Como ayudar a que tu bebé se ubique correctamente para el nacimiento

Comparte con tus familiares y amigas

Hacia las últimas semanas del embarazo, el bebé se ubica en posición cefálica en el canal de parto, (esto puede suceder a partir de la semana 34) preparándose para el nacimiento, de esta manera el parto progresará con más facilidad para ti y tu bebé, este suceso es denominado el encajamiento. Cuando el feto desciende, suele ser un hecho bastante notable, pues la panza se inclina hacia abajo, además es probable que te sientas más aliviada para respirar y comer. Es muy posible que por la presión en la vejiga sientas ganas frecuentes de orinar, punzadas y calambres. Muchas mujeres  experimentan ansiedad cuando se acerca la fecha de parto y el bebé no se ha encajado, en esas circunstancias no estaría de más darle una ayuda a tu bebé. Afortunadamente en gran parte de estos casos es posible el parto vaginal aunque puede ser más difícil, tornándose más lento y doloroso, en otros casos es necesario recurrir a la cesárea. La posición podálica o posterior puede deberse a la forma de tu pelvis, que en lugar de ser redonda, puede ser estrecha y ovalada o en forma de corazón, por lo que el feto se ubicará de la manera que le resulte más cómoda. Otra posible razón es que el tamaño de tu pelvis no es proporcional al tamaño de la cabeza del bebé. ¿Qué puedo hacer? Lo primero que debes saber es que tu estilo de vida puede ayudar a que tu bebé se ubique en la posición cefálica, no es lo mismo permanecer mucho tiempo sentada o recostada, que realizar actividad física, estar de pie, moverse, y caminar, pues entre más activa seas, más facilidad tendrá tu bebé de moverse. Aquí te presento algunas recomendaciones: Una de las técnicas más recomendadas es ponerse a gatas y fregar el piso, de esta manera, es más fácil que la cabeza del bebé se deslice hasta tu abdomen, al mismo tiempo te estarás ejercitando (por su puesto ten cuidado con los excesos) No pases mucho tiempo sentada, si por ejemplo estas trabajando, puede hacer pausas y moverte un rato. Cuando estés sentada, evita tener las pompas hundidas, por el contrario, es recomendable usar almohadas y así mantenerlas más altas. Si llega el momento del trabajo de parto y tu bebé aún se encuentra en posición podálica,   puedes balancear la pelvis mientras tienes las contracciones. Permanecer de pie la mayor cantidad de tiempo posible. Inclínate hacia adelante mientras ves televisión. Mantener relaciones sexuales Hacer sentadillas, giros de la pelvis con las rodillas y manos, movimientos circulares de la cadera, caminar. Si bien los consejos dados anteriormente pueden ser de mucha ayuda para que tu bebé consiga ubicarse en posición cefálica y se encaje, también es posible que no lo consigas. En ese caso, no debes desesperarte, no es conveniente que estés tensionada. Recuerda que en gran parte de los casos si es posible el parto vaginal y los médicos sabrán que hacer.