6 Semanas de Embarazo

Comparte con tus familiares y amigas

En la cuarta semana de desarrollo del bebé, usted ya estará con seis semanas de embarazo.

Durante esta semana, la placenta será un punto crucial en la fase de desarrollo, ya que es un órgano complejo que contiene los tejidos del bebé, como también algunos de los suyos. Los tejidos que pertenecen al bebé están constituidos por células especializadas en cumplir con algunas funciones que serán vitales para la formación de éste.

Ahora es cuando el sistema circulatorio ayudará para el desarrollo del cerebro. Su sistema vascular junto con el corazón aún es un solo tubo que atraviesa su cuerpo. Es ahora cuando se produce un espesamiento del tubo en el lugar de la cabeza del bebé, formando su corazón y en el lugar del trasero, formando la parte ventricular de su sistema circulatorio.

No sólo los comienzos del sistema circulatorio están formándose, también hay otras partes del cuerpo del bebé que están por darse. Emergerán pequeños sacos que luego se convertirán en pulmones. Por el momento, obviamente, los sacos estarán llenos de agua, y no de aire. Su sistema nervioso también continuará creciendo.

Como ya vio, hay una gran cantidad de cambios importantes ocurriendo durante las primeras semanas de vida del bebé. Por eso es muy importante hacer varias visitas prenatales, tener una alimentación adecuada, hacer ejercicio ligero y evitar el consumo de alcohol o fumar.

Ya que esta etapa es muy importante para la formación de su hijo, además de evitar el alcohol y los medicamentos, también tiene que dejar los tratamientos de belleza como la permanente, teñirse el pelo y las manicuras. Estas cosas contienen sustancias químicas que, una vez entradas a su cuerpo, serán transferidas a su bebé. Si tiene dudas sobre que hacer, lo mejor es preguntarle a su médico. El podrá cambiar su medicación y aclarar sus dudas cuando sea necesario. Debe empezar a hacer visitas prenatales, si aún no lo ha hecho.

Por otro lado, su cuerpo se sentirá como si estuviera en amotinamiento. Los cambios hormonales que ocurren en este período causarán antojos para comer ciertos alimentos, aversiones a otros y harán que sus emociones estén como en la montaña rusa. Empezando por esta semana, las náuseas serán una cosa habitual, acompañándola durante todos los días.

Su dieta juega un papel importante en controlar sus náuseas matutinas. Es importante intentar tener por lo menos seis pequeñas comidas por día. Cuando se despierte por la mañana, coma algunas galletas. Guárdelos cerca de su cama, junto con un jugo o una soda descafeinada. Lo mejor que puede ser es “amigarse” con el agua y las galletas y no salir de casa sin tomarlas con usted. Para el desayuno, es recomendable comer alimentos que tienen un alto contenido de carbohidratos como el pan, harina de avena, cereales y bananas. Evite las bebidas que contengan cafeína, como los refrescos y el café. Intente tomar té de camomila o de menta, ya que le ayudarán a aliviar su estómago. Aléjese de olores fuertes como los cigarrillos y evite los alimentos grasos o picantes. Si no podía tolerar los productos lácteos antes de quedar embarazada, tampoco los coma ahora.

Obviamente, si está esperando más de un hijo, sus síntomas serán más intensos. También tendrá náuseas matutinas más fuertes. Asegúrese de que está tomando suficientes líquidos y haga mucho reposo.

No tenga miedo de hablar sobre esto con su médico. Es importante que se sienta comoda hablando sobre su salud.


Tenga en cuenta: Tu Maternidad y los materiales y la información que contiene no están destinados a, y no constituyen, asesoramiento o diagnóstico médico u otro tipo de salud y no deben utilizarse como tales. Siempre debe consultar con un médico calificado o profesional de la salud acerca de sus circunstancias específicas.