TuMaternidad.com » Lactancia » El Sindrome de Ictericia en los Lactantes

El Sindrome de Ictericia en los Lactantes

Existen dos mecanismos que controlan la producción de leche, uno depende del estímulo del pecho que se da por la succión del bebé, con la liberación de hormonas que va a estimular la producción de leche y el reflejo de la bajada. El otro mecanismo y según los expertos es el más importante es el vaciamiento completo de la mama, debido a que existe un componente de la leche materna que actúa como inhibidor de la producción de leche sino es excluido eficazmente en cada mamada.

Sindrome de Ictericia

Ahora bien, algunos bebés alimentados con pecho tienen la posibilidad de una mayor frecuencia y gravedad de padecer del Sindrome de Ictericia y la bilirrubina, color amarillo de la piel y mucosas; esto es debido a una lactancia materna inadecuada, sea por problemas relacionados con el bebé: ictericia, retraso del crecimiento intraútero, dificultades para prenderse al pecho, problemas neurológicos, somnolencia, problemas respiratorios, cardíacos o tal vez dificultades relacionados con la mamá.

Es así, que las mamás que desean dar la teta deben previamente consultar sobre la lactancia en el período prenatal con el fin de descartar factores de riesgo que puedan dificultar la producción de leche, se cuenta por ejemplo, pezones chatos o invertidos, falta de agrandamiento prenatal de las mamás, cirugía mamaria previa, variación anatómica mamaria, o enfermedad médica grave.

Dentro de los problemas más comunes aproximadamente el 10% de las mujeres es el vaciamiento inadecuado, y esto es por factores ya sea de la mamá o del bebé. Del bebé su mayor dificultad es el agarre al pecho, o incluso factores de riesgo anatómicos. Para dichos casos se recomienda el inicio precoz de la lactancia materna, asesoramiento sobre la lactancia, internación en conjunto, evitar el uso de chupetes y de suplementos innecesarios.

Ahora bien, un bebé recién nacido puede presentar ictericia relacionado con el amamantamiento o también por la leche materna. La diferenciación le corresponde al médico, pero es necesario su reconocimiento por parte de los padres.

Sindrome de Ictericia Secundaria

En cuanto a la ictericia secundaria esta se produce por una lactancia inadecuada, llamada también ictericia por falta de leche humana. Aparece durante la primera semana de vida, depende de factores maternos o del bebé. Es esencial notar que si su hijo cambia de color en su piel, o no se prende bien a la teta o bien la mamá presenta dolor, congestión o grietas en los pezones o también dificultad para alimentar al bebé es necesario consultar con el médico.

Son varios los componentes que posee la leche humana y que aumentan la bilirrubina no conjugada, lo cual se manifiesta en la ictericia. Esto puede suceder en bebés de 1 a 3 semanas de edad, sanos y sin otras patologías que causan ictericia por otros mecanismos.

Así se encuentra que la ictericia relacionada con la lactancia puede ser dividida en dos síndromes que son bien diferenciados, pero que en ocasiones pueden sobreponerse. Se encuentra la ictericia de inicio precoz, llamada también ictericia fisiológica exagerada que es por falta de leche materna o ictericia del amamantamiento. La ictericia de inicio tardío que es la clásica ictericia por la leche materna.

Existe un estudio del año 1982 de la obra de Carvalho y Klauss donde demuestran la correlación existente entre el número de lactadas y el nivel de bilirrubina. En recién nacidos a término de madres primípara, de parto vaginal eutócico con lactancia materna exclusiva, sin suplemento.

El síndrome de ictericia por leche materna debe ser diferenciado de otras causas de ictericia prolongada en el recién nacido como enfermedades hemolítica, hipotiroidismo, hiperbilirrubinemia neonatal transitoria, obstrucción intestinal.

De acuerdo al hallazgo clínico esencial que diferencia ictericia por leche materna de otras causas es que el neonato luce en buen estado general de salud, con buena tolerancia oral y ganancia de peso es el adecuado. El diagnóstico por exclusión de otras causas.

Igualmente el manejo conservador es no llegar a concentraciones mayores de 20-25 mg/dl donde se puede interrumpir parcial o totalmente la lactancia por un tiempo de 48 horas y suplementar la alimentación con leche artificial, utilizando para esto el método de relactación.

Si en cambio, la concentración de la bilirrubina es mayor de 25 mg/dl o un valor menor pero el neonato nace letárgico o con mala tolerancia oral, se emplea una terapia más intensa y se replantea el diagnóstico. No hay una razón para suspender la leche materna parcial o totalmente, para hacer el diagnóstico, teniendo en cuenta los grandes beneficios de la lactancia materna son mucho mayores que el simple hecho de confirmar un diagnóstico. Interrumpir la leche materna parcial o totalmente es únicamente para cuando se debe hacer con fines terapéuticos.

Algunos recién nacidos amamantados con dificultades de lactancia durante los primeros días hacen pocas tomas efectivas y van a sufrir una pérdida de peso exagerado y un aumento de las cifras de la bilirrubina. Para que el lactante no presente una ictericia exagerada es recomendable que haga más de 8 tomas al día en los primeros días.

Déjanos saber tus comentarios y compártelo con tus amistades

comentarios

Acerca Grupo Editor

Grupo Editor
Somos un colectivo de padres y madres que compartimos temas de maternidad, concepción, embarazo, parto, lactancia y crianza de niños en general.

Te recomendamos

¿Los senos pequeños producen menos leche materna?

El tamaño de los senos no determina la capacidad de amamantar en ninguna mujer, además …

error: