TuMaternidad.com » Lactancia » Los alimentos requeridos por las madres lactantes

Los alimentos requeridos por las madres lactantes

Entre los alimentos recomendados para la madre lactante, están los lácteos que se incrementan, ya que son un elemento fundamental para la mineralización ósea del bebé, entre las sugerencias está tomar cuatro raciones al día. Es aconsejable que lo lácteos sean bajos en grasas.

Igualmente las carnes deberían ser magras y es conveniente evitar los embutidos y las grasas.

En cuanto al consumo de pescados es bueno consumirlo al menos cuatro veces a la semana, y mejor a diario. Tanto pescados blandos como azules, los beneficios que va a tener una mamá lactante. Ahora, comer tres o cuatro unidades de huevo a la semana, recordemos que es un alimento que contiene proteína de máxima calidad, ayuda a completar la dieta, sino existe alguna contraindicación. Asimismo, las verduras, las frutas y hortalizas deberán estar presentes en la dieta de la mujer lactante, al menos cinco veces al día, incluyendo un cítrico y ensalada.

Es recomendable tomar la fruta entera, con la piel y no dejar de realizar una bien lavada, las frutas son básicas para cubrir las sugerencias vitamínicas y de fibra. En cuanto a las grasas es preferible que procedan del pescado, los frutos secos o aceite de oliva virgen extra y en cantidad moderada. Si se trata de azúcares como chocolates, mermelada, refrescos, bollería, su consumo debería estar indicado de acuerdo a dietas establecidas, ya que estos aportan calorías vacías, es decir, energía sin ningún tipo de nutriente adicional.

Lo cierto es que toda mamá que amamanta necesita consumir mayor cantidad de alimentos y líquidos para satisfacer sus propias necesidades y para garantizar una producción de leche en cantidad y calidad adecuada a las necesidades del bebé.

Es cierto que una mamá bien alimentada durante el proceso de gestación, acumula parte de las reservas nutricionales escasas y alimentación insuficiente, produce la leche a expensas de sus propias reservas, lo cual resulta injusta porque ocasiona su desgaste físico y el deterioro de su salud y nutrición. La situación es más compleja cuando se dan ciclos continuos de gestación y lactancia, es decir, cuando el intervalo entre dos embarazos es menor de dos años.

Lo importante es que la familia de la madre lactante, e igual a la comunidad en general, deben estar atentos en procurar a una mujer que va a amamantar reciba una alimentación adecuada, el apoyo emocional y brindar seguridad y confianza en su capacidad de amamantar e igual en la ayuda efectiva en las tareas del hogar.

Es cierto que la madre debe consumir mayor cantidad de alimentos nutritivos con el fin de proteger tanto su estado de salud como la del bebé y así asegurar la producción de leche para amamantar a su bebé.

Es necesario que la en el periodo de lactancia, puede comer toda clase de alimentos, sin ningún tipo de restricciones, incluso en el primer mes después del parto. Esto debido a que la producción de leche implica un gasto extraordinario de energía, que la mamá debe cubrir con los alimentos, con el fin de prevenir el deterioro de su estado de salud y nutrición.

Una madre en período de lactancia, necesita comer mayor cantidad de alimentos que los que consumió durante la gestación. Una madre lactante, deben velar porque reciba por lo menos un alimento más en cada comida, por ejemplo, más fruta, más verdura, más proteína.

En caso de anemia el consumo de suplementos de hierro, sin embargo, las molestias gastrointestinales son las complicaciones más frecuentes ante la suplementación con hierro, tales como náuseas, vómitos, dolor abdominal o estreñimiento. Si es continúo los síntomas de estreñimiento, es conveniente hacer más ejercicio y aumentar el consumo de agua, frutas, legumbres, hortalizas y cereales integrales.

La vitamina D, es muy importante para retener el calcio y así prevenir las fracturas, se puede obtener de pescados grasos, o en alimentos enriquecidos o también se puede sintetizar exponiendo la piel al sol. Cuando la exposición a la luz solar es suficiente, el factor nutricional respecto a esta vitamina no es importante. Si la exposición se realiza entre 5 a 15 minutos cada día es suficiente para cubrir los requerimientos que el cuerpo necesita. Las cifras son mayores para individuos de piel oscura, personas mayores o los que viven en latitudes norteñas o en áreas muy nubosas.

En cuanto al riesgo de padecer anemia es muy baja en las mamás lactantes. Es así, porque la mayoría de mujeres no tienen la menstruación cuando amamantan de forma exclusiva y a demanda. El riesgo sigue siendo bajo, hasta que llega a igualarse al del resto de la población, pero nunca dicho riesgo va a hacer superior. Lo cierto es que no quedará anémica la mamá por el hecho de amamantar. Y con un buen consumo de espinaca, brócoli, zanahoria, lechuga, etc; junto a cereales y proteínas sobre todo la del pescado van a nutrir a la mamá lactante.

Déjanos saber tus comentarios y compártelo con tus amistades

comentarios

¡GRACIAS POR VISITARNOS!
Queremos REGALARTE el libro “El Embarazo: Semana a Semana” con la información detallada que necesitas sobre las todas las semanas tu embarazo.



Acerca Grupo Editor

Grupo Editor
Somos un colectivo de padres y madres que compartimos temas de maternidad, concepción, embarazo, parto, lactancia y crianza de niños en general.

Te recomendamos

¿Los senos pequeños producen menos leche materna?

El tamaño de los senos no determina la capacidad de amamantar en ninguna mujer, además …

error: Alert: Content is protected !!