Consejos Familiares

Nmunoz Escribió en : Abr 01, 2008

Produce perlas en tu vida…

2 aportaciones 11 visitas
Las Perlas son productos del dolor; resultados de la entrada de una sustancia extraña o indeseable en el interior de la ostra, como un parásito o un grano de arena

Las perlas son heridas y curadas!!

En la parte interna de la concha se encuentra una sustancia lustrosa llamada NÁCAR Cuando un grano de arena penetra, las células del Nácar comienzan a trabajar y cubren el grano de arena con capas y más capas, para proteger el cuerpo indefenso de la Ostra

Como resultado, una linda perla se va formando Una Ostra que no fue herida, de algún modo, no produce perlas, pues las perlas son heridas cicatrizadas

Te has sentido herido por el engaño y rechazo de alguien que tu en verdad amabas

Te has sentido herido por palabras crueles o duras de alguien

Tus ideas ya fueron rechazadas o mal interpretadas
Ya sufriste los duros golpes del prejuicio
Ya recibiste el intercambio de la indiferencia

"Entonces produce una perla"

Cubre tus heridas con varias capas de amor Infelizmente, son pocas las personas que se interesan por hacer esto

La mayoría aprende sólo a cultivar resentimientos, dejando las heridas abiertas, alimentándolas con varios tipos de sentimientos pequeños y pensando solo en lo que sucedió o en la persona que te dejo o lastimó y, por lo tanto, no permitiendo que cicatricen

Así, en la practica, lo que vemos son muchas
“Ostras Vacías”, no porque no hayan sido heridas,
sino porque no saben perdonar, comprender, dejar el pasado atrás y transformar el dolor en amor

Una sonrisa, una mirada, un gesto, en la mayoría de veces, habla mas que mil palabras…

¡YA ES HORA! ¡EMPIEZA A PRODUCIR PERLAS EN TU VIDA!
Crea o Entra a tu cuenta para contestar.

2 aportaciones

jessie00 Aportó en : Abr 01, 2008
Muy lindo, gracias por compartirlo Nayda.

Iku Aportó en : Abr 01, 2008
Nayda,

Bonita reflexión y por cierto, muy acertada. Hay que saber perdonar, olvidar y seguir adelante con tu vida sin rencor ni resentimiento.

Gracias,
Besos,
Cárol