TuMaternidad.com » Desarrollo » Aprende a evitar tener preferencias entre tus hijos

Aprende a evitar tener preferencias entre tus hijos

Es por todos conocido, a veces de broma, a veces en serio, que los papás siempre se inclinan dando preferencia a uno de los hermanos, independientemente del número que estos sean nombrándolos como “el consentido de mamá o de papá”. Lo que pasamos desapercibido, es que entre esas bromas que nuestros hijos pudieran hacernos, se puede estar asomando otra realidad a la que casi siempre hacemos caso omiso consciente o inconscientemente: nuestro hijo nos está indicando que se dan cuenta perfectamente de nuestra inclinación hacia su hermano.

Aunque nos cansemos de afirmar que nuestro amor es idéntico para cada uno de ellos (indiscutiblemente), muy en el fondo sí se podría tener alguna preferencia por uno de nuestros hijos. Esto no se saldría de contexto si fuéramos lo suficientemente inteligentes para guardarnos ese pensamiento, para no hacerlo notar. Pero muchas de las veces hay padres que hacen todo lo contrario.

Es un error sumamente grave el hecho de que tú o el papá de tu hijo no oculten su preferencia entre los hermanos. Con este acto lo único que estarías ocasionando es lastimar profundamente a quien se supone que es lo que más amas, porque le das a entender que él o ella no es tan importante para ti como su hermano. Ejemplos hay millones, pero uno de ellos se da comúnmente hacia los hijos hombres: Había una familia donde el abuelo no aceptaba su misoginia, pero la denotaba en todo momento, hacia su esposa, hacia su hija y arrastrando también a su nieta. Los preferidos y consentidos siempre fueron los hombres, primogénitos ambos: su hijo y su nieto. Dentro de todo el primero tuvo una mejor educación convirtiéndose en un adulto de bien, no así el nieto quien a pesar de la preferencia incondicional y corrupta del abuelo, este chico se convirtió entrando en la adultez en un joven sin oficio ni beneficio, flojo y sin educación que con trabajos terminó la escuela secundaria casi al cumplir 18.

Otro caso que también se da es de la madre hacia su hijo. En otra familia la primogénita fue mujer y el segundo hombre. La madre se mostraba siempre orgullosa de su hijo, máxime que se graduó con honores de la universidad. Hizo de ambos buenos hijos, buenas personas, pero la chica siempre tendrá ese sentimiento del cómo su madre la hizo a un lado al tener esa preferencia marcada hacia su hermano preguntándose si fue porque ella no tuvo los mismos logros que él o por el simple hecho de ser hombre.

Pero el más imperdonable de todos los errores es el de llevar a cabo esta discriminación sobre tus propios hijos y que ellos lo escuchen de tu boca. El daño tan grande que les puedes hacer en su autoestima, en su forma de ser, de pensar, es inmenso. Una daga en el corazón. Así pasó en otra familia, donde el padre, de broma o no, nunca lo sabremos, le dijo a su hija de 7 años, la primogénita, que la preferida era su hermanita de 4 años. ¡Por favor! ¡Hay que pensar en lo que pudo sentir esa pequeñita! Quien al día de hoy, con 55 años de edad, aún lo recuerda y aún le duele.

Por lo tanto, ¡por el amor de Dios! Nunca te atrevas a hacer diferencias entre tus hijos, y si tienes una preferencia en particular, que ellos nunca lo sepan.

Déjanos saber tus comentarios y compártelo con tus amistades

comentarios

¡GRACIAS POR VISITARNOS!
Queremos REGALARTE el libro “El Embarazo: Semana a Semana” con la información detallada que necesitas sobre las todas las semanas tu embarazo.

Acerca Grupo Editor

Grupo Editor
Somos un colectivo de padres y madres que compartimos temas de maternidad, concepción, embarazo, parto, lactancia y crianza de niños en general.

Te recomendamos

La crianza con un niño con discapacidad

La crianza juega un papel importante en la formación de normas, valores y hábitos de …

error: