TuMaternidad.com » Lactancia » La Lactancia a un Bebé con Síndrome Down

La Lactancia a un Bebé con Síndrome Down

El síndrome de Down es la mutación genética más común en los bebés humanos. Y sucede dentro de cada raza y sociedad en el mundo. El núcleo de cada célula del cuerpo de un bebé contiene 23 pares de cromosomas, la mitad de los cuales se heredan de cada progenitor. El síndrome de Down se produce cuando parte o la totalidad de las células de una persona tiene una copia extra, parcial o total del cromosoma  21. La razón exacta por la que esto ocurre no se ha descubierto todavía. Si bien existe un mayor riesgo en mujeres de mayor edad, la mayoría de los bebés con Síndrome de Down nacen de madres menores de 35 años. Es importante tener claro que la causa de nacer tu bebé con Síndrome de Down es desconocida.

Los bebés con Síndrome de Down aprenden diferentes a los otros bebés. Lo importante es recibir buena información y aprender las técnicas que ayudan en la lactancia a estos bebés en especial. No se debe olvidar que cada bebé aprende a su ritmo. Igualmente la medida en que los niños se ven afectados por el Síndrome de Down es muy variable. Estos niños se desarrollan como los otros pero por lo general lo hacen más lentamente.

A lo mejor la lactancia a un bebé con Síndrome de Down puede no resultar fácil debido a su tono muscular bajo, es así que es recomendable que le amamantes igual que lo haría con otro bebé. Muchos bebés son capaces de amamantar desde el nacimiento y otros van a tardar un poco más. Otros bebés con Síndrome de Down no pueden amamantar al principio porque tienen problemas de corazón u otras afecciones y se alimentan por medio de sonda. Para este caso la madre puede extraer su leche para dársela a su bebé ya sea por medio de sonda o biberón si el bebé es incapaz de amamantar y para mantener su producción de leche.

Entre las ventajas de amamantar a tu bebé es proporcionarle alimento y la estimulación de todos sus sentidos. También va a fortalecer el tono muscular de los labios del bebé, la lengua y la cara. La leche materna prepara a los bebés para comer otros alimentos y para el desarrollo del habla. Igualmente la leche materna estimula el sistema inmunológico del bebé y tiene un efecto protector frente a muchos trastornos autoinmunes como la enfermedad celíaca, el asma y las alergias. Y los van hacer menos propensos a desarrollar enfermedades como la dermatitis, la diabetes tipo 2 y otro tipo de enfermedades, como por ejemplo problemas con infecciones de oído, respiratorias y diarrea. Se es claro que siempre que una madre se expone a un germen, su cuerpo produce anticuerpos y estos anticuerpos pasan a su bebé en la leche materna. La leche materna no va a irritar las vías respiratorias si el bebé accidentalmente inhala un poco. La estimulación sensorial se desarrolla en el contacto entre madre y bebé, ayudando a mejorar la conexión entre los dos.

Los niños con Síndrome de Down son más propensos a tener estreñimiento, a lo mejor por su bajo tono muscular que puede hacer que su intestino sea lento. Recordemos que la leche materna es fácil de digerir, las heces por lo tanto son suaves y fáciles de eliminar, evitando así el estreñimiento.

También los bebés que son alimentados con leche materna tiene un menor riesgo de Síndrome de Muerte Súbita del lactante.

En cuanto a los desafíos de amamantar a un bebé con Síndrome de Down es por ejemplo el tono muscular bajo puede causar una succión débil. O el tener una boca y una mandíbula pequeña pueden dificultar el agarre y eso puede causar que el bebé no trague bien y puede que se atragante.

De igual manera algunos bebés con Síndrome de Down pueden tener dificultades para coordinar su forma de succionar, respirar y tragar, por lo que también puede ser causa de que se atraganten. Y esta dificultad hará que obtenga menos leche y a menudo se van a cansar más rápidamente.

Entre los bebés con Síndrome de Down es común que presenten problemas de corazón y esto hace que el bebé se canse fácilmente y así no se amamanta el tiempo suficiente.

Los bebés pueden ser letárgicos o demasiado plácidos y puede que no demuestren suficiente señales de hambre. Y sin contar que a veces cuando el bebé abre la boca la lengua se mantiene en el paladar por lo que es necesario ayudarle a bajar la lengua suavemente con el dedo limpio.

Para superar todas y cada una de las dificultades hay que llenarse de mucha paciencia y sí tú y tu bebé están separados o no puede agarrarse al pecho por alguna razón, necesitarás extraer tu leche de 6-8 veces en 24 horas incluyendo por lo menos una vez durante la noche para mantener sobretodo la producción de leche

Déjanos saber tus comentarios y compártelo con tus amistades

comentarios

¡GRACIAS POR VISITARNOS!
Queremos REGALARTE el libro “El Embarazo: Semana a Semana” con la información detallada que necesitas sobre las todas las semanas tu embarazo.



Acerca Grupo Editor

Grupo Editor
Somos un colectivo de padres y madres que compartimos temas de maternidad, concepción, embarazo, parto, lactancia y crianza de niños en general.

Te recomendamos

¿Los senos pequeños producen menos leche materna?

El tamaño de los senos no determina la capacidad de amamantar en ninguna mujer, además …

error: Alert: Content is protected !!