TuMaternidad.com » Lactancia » Conoce las sensaciones de los bebés al ser lactados

Conoce las sensaciones de los bebés al ser lactados

El bebé ya llegó, ya está en casa, hay que considerar ahora que el primer acto importante que el niño ha de realizar después de respirar es mamar. Cuando el bebé permanece tranquilo en su cuna caliente, varias veces al día siente una desagradable sensación de hambre en su estómago, producida por las fuertes contracciones de los músculos estomacales, lo que ocurre normalmente en cualquier estómago que se encuentra vacío. El pequeño, naturalmente responde con el llanto y con vigorosos y fuertes gritos. Si inmediatamente se le coloca junto al pecho de su madre, efectuará con ansiedad movimiento de succión y comenzará a mamar. En este momento de su existencia, se produce un suceso de extraordinaria importancia. Con el primer sorbo o trago de la leche que produce su madre, su malestar o su dolor cesa y por ello, continua la succión.

Con el suministro de este primer alimento el niño ha aprendido una de las mas importantes lecciones de la vida, la necesidad de injerir alimento, cosa que para él le resulta agradable. Tenía un dolor o una molestia y el alimento se lo ha quitado. Así es como el bebé aprende que esto debe de repetirse cuando vuelva a sentir esas señales de contracción de su estómago. Tras esta periodo de aprendizaje de cómo se puede alimentar, el niño se ajustara a un horario fijo, que generalmente es de cada tres o cuatro horas. Si se ha habituado a la satisfacción de alimentarse durante los primeros días, no existirá en adelante ninguna dificultad para que tome su alimento.

Esta sensación del bebé, es la tercera sensación que el aprende a identificar en su cuerpo. Y es cuando empieza a relacionar las diferentes sensaciones: vacío en el estómago y sentirse satisfecho después de ser amamantado. Empezando a reconocer que si se satisface con la comida, se refleja en él el sentimiento de la alegría que aquella le produce y cada nueva comida realizada será seguida de la misma reacción y como dicen por ahí “panza llena, corazón contento” y todos felices. Cuando el niño no quiere comer o al que no le alegra comer, de seguro está enfermo o ha sufrido repetidamente, una sensación desagradable o un contratiempo en el momento de tomar el alimento. Si llega a suceder esto hay que estar pendiente que es lo que le está causando este malestar o incomodidad para corregirlo lo mas pronto posible. Para que el niño pueda alimentarse tranquilamente.

Una de las cuestiones mas importantes que se le plantean a una madre es la forma de cómo debe alimentar a su hijo y para esto existen muchas recomendaciones. Durante los primeros meses, nada mejor que el pecho materno. Si se le amamanta con regularidad, la mayor parte de las madres tienen suficiente leche para la lactancia de su hijo el tiempo que él la solicite. Escuche a su médico y siga los pasos que le indique para ir incorporando los distintos alimentos conforme el bebé vaya creciendo y vaya siendo necesario en su desarrollo.

Déjanos saber tus comentarios y compártelo con tus amistades

comentarios

Acerca Grupo Editor

Grupo Editor
Somos un colectivo de padres y madres que compartimos temas de maternidad, concepción, embarazo, parto, lactancia y crianza de niños en general.

Te recomendamos

¿Los senos pequeños producen menos leche materna?

El tamaño de los senos no determina la capacidad de amamantar en ninguna mujer, además …

error: