TuMaternidad.com » Lactancia » La Lactancia y la Conexión entre Mamá y Bebé

La Lactancia y la Conexión entre Mamá y Bebé

Uno de los actos mayores de amor es la lactancia materna, es la forma de prolongar el vínculo que se da entre mamá e hijo. Y una de las mejores opciones para alimentar al recién nacido.

Desde la parte nutricional la leche materna es considerada como la más completa opción de alimento para el bebé. Previene al pequeño de requerimientos inmunológicos y nutricionales frente a enfermedades como problemas respiratorios, gastrointestinales e infecciones, ejemplo, la otitis media y reduce el riesgo de la incidencia de las alergias.

Igualmente la liberación de la hormona oxitocina con el proceso de la lactancia, va a ayudar a que el útero vuelva a su tamaño normal disminuyendo el riesgo de las hemorragias post-parto. E igual va a prevenir enfermedades futuras como la osteoporosis y el cáncer de mama. Pero ante todo, el proceso de amamantar representa para los dos la experiencia del amor, satisfacción y aprendizaje.

Es importante tener claridad que ni la forma ni el tamaño de los pezones va a influir en la capacidad para amamantar ni en la producción de leche. Todo depende de un buen agarre, de la intensidad, de la succión y la frecuencia de las mamadas.  Sin embargo, por la influencia de las hormonas placentarias las mamas van a sufrir una modificación tanto en su tamaño como en su forma. La areola y la piel del pezón se oscurecen y hay una mayor sensibilidad.

No hay que olvidar que después de cada mamada se coloca una gota de la propia leche sobre la areola y el pezón, se deja secar y luego se puede colocar una pequeña cantidad de caléndula que va a aliviar la irritación causada por una succión vigorosa del bebé. Si ésta es atóxica y sin perfume no será necesario lavar los pezones antes de amamantar. Se recomienda el uso frecuente de protectores mamarios estos favores la aireación y la formación de grietas y hongos. Cuando se inicia el proceso de la lactancia el goteo de leche es abundante y por eso, es necesario que la piel del pezón requiera ventilación. Así que, usar un corpiño de algodón sin aro y con breteles anchos va a evitar cualquier inconveniente por la falta de aireación o alguna molestia ocasionada por el roce de la ropa sobre el pezón. No es conveniente utilizar ropa muy ajustada porque toda comprensión sobre la mama obstruye la salida de la leche y en cambio favorece el taponamiento de los conductos. Y tampoco olvidar que cualquier preparación durante el embarazo es recomendable con el uso de una buena técnica para así disfrutar de dicho placer único e irrepetible.

Sobre la posibilidad de realizar algún tipo de actividad física como ejercicios es recomendable consultar con el médico obstetra. Igualmente lubricar las manos con la crema de caléndula es una buena opción para la suavidad de la piel, así puede lograr estirar la areola hacia afuera apoyando los dedos índice a cada lado del pezón, después se cambia de posición hacia la otra mama y se realiza el otro ejercicio que consiste en índice arriba y abajo del pezón y estirar de nuevo la areola. Otro es tomar el pezón por su base con los dedos índice y pulgar y girarlos hacia un lado y hacia otro como si se fuera dar cuerda al reloj. Si se percibe que algunos de estos ejercicios provocan contracciones se deben de suspender. El masaje lo que busca es que la piel de la areola provista de fibras elásticas y colágenas dispuestas en forma circular y radial se estiren.

Otro gran recurso para dar la forma a tus pezones es usar los escudos formadores. Esto se puede utilizar a partir del último trimestre del embarazo. Estos escudos son plásticos con perforaciones que se coloca en el aro interior pequeño y se apoya en la areola, ejerciendo una suave presión facilitando la salida del pezón y evitando que pierda su forma al colocarse la ropa. Solo conviene utilizarlo unas horas por día incrementando el tiempo de uso de acuerdo a la necesidad y comodidad. Durante la noche no se utiliza. Si dado el caso no es posible realizar la preparación de las mamas durante el embarazo y los pezones o son planos o umbilicados, se podrá realizar en el nacimiento del bebé para ayudar el agarre del niño. El bebé al mamar va a estirar la piel del pecho y pezón para que éste salga.

Ahora bien, después del parto, el bebé va a estar receptivo para mamar, es recomendable utilizar el tiempo que sea necesario para acercarlo establecer los primeros contactos y por supuesto darle la bienvenida. Con el olor de la piel de mamá, las caricias, la voz el latido del corazón son grandes estímulos para dar inicio a la mamada.

Déjanos saber tus comentarios y compártelo con tus amistades

comentarios

¡GRACIAS POR VISITARNOS!
Queremos REGALARTE el libro “El Embarazo: Semana a Semana” con la información detallada que necesitas sobre las todas las semanas tu embarazo.



Acerca Grupo Editor

Grupo Editor
Somos un colectivo de padres y madres que compartimos temas de maternidad, concepción, embarazo, parto, lactancia y crianza de niños en general.

Te recomendamos

¿Los senos pequeños producen menos leche materna?

El tamaño de los senos no determina la capacidad de amamantar en ninguna mujer, además …

error: Alert: Content is protected !!