TuMaternidad.com » Lactancia » Lactancia Materna : Entre lo sano, lo sublime y lo sencillo

Lactancia Materna : Entre lo sano, lo sublime y lo sencillo

Estas tres palabras resumen, de algún modo, lo que representa la lactancia materna para el bebé y su madre.

Sano

Nada es tan saludable para el bebé como la leche de su madre. No provoca alergias, reduce en el niño la posibilidad de sufrir los molestos cólicos y le otorga al recién nacido todos los nutrientes que necesita en esa etapa de su vida para crecer fuerte y saludable.

Sublime

¿Qué provoca mayor ternura que una madre amamantando a su pequeño bebé? Ambos se funden en una mirada amorosa, íntima, de complicidad sin palabras. Ya todo está dicho.

Es la expresión más excelsa y extraordinaria de la especie.

Sencillo

Alimentar a tu bebé con leche materna te evitará tener que levantarte a preparar el biberón, esterilizarlo, o salir en el medio de la noche a conseguir leche porque se acabó y otros molestos problemitas. A la hora de salir a algún lugar evitarás también cargar con bolsos y demás objetos fastidiosos. La leche materna está disponible a toda hora y en cualquier lugar.

Toda madre puede organizarse y alistarse para la lactancia materna. Desde la preparación del pezón durante el embarazo (el cual se dispone mejor si lo cepillas suavemente mientras tomas una ducha) hasta el saber colocar a tu bebé en la posición más cómoda para ambos son algunos de los aspectos a tener en cuenta para que tu hijo sea dueño de ese hermoso regalo que puedes solo darle tú, su madre.

Algunos otros consejos para una mejor lactancia materna son:

– Darle el pecho a tu hijo ayuda a fortalecer tu vínculo con él y ayuda a desarrollar su estabilidad y seguridad emocional. El bebé debe tomar contacto con el pecho de su madre desde el mismo momento en que nace, es decir desde la primera hora de vida.

– No es leche como la que vemos envasada de manera industrial la que saldrá de tus pechos. El primer líquido es un agua blanquecina llamada calostro. Esta contiene los anticuerpos que inmunizarán a tu bebé.

– La leche puede tardar algunas 48 horas en salir de los pechos de la madre. Mientras antes pongas a tu bebé a alimentarse antes saldrá. Ese momento suele llamarse comúnmente la “bajada de la leche” y es precisamente la succión del bebé lo que la estimula.

– Absolutamente todos los bebés saludables nacen con este reflejo por lo que no tienen que aprender lo que la naturaleza les provee a manera de instinto.

Si tienes que separarte de tu hijo puedes extraer manualmente la leche y guardarla en el refrigerador para que se conserve en buen estado. El recipiente debe estar limpio y perfectamente tapado. La leche materna no necesita ser hervida pero debe estar a temperatura ambiente para que el bebé la tome con agrado.

La madre que amamanta debe estar cómoda, tranquila y motivada para hacerlo. Esa misma sensación se la transmite al bebé, quien comerá hasta saciarse sintiéndose amado y protegido.

La mamá debe sostener al bebé contra su vientre y apoyarlo allí, y de ser posible, mantener su mirada en los ojos del pequeño.

Esa experiencia de amor y comunicación pura y sublime quedará para toda la vida en ambas memorias.

En todos los países existen ligas de lactancia materna que te ayudarán con esta maravillosa tarea. Puedes consultarlas incluso por internet.

Ser madre es un privilegio, amamantar a nuestros hijos es un prodigio.

 

Déjanos saber tus comentarios y compártelo con tus amistades

comentarios

¡GRACIAS POR VISITARNOS!
Queremos REGALARTE el libro “El Embarazo: Semana a Semana” con la información detallada que necesitas sobre las todas las semanas tu embarazo.



Acerca Grupo Editor

Grupo Editor
Somos un colectivo de padres y madres que compartimos temas de maternidad, concepción, embarazo, parto, lactancia y crianza de niños en general.

Te recomendamos

¿Los senos pequeños producen menos leche materna?

El tamaño de los senos no determina la capacidad de amamantar en ninguna mujer, además …

error: Alert: Content is protected !!