Consejos Familiares

Nmunoz Escribió en : Mar 19, 2008

¿Poner límites es ser autoritario?

3 aportaciones 16 visitas
A menudo los padres asocian la puesta de límites a sus hijos como una actitud de represión, censura y prohibición A su vez temen a las reacciones de los niños frente a la puesta de límites, ya sea porque éstos reaccionan con rabietas o porque piensan que frustrarlos implica un grave daño psíquico

El límite es una manera de proteger al niño

Esto lleva muchas veces a los padres a manejarse con conductas de laissez-faire, permisivas, relajadas, buscando la inmediata satisfacción, respondiendo al “¡quiero ya!” de los niños, ya sea para conformarlos o para acallarlos, transformándolos en pequeños tiranos Estas actitudes de los padres mantienen la ilusión de que ellos tienen la posibilidad de darles todo a los hijos

Dicha connotación negativa probablemente se deba al desconocimiento del aspecto esencial de la puesta de límites: establecer un lugar intermedio entre el laissez-faire y la represión: el límite tiene un carácter dual que por un lado prohíbe, pero por otro, permite

Entonces, la puesta de límites funciona como regulación, contención, marco de confianza y seguridad que a través de ella se puede transmitir

Poner límites es decir “no”, porque no todo es posible El “no” y la frustración son constitutivos de la personalidad del niño, introducen el tiempo de la espera, donde no todo puede ser satisfecho inmediatamente No hacerlo puede tener consecuencias importantes

Poner límites es una cuestión de autoridad, que no debe confundirse con autoritarismo: retos, castigos y penitencias, responden a otras cuestiones, nunca son verdaderos límites Cuando se impone un límite con exceso de severidad, de una manera inflexible, más que ayudar al niño, se lo restringe en sus posibilidades

El límite no es una descarga verbal de gritos e insultos, de padres irritados frente a la demanda insistente del niño El niño -con su conducta desbordada- está pidiendo que se lo contenga, que un adulto pueda frenarlo, un “no” que lo limite y lo asegure

Nunca será suficiente subrayar la importancia de la primer etapa de vida del niño, tan frágil y tan receptiva, sus tempranas experiencias, sus adquisiciones Allí es donde comienzan los primeros aprendizajes de los límites para el dominio de los impulsos

Es importante la reflexión adulta de los padres y su transmisión a las otras personas que tienen a cargo el cuidado del niño para establecer una postura coherente Si un “no” puesto en un determinado momento se transforma en un “sí” frente a la insistencia del niño -porque resulta difícil sostener la postura inicial-, el niño estará recibiendo un doble mensaje que lo dejará sumido en una confusión perturbadora

Es común que los niños deseen y pidan cosas en todo momento; también es cierto que no es posible satisfacerlos siempre, es una ilusión y sería totalmente perjudicial para la salud mental del niño si uno pudiera hacerlo

Si un niño intenta tocar la estufa encendida, será advertido por la madre con un “no” claro, firme y decidido; luego repetirá su tentativa, procurando averiguar si el padre también lo frena; más adelante procederá igual frente a otro tipo de aprendizaje o al aprendizaje escolar Por lo tanto, la puesta de límites debe ser compartida y acordada entre los adultos y sostenida en el tiempo El niño necesita de la experiencia de ver confirmado por los adultos lo que se le acaba de transmitir

Sucede que a veces los niños no aceptan las explicaciones, pero un “no” puesto con decisión y firmeza desde los padres es aceptado y resulta tranquilizador y pacificante
El padre con autoridad es aquél que escucha al niño, a quien considera y respeta en su condición de tal, que no toma decisiones a la ligera sino en función de su cuidado y bienestar
Crea o Entra a tu cuenta para contestar.

3 aportaciones

Eileen4 Aportó en : Mar 19, 2008
Este articulo esta buenisimo!!! Siempre he estado a favor de establecer limites, no por caprichos... Si no para educar a mis hijos.

Al leerlo recorde algo que lei hace poco, un poco impresionante, pero SIN generalizar, son simplmente posibilidades!

http://www.ipbpr.org/Doce_reglas_para_criar_a_un_pandillero_o_drogadicto.htm

DOCE REGLAS PARA CRIAR A UN PANDILLERO O DROGADICTO


Comienza en su niñez a darle todo lo que desea. De esa manera el niño crecerá creyendo que el mundo está obligado a darle todo.

Cuando comience a decir maldiciones, ríete con él. Esto lo hará pensar que es chistoso y lo animará a aprender otras frases más chistosas, que te van a ocasionar dolores de cabeza luego.

Nunca le des entrenamiento espiritual. Espera hasta que tenga 21 años y déjalo que decida por sí solo.

No uses las palabras “está mal” porque el niño podrá desarrollar un complejo de culpabilidad. Le hará creer, cuando lo arresten en el futuro por el robo de un automóvil, que la sociedad está en contra de él y le persigue injustamente.

Recoge todo lo que deja tirado libros, zapatos y ropa. Haz todo por él para que desarrolle la experiencia de darle la responsabilidad a otros.

Deja que lea todo lo que llegue a sus manos. Cuida que los cubiertos y los vasos donde beben estén esterilizados, pero deja que su mente se alimente de la basura que lee.

Pelea frecuentemente frente a tus niños. De esta manera ellos no se sorprenderán, ni asustarán tanto cuando tu hogar se desbarate.

Dale al niño todo el dinero que quiera gastar. Nunca dejes que trabaje por lo suyo. ¿Por qué dejar que tenga una vida tan dura como la que tu tuviste?

Satisface todos sus caprichos de comida, bebida y bienestar. Asegúrate de que todos sus deseos sensuales sean gratificados. El negarle puede causarle frustración dañina.

Ponte de su parte, en contra de los vecinos, maestros y policía. Todos están en contra de él.

Cuando se meta en problemas serios, justifícate diciendo: “Yo nunca he podido hacer algo por él”.

Prepárate para una vida de amarguras. De seguro la tendrás.

Iku Aportó en : Mar 20, 2008
Nayda y Eileen,

Me parecen de los mejores artículos que he leído. El primero no lo conocía pero me parece fundamental para la salud mental y el futuro de los niños. Hoy en día, al menos en España, a la mayoría de los niños los educan los abuelos o los colegios porque los padres están trabajando y cuando llegan de trabajar están cansados y no quieren problemas, así que los niños están todo el día solos y despondolados. Eso es normal??????
El segundo hace poco llegó a mi mail y es de una sabiduría espectacular!!!

Yo estoy a favor de los dos. A los hijos hay que educarlos, no se educan solos, hay que formarlos y enseñarles a ser unos adultos responsables y centrados.

Besos,
Cárol

MariSolano Aportó en : Mar 26, 2008
Me parecen muy buenos los dos artículos, gracias por compartirlos.