón de horario que empiece a establecerse. Durante los días posteriores al parto, muchos padres anotan cuándo su bebé come, hace sus necesidades y orina, cuándo duerme y durante cuánto tiempo, etcétera.

Puedes anotar la rutina de tu bebé en un cuaderno, en una hoja de cálculo de un programa de computación o usar una aplicación en línea como Baby Insights.

Sea cual sea la opción que elijas, el bienestar de tu bebé siempre deber ser la prioridad. Sigue los consejos de tu doctor, así como tu instinto maternal y tu sentido común para determinar cuáles son las necesidades de tu bebé en cada momento, independientemente de su horario habitual.

Mientras tu bebé sea un recién nacido, es especialmente importante que tome suficiente leche de pecho o de fórmula para evitar problemas como un aumento de peso insuficiente o la deshidratación. No le niegues nunca a tu bebé alimento o sueño cuando parezca necesitarlo, simplemente porque “aún no le toca”.

Hazle caso a tu instinto. Aunque tu bebé haya comido hace sólo una hora, si llora como si tuviera hambre, atiéndelo y ofrécele de comer. Si, según su horario habitual, es su hora de dormir la siesta pero está muy irritable, consuélalo antes de meterlo en su cuna. Un horario nunca debe imponerse a costa de las necesidades de tu bebé.
¿Cuáles son los tipos de horario más comunes?

Hay tres tipos esenciales de horarios para bebé: Horarios marcados por los padres, horarios marcados por el bebé y horarios combinados.

Los horarios marcados por los padres son los más estrictos. Pueden especificar exactamente cuándo (y a veces cuánto) comerá tu bebé, cuándo dormirá y durante cuanto tiempo, cuándo jugará o lo llevarás de paseo, etcétera. Puedes crear el horario basándote en los patrones naturales de tu bebé o a partir de una rutina sugerida por un experto, pero una vez que el horario está establecido, es muy consistente y preciso, día a día.

Los horarios marcados por el bebé son las rutinas menos definidas. Sigues las pistas que te da tu bebé para decidir lo que necesita en lugar de imponer una hora para tomas de leche, descanso y juego. Eso no quiere decir que tus días serán completamente impredecibles. Después de las primeras semanas de vida, la mayoría de los bebés establecen naturalmente horarios bastante regulares de sueño, alimentación y juego. Pero la rutina de tu bebé puede variar a diario, dependiendo de las señales que te dé.

Los horarios combinados unen elementos de los dos métodos arriba mencionados. Con este tipo de horario seguirás una rutina similar todos los días en cuanto a las horas de dormir, dar de comer y jugar con tu bebé. Pero tendrás más flexibilidad que en el caso de los horarios marcados por los padres. Si tu bebé no parece cansado, quizás retrasarás su siesta, y si una compra en el supermercado se alarga más de lo previsto, retrasarás su hora del almuerzo.

Horarios para bebés: Por qué, cuándo y cómo empezar - BabyCenter