Algunas razones para elegir la leche materna

Comparte con tus familiares y amigas

La leche materna es la más conveniente para su bebé. A pesar de los avances que se han logrado estos últimos años en la modificación de las leches en polvo, cuya composición cualitativa y cuantitativa de sus nutrientes se aproxima cada vez más a la leche materna, ésta contiene decenas de elementos beneficiosos para el bebé que jamás se encontrarán en la leche artificial. Son, por ejemplo, los anticuerpos que protegen al bebé de las infecciones (ver la ficha relativa a la composición de la leche materna ).

Por otro lado, la leche materna, que ya contiene encimas de digestión, se digiere rápidamente y muy bien, transformándose en pequeños copos en el estómago. En el intestino, permite el desarrollo de bacterias benignas.

Está siempre disponible, a la temperatura adecuada y estéril, no necesita preparación alguna, ni manipular y esterilizar biberones, lo que es muy práctico, sin importar el lugar en el que usted se encuentre. Además, es muy económica.

El bebé desarrolla los distintos músculos de la cara gracias a los esfuerzos de succión y el número de fallecimientos por muerte súbita es menor en los bebés alimentados con leche materna.

Desde el punto de vista psicológico, dar pecho permite a la madre establecer un estrecho contacto físico, simbólico y privilegiado con el bebé, que tiene todos sus sentidos despiertos en el momento de la toma (oído, olfato, tacto). Durante este contacto , el bebé se siente , en seguridad,tal y como estaba en el vientre materno. Se establece un vínculo afectivo sólido, intenso y precoz.

Dar de mamar también es beneficioso para la madre, ya que su útero vuelve más fácilmente a su posición y a su volumen normal, gracias a las contracciones uterinas que provocan las tomas. Por otro lado, al contrario de lo que piensan algunas mujeres, dar de mamar no estropea el pecho.

Una mujer que da de mamar consume más energía, aproximadamente 800 kcal más al día si tiene que producir un litro de leche. Por lo tanto, pierde con más facilidad los kilos superfluos acumulados durante el embarazo.

Por último, recientes estudios muestran que los adultos que han sido alimentados con leche materna tienen menos problemas de obesidad, problemas cardio-vasculares o de hipertensión arterial.