6 Consejos para bañar a tu bebe

Comparte con tus familiares y amigas

La mayoría de padres piensa que bañar todos los días a su bebe es lo más adecuado, sin embargo si todavía es un recién nacido que no ha empezado realmente a jugar y moverse activamente tampoco es necesario bañarlo todo los días bastara con que se haga tres veces a la semana. Recuerde que bañar demasiado a un bebé puede llegar a resecar su piel que aún es algo delicada. Ningún bebé suda como un adulto o niño de más edad por que no son necesario los baños diarios regulares. También no olvide que no podrá darle el primer baño completamente hasta que se caiga el cordón umbilical que normalmente suele ocurrir aproximadamente a los 14 días de su nacimiento. Para sus primeros baños no introduzca aún jabón bastará con leche tibia o solo un poco de jabón especial para bebé y esa etapa concretamente. El baño le va a servir también para introducirlo en la rutina diaria para ordenar su alimentación y sueño ya que siempre se suele hacer antes que el niño cene. Además es una actividad relajante que estimulará el sueño. Normalmente a todos los niños les encanta bañarse e incluso te costará sacarlo del agua aunque también hay casos en los que el bebé vive un baño relajante como una atentica pesadilla. Un baño simplemente debería durar cinco minutos. Y es que sobre todo los recién nacidos pueden mostrar un poco de miedo al principio. Sobre todo el jabón suelen darle desconfianza o el propio movimiento del agua de la ducha. Pero ante todo hay que tener presente que en el baño debe primar la seguridad por ello es importante seguir una serie de consejos como: Nunca dejar al bebé solo aunque suene el teléfono, llamen a la puerta, para coger algún utensilio…etc. Un niño puede ahogarse solo en una pulgada de agua. Asegurase de que cuando vaya darle el baño todos los utensilios se encuentren preparados y a mano. No ponga a su bebé en la bañera mientras se esté llenando y sin probar que no esté demasiado caliente. Tener preparado tanto en el baño como en su habitación una temperatura agradable para que su bebé no se enfrié debido a los cambios de temperatura. Para que su bebé no coja miedo al baño meterlo gradualmente en la bañera, metiendo antes los pies y usando su mano apoyando el cuello y la cabeza. Utilice el jabón de forma suave y moderada usando un paño húmedo de forma suave. Al terminar de darle el baño, envuelva  rápidamente a su bebe en una toalla a poder ser con capucha y empiece a secarlo con suavidad. Recuerde que su piel aún es muy delicada. Se puede usar al mismo tiempo una loción suave para el bebé y puede aprovechar este momento para darle un masaje relajado con crema especial para bebés. De ese modo también estaremos protegiendo para que su piel no se seque.