7 Recomendaciones para el Parto

Comparte con tus familiares y amigas

Estas embarazada, vas a dar a luz, hay momentos de angustias y algunas dudas que se vienen a la cabeza, ¿Alguna vez haz dicho alguna de estas frases?, Dame un consejo … que me recomiendas … aconséjame bien … pásame un tip para esto … imagino que Sí. Siempre andamos buscando consejos y asesoría para hacer las cosas más fáciles y obtener mejores resultados. Para hacer las cosas más rápido o con menor dificultad y el momento del parto es una situación que siempre causa un poco, o un mucho, de temor y de miedo. Posiblemente no te demos aquí todos los tip´s para todas tus dudas, pero los tip´s que deseamos compartir contigo son realmente efectivos: Lo primero y lo más importante para Ti, es la confianza que le debes tener a tu cuerpo. A lo que se siente a todas y cada una de las señales que te manda. Tu cuerpo es el más sabio consejero, médico, partera y comunicador de lo que está pasando en tu interior. Si vas a dar a luz en un hospital, no tengas mucha prisa por llegar a el. En ocasiones, el simple hecho de entrar por la puerta del sanatorio, frena el proceso de parto, debido a que al irte acercando al lugar, te vas poniendo nerviosa y la adrenalina que generas, va frenando la generación de la oxitocina que tu cuerpo necesita para continuar con el proceso del parto. Y es por esto, que a muchas mujeres las regresan en la primera ocasión que entran al hospital, obligándolas a regresar en una segunda ocasión en pocas horas. Si llega a suceder que te regresen a tu hogar, tómalo con calma, sal del sanatorio, camina un poco por ahí cerca, relájate. Si todo va bien, regresa a tu hogar y date un baño relajante, no desesperes, la naturaleza sabrá avisarte con anticipación para que puedas llegar a tiempo al hospital. Si ya se rompió la fuente, si todo va normal y está en buenas condiciones y quieres ir limpia al hospital, bien puedes darte una ducha, eso no causa ningún problema. Solo recuerda que no se recomienda el baño de tina o en la bañera, solamente en regadera. Con anticipación checa tus papeles y tenlos a mano. Asegúrate de tener en un solo lugar todo lo que puedas utilizar como: los papeles del seguro, el teléfono de tu asesor de seguros, tu pasaporte si vas a dar a luz en el extranjero, radiografías, ultrasonidos, cartilla de sanidad, etc. Prepara todo esto cuando estés en calma y llévalo contigo. Cuando haya nacido tu bebé, no te separes de él en ningún momento, pide que esté siempre contigo a menos que sea estrictamente necesario. No hay mejor lugar para un recién nacido, que estar a un lado de sus padres. No tenerlo a tu lado es antinatural. Para iniciar la alimentación de tu bebé, no lo forces, dale su tiempo, él a su ritmo empezará a buscar tu pecho y empezará a succionarlo para iniciar su alimentación.

Tenga en cuenta: Tu Maternidad y los materiales y la información que contiene no están destinados a, y no constituyen, asesoramiento o diagnóstico médico u otro tipo de salud y no deben utilizarse como tales. Siempre debe consultar con un médico calificado o profesional de la salud acerca de sus circunstancias específicas.