Alimentos que Pueden Afectar la Lactancia

Comparte con tus familiares y amigas

Durante la lactancia, se habla mucho sobre los alimentos que te pueden ayudar durante la lactancia, pero ¿Sabes que hay alimentos que pueden afectar la experiencia de la lactancia con tu bebé?

Durante nueve meses, evitaste cuidadosamente las carnes frías, los perritos calientes y el queso no pasteurizado (y todos los demás alimentos no aptos para el embarazo) para mantener al bebé seguro y saludable. Por supuesto, ahora que el bebé finalmente está aquí, esos instintos protectores probablemente solo se intensifiquen, por lo que es normal preguntarse si hay alimentos que evitar durante la lactancia. Después de todo, las moléculas de los alimentos que consume pueden atravesar la leche materna y llegar al sistema del bebé.  

Sí amamantas a tu hijo de manera adecuada una preocupación válida es respecto a lo que comes o bebes ya que todo lo pasas a tu bebé en la lactancia, sin embargo, la cantidad de comida equivale a una pequeña fracción de lo que se come o bebé. 

La mejor señal para darse cuenta sobre si has comido algún antojo, por ejemplo, un plato con algo de picante, es que tu bebé comienza a tener gases y la irritabilidad del bebé o algún sarpullido o diarrea, es porque le has pasado a través de tu leche algo que le ha provocado alergia. Es importante hablar con tu médico antes de hacer cambios en la alimentación.

Si está lactando a su bebé, le está dando nutrientes a su bebé que promoverán su crecimiento y salud. Sin embargo, es posible que tenga preguntas sobre qué alimentos y bebidas son los mejores para usted y cómo su dieta podría afectar su leche materna y su bebé.

Es importante realizar una lista con todos los alimentos que has consumido y eliminar cualquier alimento sospechoso, al menos por una semana mientras el organismo la elimina completamente, no es preciso realizar un cambio drástico sin antes comentarlo con tu médico.

Comidas que afectan leche materna éstas son las siguientes

  • El primer elemento que debes eliminar durante la lactancia es el alcohol, recuerda que todo lo que consumas durante la lactacia pasara por medio de tu cuerpo al Bebe, no muy diferente a cuento estabas embarazada. Estudios han reflejado que solo toma de 30-60 minutos que el alcohol llegue a la leche materna. No hay ningún nivel de alcohol en la leche materna que se considere seguro para un bebé. Si bebe, evite amamantar hasta que el alcohol haya eliminado por completo su leche materna. Esto suele llevar de dos a tres horas por 12 onzas (355 mililitros) de cerveza al 5 por ciento, 5 onzas (148 mililitros) de vino al 11 por ciento o 1,5 onzas (44 mililitros) de licor al 40 por ciento, dependiendo de su peso corporal. Si puede, trate de tomar esa bebida después de amamantar al bebé, luego espere dos o tres horas antes de su próxima sesión de lactancia para que su cuerpo tenga tiempo de eliminar el alcohol. También puede planear extraer leche antes de beber para tener a mano un poco de leche materna extraída.
  • El cafe es otro alimento que debes evitar es el cafe y todas las bebidas con cafeína, como refrescos, sodas y dulces con cafeína. Evite beber más de 2 a 3 tazas (16 a 24 onzas) de bebidas con cafeína al día. El nuevo cuerpo de tu bebe todavía no esta listo para metabolizar la cafeina de una forma eficiente y puede causarle insomnio y malestar.  Cuando se trata de consumir chocolate y amamantar, no tiene que preocuparse. "El chocolate tiene una cantidad muy baja de cafeína, por lo que debe sentirse cómodo disfrutando de una barra de chocolate", dice Tamara Hawkins, FNP, RN, IBCLC, consultora de lactancia con sede en Nueva York y presidenta de la Asociación de Consultores de Lactancia de Nueva York.
  • Los huevos, el trigo, el pescado, nueces, cacahuete y soya pueden presentar síntomas como vómito, irritabilidad, diarrea, urticaria, sarpullido y congestión nasal. Esto debido a que algunos de estas comidas pueden “escapar” y pasar al torrente sanguíneo y llegar a la leche materna. Los mariscos pueden ser una gran fuente de proteínas y ácidos grasos omega-3. Sin embargo, la mayoría de los mariscos contienen mercurio u otros contaminantes. La exposición a cantidades excesivas de mercurio a través de la leche materna puede representar un riesgo para el desarrollo del sistema nervioso del bebé. Para limitar la exposición de su bebé, evite los mariscos con alto contenido de mercurio, incluidos el pez espada, la caballa real y el blanquillo. Si come pescado de las aguas locales, preste atención a las advertencias de pescado locales o limite el pescado de las aguas locales a 6 onzas (170 gramos) por semana y no coma otro pescado esa semana.
  • Igualmente las frutas cítricas como limones, naranjas, pomelos, limas y mandarinas. Se recomienda estar atentas al cambio del bebé si al realizar alguna de estas eliminaciones alimenticias el bebé mejora.
  • La leche de vaca y los productos lácteos como queso, yogur, leche, estos alimentos pueden provocar una reacción alérgica, los síntomas pueden aparecer a los pocos minutos o en cambio a varias horas después.
  • El repollo, brócoli, cebolla, col de Bruselas, pimiento (chile), coliflor, nabo y pepino, la irritabilidad suele durar hasta 24 horas y luego desaparece. En cuanto a las hierbas ellas se suelen considerar benéficas y una alternativa natural diferente a ciertos medicamentos, pero igualmente pueden ser potentes y tóxicas. Un ejemplo de ello son las hierbas del fenogreco y el hinojo que durante siglos se han usado para aumentar la producción de leche es poco lo que se sabe de los efectos sobre el bebé lactante. Para ello se considera consultar al médico antes de ingerir cualquier suplemento o remedio natural o de hierbas.
  • El Ajo - Su leche materna tomará el sabor de los alimentos que ha comido, y los estudios demuestran que los bebés generalmente disfrutan de esta amplia gama de sabores. Sin embargo, el ajo es un sabor que muchos bebés no disfrutan.  
  • Entre las hierbas se encuentra la hierbabuena (menta), salvia y perejil, estás se usan a menudo para cocinar, podría reducir la producción de leche, es preferible evitar su consumo si está amamantando después al destetar al bebé si puede usarla.
  • La hierba Tanacetum parthenium, es una hierba utilizada para tratar las migrañas. No es recomendable usarla sí se está amamantando ya que puede acelerar el ritmo cardiaco del bebé.
  • El fenogreco, borraja, anís, hojas de frambuesa, Serenoa repens (saw palmetto), cardo santo, ortiga, ajo, semillas de hinojo, galega o ruda cabruna, verbena, falsa raíz de unicornio y canela. Se suele encontrar el fenogreco entre los ingredientes del té Mother´s Milk, y puede contener otras hierbas que no son buenas para el bebé. Si se decide tomar en grandes cantidades algunas de estas hierbas, el sudor de la mamá puede oler a jarabe o sirope de arce.
  • La hierba de San Juan (hipérico, corazoncillo, St. John´s wart) se usa esta planta para tratar la depresión. No es aconsejable consumirla si se está amamantando, debido que todavía no se han comprobado si es segura durante la lactancia. Es posible afectar la producción de leche.
  • La Camomila, que es la manzanilla, jengibre y equinácea, todas ellas tomadas en infusión no es un riesgo para el bebé, sin embargo, tomarlas con precaución.
  • La Hidrastis del Canadá, o “sello de oro”, goldenseal  que suele acompañar a la equinácea es conveniente evitarla porque puede llegar a ser tóxica, aún los expertos no están seguros sobre los efectos en el bebé.

¿Podría mi dieta incomodar a mi bebé o crearle una reacción alérgica?

Ciertos alimentos o bebidas en su dieta pueden causar que su bebé se vuelva irritable o tenga una reacción alérgica. Si su bebé se pone inquieto o desarrolla una erupción cutánea, diarrea o congestión poco después de amamantar, consulte al médico de su bebé.

Si sospecha que algo en su dieta podría estar afectando a su bebé, evite la comida o la bebida hasta por una semana para ver si esto influye en el comportamiento de su bebé. Considere eliminar los alimentos elaborados con leche de vaca, maní, soja, trigo, huevos o maíz. Algunas mujeres que amamantan dicen que evitar alimentos picantes o gaseosos, como la cebolla o el repollo, puede ayudar, pero esto no se ha demostrado a través de la investigación.

Para determinar los vínculos entre su dieta y el comportamiento de su bebé, lleve un diario de alimentos. Haga una lista de todo lo que come y bebe, junto con notas sobre cómo reacciona su bebé, si es que lo hace. Si eliminar un alimento o bebida de su dieta no tiene ningún impacto en la irritabilidad de su bebé, agréguelo de nuevo a su dieta y considere otros culpables.

Recuerde, no es necesario seguir una dieta especial mientras está amamantando. Simplemente concéntrese en tomar decisiones saludables, y usted y su bebé cosecharán las recompensas.

Cómo saber si un alimento está molestando a tu bebé

Debido a que todo lo que come podría causar una reacción adversa en su pequeño, es importante buscar posibles problemas. Estas reacciones incluyen:

  • Eccema, una erupción cutánea con picazón roja en el cuerpo
  • Congestión
  • Irritabilidad anormal
  • Gas excesivo
  • Diarrea

Estos síntomas podrían ser causados ​​por otra afección, como una alergia al jabón de lavandería que usa, o podría ser causada por algo que está comiendo y que ha llegado a la leche materna. La mayoría de los problemas causados ​​por la leche materna generalmente ocurren de dos a seis horas después de haber consumido los alimentos. Los alimentos comunes que a veces pueden causar una reacción adversa en los bebés incluyen:

  • Productos lácteos
  • Comida picante
  • Cítricos y jugos
  • Kiwi
  • Piña
  • Fresas
  • Cerezas
  • Ciruelas pasas

Si sospecha que su bebé está teniendo una reacción a algo que está comiendo, hable con su médico antes de omitirlo por completo de su dieta. Si su médico le recomienda que deje de comer esa comida, pregunte acerca de los suplementos para compensar los nutrientes que pueda estar perdiendo y continúe tomando sus vitaminas prenatales durante el tiempo que amamanta.


Tenga en cuenta: Tu Maternidad y los materiales y la información que contiene no están destinados a, y no constituyen, asesoramiento o diagnóstico médico u otro tipo de salud y no deben utilizarse como tales. Siempre debe consultar con un médico calificado o profesional de la salud acerca de sus circunstancias específicas.