TuMaternidad.com » Desarrollo » El primer año » Lo que debes saber sobre el instinto de chupar en los bebes

Lo que debes saber sobre el instinto de chupar en los bebes

Existen muchos mitos sobre el daño que el acto chupar le causa a los bebés. Algunos aseguran que si los bebés buscan que chupar, es que se quedaron con hambre. O que si los bebés utilizan chupones, los dientes se enchuecan; otros dicen que si se chupan los dedos se los van a enchuecar. Algunos llegan al grado de ponerle algunas sustancias como lo es el chile o el ajo, en los dedos para evitar que los niños se los chupen. En realidad no tiene mayor importancia el origen del horror o temor que los padres tiene por el uso de los chupones y mucho menos si es una idea sana o neurótica o cuestión de gustos o de costumbres familiares.

Existen algunas cosas que consideramos naturales dentro del proceso de alimentación de un bebé y el acto de chupar, por lo regular pasa desapercibido. El chupar, dentro del primer año de vida, es algo natural e inherente a todos los bebes por eso, el que un bebé se chupe el pulgar no debe considerarse un mal hábito que debe ser eliminado. Ya que puede ser una simple señal de que el bebé no ha mamado lo suficiente en el pecho o en la botella. Y no necesariamente nos referimos a la cantidad de alimento sino, simple y sencillamente a que no ha realizado suficientes movimientos de succión.

La verdad de todo esto es que, además de la alimentación del pecho materno, los niños por naturaleza necesitan chupar cosas, incluso algunos hacen el movimiento de succión mientras duermen, de forma involuntaria. La necesidad de chupar algo es totalmente diferente de la necesidad de alimentarse. Incluso los fetos que después de todo son “alimentados por vía intravenosa”, han sido observados en el acto de chuparse el pulgar mientras están en el útero de su madre.

Teniendo esta cuestión en claro (la necesidad natural que los bebés tienen de chupar), creo que los chupones tienen un gran sentido y pueden ser muy útiles para aquellos niños que los necesitan. Pero si por cualquier razón a usted, que es la madre o a usted que es el padre, esto le disgusta o le horroriza, lo mejor es no usar ningún tipo de chupón. Porque su horror se transmitirá al niño y la experiencia de traer el chupón le hará más daño que bien. Debido a que en ocasiones, esto causa mayor cantidad de pleitos en el seno familiar y en algunos casos, las agresiones verbales que recibe el niño por traer chupón, llegan a lastimar de forma permanente su autoestima (casos que solo salen a relucir, cuando el bebé es ya un adulto). En este punto, lo mas adecuado para usted que no está de acuerdo que su bebé utilice el chupón, será comprarle algunos juguetes especiales para ser chupados, elaborados con materiales adecuados para ser introducidos en la boca de su bebé.

Solo procure, no hacer del chupón, un punto de pleito o desencuentro familiar. No convierta al chupón en un arma para pelear con su pareja o para marcar quien manda o tiene el poder en el hogar. Ya que en ocasiones se escuchan matrimonios discutiendo fuertemente por que uno de los padres esta de acuerdo en darle el chupón y el otro no.

Si al bebé se le está dando pecho chuparse el dedo significa que se debe permitir al bebé permanecer en el primer pecho por unos veinte minutos en vez de retirárselo tan pronto como haya terminado la leche o de cambiarlo demasiado pronto al otro pecho. En el caso de la botella, significa que el agujero del chupón de la botella es demasiado grande para él y el bebé no chupa lo suficiente. Si se usa botella o biberón, es preferible, especialmente durante los primeros ocho meses de vida, que el bebé sea tenido en brazos por la madres, el padre o la persona que lo cuida mientras es alimentado.

Lo que interesa, en esta situación, es que los padres acepten sus propios sentimientos y creencias sobre “el chupón” y se comporten en esta cuestión de manera que refleje lo que son en ese punto y momento (padres de un bebé que necesita chupar cosas), mas que lo que piensa que deberían ser o hacer o lo que esperan hacer en el futuro. Si los padres se mantienen firmes sobre cualquier decisión que tomen, sobre el uso del chupón, a la larga, el niño se sentirá menos confuso por unos padres que se muestran auténticos y firmes en la expresión de sus propios sentimientos y puntos de vista, que por el intento de los padres por sustentar un punto de vista que es contrario a sus propios sentimientos en esta o en cualquier cuestión.

Algunos especialistas en el estudio del ser humano, también ven, en el hecho de chuparse el pulgar un inicio de la conciencia de si mismo, del auto-reconocimiento. El chuparse el pulgar puede ser no solamente señal de que no mama lo suficiente a esta edad y teniendo esto en mente, es obvio que no tiene sentido aplicar ninguna clase restricción ni evitar que el niño se chupe el pulgar o sus pies. Como padres, sus esfuerzos deben dirigirse hacia la eliminación de la causa, más que a ocuparse del síntoma.

Algunos puntos para revisar la posible causa:

  1. Permita que su bebé esté más tiempo pega a su pecho, aunque usted ya no tenga leche. De 5 a 20 será suficiente para su bebé quede satisfecho en su necesidad de mamar.
  2. Si usted alimenta a su bebé con botella, permita que su bebé permanezca más tiempo con ella, aunque esté vacía. Déjelo que succione por 5 o 10 minutos más, no le pasará nada y en cambio, quedará satisfecha su necesidad de succionar.
  3. Si se le termina la leche de un pecho, complemente la alimentación con el uso de una botella con medio contenido de fórmula.
  4. Si usted ya alimenta a su bebé con botella, prepárele otra, preparada a la mitad.
  5. Acérquele un juguete que pueda chupar, dejar caer, ser lavado y mantenerse en buenas condiciones. Para que el bebé pueda chuparlo, según sienta la necesidad de hacerlo.
  6. Siempre alimente al bebé en brazos, no le dé la botella solo en su cuna. Con esto, la necesidad de succión debe ir disminuyendo hasta desaparecer alrededor del año de vida.

Ciertas restricciones, como son entablillar el codo, mojarle los dedos con medicinas que le sabe mal, ponerle chile al dedo, sacar el pulgar de la boca del bebé u ofrecerle otras satisfactores, no son recomendables ni necesarias hasta la edad de cinco años, donde el problema podría ya ser de mayor gravedad. Si llega a suceder esto, en este caso es mejor averiguar la causa de la inseguridad que induce al niño a chuparse el pulgar con gran dedicación. Esta situación la tienen que solucionar los padres. Tienen que observar la conducta del pequeño o la suya propia hacia él, la de sus familiares cercanos o la de la persona que lo cuida y en caso de ser necesario puede solicitarse la ayuda de un profesional para descubrir cuál es exactamente la situación que está inquietando al pequeño.

La mayoría de los dentistas concuerdan en que el desacomodo de los primeros dientes no tiene ninguna influencia permanente en la regularidad de la segunda dentición. Después de los cinco años, cuando la segunda dentición empieza, el chuparse el pulgar puede ser corregido por medio de recompensas por no hacerlo y no por medio de castigos cuando lo hace.

Sin embargo, si a usted le resulta especialmente molesto eso de que el niño se chupe el pulgar, no tiene por que tratar de ocultarle este sentimiento al niño. Lo que puede usted hacer es entender al niño que semejante actividad va contra sus gustos. Puede usted comunicar su desagrado y tratar de negociar que el niño procure abstenerse de ese hábito en su presencia y así poco a poco logrará que el lo vaya dejando de forma natural. Lo importante es que ustedes como padres pueden empezar a imponer su voluntad de forma paulatina, si bien tomando siempre la responsabilidad como su propia idiosincrasia y evitando hacer moralizaciones o generalizaciones u obrar de manera que el niño se sienta culpable por tanto si a usted no le molesta el hecho de que el niño se chupe el pulgar, no hay ningún problema hasta los cinco años de edad.

 

Déjanos saber tus comentarios y compártelo con tus amistades

comentarios

¡GRACIAS POR VISITARNOS!
Queremos REGALARTE el libro “El Embarazo: Semana a Semana” con la información detallada que necesitas sobre las todas las semanas tu embarazo.

Acerca Grupo Editor

Grupo Editor
Somos un colectivo de padres y madres que compartimos temas de maternidad, concepción, embarazo, parto, lactancia y crianza de niños en general.

Te recomendamos

Conoce lo que es el cólico en los niños

Quizás te habrás preguntado lo que es el cólico en los niños. El cólico recibe …

error: