Consejos Familiares

anayanez Escribió en : Jun 13, 2006

Por qué los niños son tan lentos

5 aportaciones 9 visitas
La razón por la cual su hijo es tan lento depende de su edad y personalidad Saber por qué lo hace lo ayudará a usted a encontrar las maneras para que haga las cosas más rápidamente

El niño lento, entre un año y lo dos años y medio

Si el niño es lento, tal vez tenga una buena razón para ello: muchas de las cosas que trata de hacer son destrezas nuevas, ya sea ponerse el sombrero, almorzar o salir del carro El niño está practicando técnicas que aún no domina

Por naturaleza, es más lento que usted en la mayorí­a de las cosas que hace

El niño también encuentra el mundo tan interesante que algo atrae su atención a cada minuto Tiene que examinar los insectos y las piedras, observar al técnico de la compañí­a telefónica cuando se sube al poste y ver cuando la puerta del garaje del vecino se cierra automáticamente Su mundo está lleno de cosas fascinantes

Si su hijo de dos años está en la etapa de actuar, es posible que use su lentitud para tratar de controlar la situación Si le dice que es hora de bañarse y él se demora 40 minutos en dejar de jugar con sus carritos, salir del dormitorio y desvestirse, significa que encontró la manera de decir ¡No! con su lentitud

Cómo lidiar con la situación

No hay una fórmula mágica para hacer que su hijo se mueva más rápidamente Lo mejor que puede hacer es darle más tiempo y reajustar sus expectativas Usted quiere que el niño haga las cosas por su cuenta, y si sigue apresurándolo, quizás deje de comer y desvestirse solo También es posible que su lentitud se deba a un sentimiento de frustración

Utilice su creatividad para tratar de apresurarlo Haga una carrera: "Te apuesto a que puedo subir primero que tú" o "Voy a guardar los bloques rojos primero antes de que tú guardes todos los violeta" Asegúrese de expresarle que aprecia sus esfuerzos por avanzar No lo haga sentirse derrotado y no permita que sepa que fue un truco

Si trata de ir de a algún lado y su hijo se detiene cada tantos pies, trate de distraerlo Haga que participe en un juego que lo mantenga mirando hacia adelante y trate de entablar una conversación que lo mantenga con usted Canten juntos No vaya a un paso tan rápido que se le haga difí­cil seguir También puede planificar de antemano y llevar un coche o cargador cuando sepa que van a caminar distancias largas o cuando no dispongan de mucho tiempo

No se enfrasque en una lucha de poder son su hijo, ya que entonces disminuirá más su velocidad y ganará la batalla Amenazarlo o castigarlo no es una manera eficaz de hacerlo cooperar, la distracción es su mejor defensa En vez de empujarlo para que se mueva más rápidamente, manténgalo ocupado con juegos, canciones y conversando sobre cualquier cosa Recuerde que esta fase no dura para siempre

Cuando los más grandecitos son lentos

Si el niño ya es lo suficientemente mayor como para llevar a cabo sus tareas con rapidez, es posible que su lentitud ya sea un hábito Es un problema común en aquellas familias que están abrumadas de compromisos e itinerarios El niño se desconecta del constante "¡Avanza!", y tiene por costumbre retrasarse hasta que se le obliga

Deje de decirle que avance y asegúrese de que usted y él tengan tiempo suficiente para hacer lo que haya que hacer Déle una advertencia y déjelo solo Cuando se pierda de algo debido a su lentitud, como por ejemplo que se le enfrí­e la comida o que ya no haya tiempo para leer un cuento antes de dormir, entonces lo entenderá Deje que el niño asuma la responsabilidad cuando sea adecuado A la larga, será mejor para ambos

Lentitud o persistencia

A algunos niños se les hace difí­cil dejar una actividad para comenzar otra Esta persistencia puede ocurrir en los niños de diferentes edades Si su hijo tiene problemas en cambiar de una actividad a otra, quizás le parezca que es lento, aunque su problema puede ser la transición

Trate de darle advertencias y tiempo suficientes antes de que la actividad nueva Sea gentil, pero firme, cuando le diga que tiene que dejar de hacer lo que está haciendo No le pida disculpas ni se acostumbre a darle cinco minutos más El niño se sentirá más cómodo si sabe qué esperar
Crea o Entra a tu cuenta para contestar.

5 aportaciones

Talita Aportó en : Jun 13, 2006
Que interesante.
Recordemos que los niños no son adultos pequeños...son ní­ños!!! tienen sus tiempos, sus momentos, repetemos eso aun cuando se nos revuelva el estomago de coraje porque tenemos media hora esperando con la regadera prendida para que entren a bañarse jajaja.

Nmunoz Aportó en : Jun 13, 2006
Muy bueno el articulo gracias por compartirlo ;-)


Saludos,

Nayda

MariSolano Aportó en : Jun 13, 2006
El artí­culo está muy interesante, hay que recordar que son niños, a veces cuesta recordarlo cuando tenemos prisa.

Mara Aportó en : Jun 13, 2006
GRACIAS NUEVAMENTE. :lol:

Rafaelina Aportó en : Jun 13, 2006
Gracias Ana por el articulo!!!