TuMaternidad.com » Lactancia » ¿Como Prevenir la Mastitis Durante la Lactancia?

¿Como Prevenir la Mastitis Durante la Lactancia?

La mastitis es un padecimiento por la inflamación de las glándulas mamarias que se puede presentar en las mujeres lactantes. Puede darse por no amamantar lo suficiente al recién nacido o no cuidar correctamente al momento de realizar la lactancia. Es por lo tanto la mastitis una infección o inflamación de la glándula mamaria en las mujeres que dan pecho.

Existen dos causas diferentes de la mastitis, una es causada por gérmenes, donde se inflama la glándula mamaria y la no bacteriana aunque algunos doctores explican que puede igualmente desarrollarse por una bacteria si los gérmenes del tejido inflamado se activan y reproducen.

En casos aislados la infección puede formar un abceso, que necesitará punción y tratamiento quirúrgico. Para éste caso puntual recomienda la doctora Guadalupe Collado que se tendrá que suspender la lactancia hasta conseguir la curación de la madre, la leche se extraerá pero no se puede utilizar para la alimentación del bebé.

Como ya se mencionó la mastitis significa inflamación de la mama y puede ser causada por una obstrucción mamaria ya sea una infección o una alergia.

Entre las características clínicas se encuentra el dolor agudo de la madre en el pecho, los síntomas se manifiestan de manera súbita, la parte de la mama está sensible, enrojecida, hinchada y dura, los síntomas sistemáticos son de malestar y fiebre común, estos síntomas se suelen mejorar después de 24 horas, si se siguen las instrucciones del médico y sus recomendaciones.

La mastitis es algo muy doloroso y puede llevar a un malestar general, el tratamiento de la mastitis es el mismo para una obstrucción mamaria:

  • Es importante que el agarre del bebé sea el adecuado, esto tiende a mejorar la extracción de leche por parte del bebé. Además de evitar la aparición de grietas, si ya el pezón las tiene, un buen agarre va ayudar a resolver el problema. En ciertos casos es recomendable la ayuda de una enfermera, médico o consultora de lactancia.
  • Evitar obstruir el flujo de leche, por ejemplo, sostener el pecho con la mano muy cerca del pezón o en usar ropa demasiado ajustada.
  • Si se considera que aún hay leche en el pecho se puede intentar extraerla de manera manual masajeando sobre la zona afectada (puede resultar algo doloroso) hacia el pezón. No se puede olvidar el otro pecho que igualmente debe ser drenado de leche.
  • Antes de las tomas se puede aplicar calor húmedo (mediante una ducha con agua caliente o las compresas calientes) o seco (con una bolsa de agua o almohada eléctrica) en la zona afectada.
  • En el momento de extraer el material de color verde, marrón o verdoso y graso fibroso suele desaparecer la dolencia.
  • Si alguno de estos métodos no funcionan, se puede optar por masajear de manera suave el pecho con un movimiento firme hacia el pezón al mismo tiempo se debe aplicar calor.

En cuanto a la prevención de la mastitis lo más recomendable es evitar de súbito el destete, la restricción de tomas; lo más conveniente es amamantar a demanda y a menudo. Asegurarse de que el bebé termine el primer pecho antes de colocarlo en el segundo. Igualmente es importante no dejar que los pechos se llenen con demasiada leche. Aunque es repetitivo asegúrese de que el agarre sea el adecuado. Es importante evitar el uso de ropa que comprima el pecho, bolsos pesados o bolsos de mano pesados. Evitar el uso de biberones, chupetes, suplementos y es básico amamantar durante los primeros seis meses. Pero la mejor manera de evitar la mastitis  es alimentarse y dormir adecuadamente. Algunos especialistas señalan que cuando se lleva una dieta equilibrada y sana es poco probable desarrollar la mastitis, en cambio, si esto no ocurre y hay ciertos niveles de estrés el organismo es más susceptible de infecciones. Y es esencial no dejar los pechos llenos sino vaciarlos ya sea amamantando o con un extractor. Se puede utilizar una toalla caliente sobre el pecho afectado durante 10 o 15 minutos antes de cada toma, así se estimula la bajada de la leche y no dolerá en demasía amamantar.

En cuanto a las causas de la mastitis infecciosa se encuentra las grietas en el pezón, debido a que los organismos infecciosos como virus, bacterias u hongos pueden entrar a través de estas grietas. La exposición a organismos infecciosos en el hospital, por lo general suele darse en los dos pechos y el bebé es menor a 2 semanas de edad. O a un sistema inmune debilitado.

En cuanto a un diagnóstico de la mastitis infecciosa se recurre a un cultivo de la leche materna y ésta se realiza cuando la mastitis es grave cuando no ha habido mejoría después de 48 horas después de tomar los antibióticos, cuando presenta mastitis recurrente, o cuando tiene una infección nosocomial que es una infección adquirida en el hospital.

Déjanos saber tus comentarios y compártelo con tus amistades

comentarios

Acerca Grupo Editor

Grupo Editor
Somos un colectivo de padres y madres que compartimos temas de maternidad, concepción, embarazo, parto, lactancia y crianza de niños en general.

Te recomendamos

¿Los senos pequeños producen menos leche materna?

El tamaño de los senos no determina la capacidad de amamantar en ninguna mujer, además …

error: