TuMaternidad.com » Desarrollo » Los primeros 5 años » ¡Vamos a dejar que nuestros hijos se ensucien!

¡Vamos a dejar que nuestros hijos se ensucien!

Desde el momento en que traemos a nuestros bebés a casa del hospital los gérmenes y suciedad parecen ser nuestros enemigos, por esa razón con el paso de los años acciones como lavarse las manos, desinfectar el chupón, rociar los juguetes con anti bacterial y gritar a todo pulmón ¡Hijo cuidado con ese charco! Se vuelven parte de la rutina.

El pensamiento común es que los estamos manteniendo seguros y limpios, pero ¿Realmente cuidamos su salud con tanta limpieza? Una nueva investigación estadounidense dice que “NO”, al mantenerlos demasiado limpios estamos aumentando el riesgo de enfermedades en medidas que ni siquiera imaginamos.

A continuación te dejamos 6 hechos que debes conocer sobre los niños y la suciedad:

Los microbios son necesarios para nuestra salud en general.

Aunque suene contradictorio los estudios hasta la fecha han demostrado lo importante que es el microbioma para la salud de grandes y pequeños, cuanto más diverso sea el microbioma menos probabilidades tendrás de enfermarte.

Una cucharadita de tierra contiene más microbios que personas en el planeta tierra, esto no significa que debamos comenzar a darle tazones de tierra a nuestros hijos para mejorar su salud, pero si tenemos que dejar la obsesión con la limpieza si queremos que tengan una salud óptima. Jugar al aire libre y hacer pasteles de barro forman parte de ser un niño, entonces ¿Por qué ir en contra de esto?

Los niños expuestos a limpiezas extremas tienen un creciente riesgo de infección.

Durante la temporada de resfriados y gripe muchos están tentados en bañarse en desinfectante y ahogar su casa en lejía, después de todo nadie quiere lidiar con el malestar de la gripe pero es una práctica contradictoria e incorrecta, las investigaciones actuales muestran que los niños expuestos a estos ambiente extremadamente estériles tienen más infecciones que otros, además tienen un 20% más de riesgo a contraer el virus de la gripe, irónicamente los mismos pasos que tomamos para prevenir las infecciones podrían aumentar el riesgo a que nuestros hijos las contraigan.

Un estudio publicado por la revista Occupational Environmental Medicine en los Estados Unidos exploro los riesgos potenciales de exponer a los niños regularmente al cloro, este fue de tipo observacional y comprobó que existía un mayor riesgo de contraer gripe, aumentaba en un 35% el riesgo de amigdalitis recurrente, y en un 18% el riesgo de infecciones generales en niños expuestos constantemente a hogares esterilizados al igual que ambientes escolares.

Los niños criados en granjas son menos propensos a tener alergias y asma.

Ciertamente los niños criados en granjas pasan más tiempo en el suelo que los típicos niños suburbanos, sin embargo esa no es la única razón por la que tienen menor riesgo a padecer alergias y asma según las investigaciones.

Como mencionamos anteriormente un microbioma diverso es esencial para una buena salud, y el suelo que se encuentra en las granjas es el hogar de una variedad de animales y cultivos aumentando su microbioma, esto significa que los niños expuestos a este suelo se relacionan con múltiples microbios creando reacciones autoinmunes contra cientos de enfermedades.

Los estudios hasta la fecha no sugieren que la tierra trata las infecciones, alergias o problemas de asma, pero cuando los niños se exponen a ella en edades tempranas previenen infecciones y condiciones específicas.

La alimentación también juega un papel importante.

No sólo la exposición excesiva al blanqueador y otros productos de limpieza tienen un impacto en nuestro microbioma y ​​salud en general, los pesticidas comunes también podrían estar afectando nuestro bienestar sin darnos cuenta.

Al momento de hacer los alimentos eliminamos los pesticidas con un baño de agua, limpiamos cuidadosamente cada mancha de suciedad antes de comerlos e incluso usamos productos especiales, pero esto no significa que estamos expuestos a pocos o ningún microbio.

Al cultivar alimentos orgánicos se usan diferentes métodos que apoyan la proliferación de bacterias sanas y hongos beneficiosos que en algunos casos llegan a nuestra mesa, y tener acceso a estos alimentos cultivados en suelos ricos, con una mínima manipulación ofrece la oportunidad de diversificar el microbioma de la familia.

Si tu hijo tiene alergias, evita los desencadenantes.

La exposición a la suciedad no trata lo problemas de salud ya desarrollados por el contrario los previene, si tu hijo tiene sensibilidad alimenticia o alergias especificas es importante evitar a toda costa los desencadenantes sin importar que sean, los medicamentos con esteroides y  antihistamínicos solo deben utilizarse cuando sea realmente necesario.

A menudo cuando los desencadenantes de la alergia se eliminan de la dieta ya no hay necesidad de medicamentos diarios para tratar el eccema, síntomas de fiebre, trastornos gástricos e incluso asma en algunos casos, si tus hijos mayores tienen antecedentes de alergias y si estas pesando en tener más hijos podría reducir su riesgo a desarrollar condiciones similares exponiéndolo cuanto antes a este elemento.

No se necesitan cambios drásticos para ser más sanos.

Olvídate de empacar, mudarte a una granja y botar el cloro, no es necesario tomar estas medidas drásticas para cuidar la salud de tu bebé, los pequeños cambios también son capaces de mejorar el bienestar de toda la familia de forma progresiva.

¿Qué podemos hacer? Durante el embarazo come una dieta bien balanceada que incluya probióticos, no te obsesiones con desinfectar todo cuando nazca el bebé a menos que sea realmente necesario o el pediatra te lo haya aconsejado, cuando crezca déjalo jugar en el parque y hacer torres de tierra con agua.

Por otro lado los cambios en la dieta como eliminar cualquier desencadenante de alergias, y el acceso a productos de cosecha orgánica podrían requerir un poco más de planificación, aun así no son medidas drásticas para mejorar la salud, otro cambio de vida que podrías implementar junto a tu familia es pasar tiempo en el jardín, bosque o sentados en el suelo jugando y compartiendo un rato diferente.

Cuando estamos en espacios abiertos no sólo contribuimos a diversificar el microbioma de nuestro hijos, sino también aumentando su ingesta de vitamina D por medio de los rayos solares, nunca olvides que todo en exceso es dañino solo debes hacer cambios menores y seguir con tu estilo de vida saludable.

Déjanos saber tus comentarios y compártelo con tus amistades

comentarios

¡GRACIAS POR VISITARNOS!
Queremos REGALARTE el libro “El Embarazo: Semana a Semana” con la información detallada que necesitas sobre las todas las semanas tu embarazo.

Acerca Grupo Editor

Grupo Editor
Somos un colectivo de padres y madres que compartimos temas de maternidad, concepción, embarazo, parto, lactancia y crianza de niños en general.

Te recomendamos

Como manejar los premios y los castigos con los hijos

Este tema de los premios y los castigos, está siempre en el filo de la …

error: