TuMaternidad.com » Lactancia » Amamantando desde el primer momento

Amamantando desde el primer momento

El proceso para poder alimentar a su propio bebé, es un proceso fisiológico para lo que el cuerpo femenino está preparado, para lo que toda mujer está preparada.  Es algo que se va desarrollando naturalmente y que inicia al mismo momento en que se gesta la fecundación del óvulo. Las glándulas mamarias se van preparando durante todo el embarazo para poder producir la leche materna y alimentar al pequeño que viene en camino, sin que nadie les diga como. Este proceso es otra de las grandes maravillas del cuerpo humano.

Para que la lactancia se inicie de la forma mas amable y sencilla es imprescindible que se produzca el contacto piel con piel de forma inmediata tras el nacimiento del bebé. Compartir en Twitter! El contacto inmediato entre los dos cuerpos, permite la estimulación de las hormonas que hacen posible la lactancia. Permitiendo que las glándulas mamarias se destapen y permite que los reflejos del bebé se desarrollen instintivamente en la búsqueda del alimento. Es un hecho de que los bebés recién nacidos, están sumamente activos, despiertos y hambrientos. Por eso, lo que se recomienda hacer inmediatamente después del nacimiento del niño es colocarlo encima de la barriga de su mamá. Volverlo al mismo lugar donde estaba para ayudar a su sentido de orientación, lo que automáticamente le dará tranquilidad al bebé, se sentirá más seguro y comenzará en unos cuantos minutos a buscar instintivamente el pecho de su madre.

Todo esto en un proceso natural, espontáneo de la sabia naturaleza humana y si se deja pasar el tiempo suficiente para esta pequeña danza, el recién nacido logrará naturalmente su objetivo: encontrar el pezón de la madre, explorarlo y comenzar el proceso de la succión e iniciar juntos, madre e hijo, la etapa de alimentación por medio de la leche materna.

Cuando no es posible iniciar la vida encima de la piel de la madre, o que no le permitan realizar este paso por cualquier circunstancia, es muy importante que se reanude el contacto, entre la madre y el bebé  lo más pronto posible, porque en cuanto más tiempo pase separado el bebé de la mamá, mayores serán las probabilidades de que la madre pueda tener dificultades en la lactancia. Ya sea que se dificulte la salida natural de leche, que el bebé rechace por un tiempo el pezón de la mamá o que el dolor de los pechos sea mayor por no haberse destapado en el momento adecuado.

Estos conceptos conocidos y trabajados por generaciones anteriores con tanta sabiduría y naturalidad, están siendo reforzados por diversos estudios en la actualidad. Los estudios están demostrando que el tipo de parto que se tenga, es una variable muy importante a tener en cuenta en relación al éxito de la lactancia materna, en cuanto al inicio y duración en el tiempo de la lactancia.

Es increíble como un acto tan importante como lo es la alimentación de su propio hijo, pueda verse afectado por este sencillo paso, por esta decisión que se ha dejado en manos de los doctores, haciendo a un lado a la madre y al propio recién nacido.

Déjanos saber tus comentarios y compártelo con tus amistades

comentarios

Acerca Grupo Editor

Grupo Editor
Somos un colectivo de padres y madres que compartimos temas de maternidad, concepción, embarazo, parto, lactancia y crianza de niños en general.

Te recomendamos

¿Los senos pequeños producen menos leche materna?

El tamaño de los senos no determina la capacidad de amamantar en ninguna mujer, además …

error: