Como caminar te ayuda a adelgazar luego del parto

Comparte con tus familiares y amigas

Liberarse de ese peso extra que generalmente queda después de tener un bebé no tiene que ser tan complicado, incluso puede resultar más sencillo de lo que habías imaginado, eso por supuesto, si tienes disciplina; y si, es así de sencillo como lees, lo que necesitas es caminar. A pesar que en el momento de dar a luz, se pierde una gran cantidad de peso, muchas veces esto no resulta ser suficiente para recuperar la línea, pero no te preocupes, haciendo un sencillo ejercicio que casi cualquier persona puede hacer como lo es “caminar”, podrás disminuir tu peso corporal, solo es cuestión de conseguir el atruendo adecuado, unas buenas zapatillas, y por supuesto de tener la disposición y constancia. ¿Por qué se pierde peso al caminar? A partir de los 20 minutos de caminata continua, el cuerpo empieza a utilizar las grasas como combustible. La cantidad de calorías quemadas dependen de la velocidad y el terreno, no es lo mismo caminar distancias cortas, que recorrer un trayecto largo. Igualmente si la superficie es empinada, necesitarás más esfuerzo, por lo tanto el cuerpo gastará más energía. Subir escaleras es muy recomendado. ¿Cómo lograrlo? Pon toda tu actitud Consigue un podómetro (no necesitas uno muy caro ni muy sofisticado) para que seas lleves la cuenta de cuanto estás caminando cada día. Lo ideal es caminar inicialmente entre 7 y 9,5 km/h, y al mantener ese ritmo, el organismo optimizará la capacidad de quemar las grasas. Caminar correctamente aparentemente, caminar no tiene ciencia, pero cuando se trata de adelgazar, hay algunos aspectos que deberías considerar para obtener mejores resultados, como: -Caminar fluidamente, no tratando de alargar los pasos de manera forzada. Prueba con zancadas largas y cortas, cuando te sientas cómoda, ya está. Si quieres caminar más rápido aumenta la velocidad. -Respiración abdominal. Mantén una respiración profunda mientras caminas para que oxigenes tu cuerpo. - Deja que tus caderas fluyan, al caminar notarás un balanceo en tus caderas, este debe ser natural, no exagerado ni forzado. Establece metas Usando el podómetro tendrás una idea de cuantos pasos estás dando cada día, ahora lo que debes hacer es proponerte aumentar tu ritmo, incrementando la cantidad de paso en un cinco por ciento cada semana. Aumenta tu velocidad y camina más distancia. Por ejemplo, si ya sabes cuánto tiempo te tomas en recorrer cierto trayecto, ahora trata de hacerlo más rápido. Mientras caminas, haz pausas para estirar tus pantorrillas, brazos y tobillos. Hazlo divertido Tómate las caminatas como algo serio, recuerda que tu objetivo es bajar de peso, pero puedes convertir este ejercicio en algo que te agrade, por ejemplo paseos por zonas verdes, pasear a tu perro, salir con tu bebé, caminar mientras escuchas música, etc. Caminar no solo te ayudará perder peso, esta actividad también te ayudará a tonificar músculos. Es ideal si combinas esta actividad con una dieta saludable, para que no recuperes inmediatamente las calorías que has quemado mientras te ejercitas.

Tenga en cuenta: Tu Maternidad y los materiales y la información que contiene no están destinados a, y no constituyen, asesoramiento o diagnóstico médico u otro tipo de salud y no deben utilizarse como tales. Siempre debe consultar con un médico calificado o profesional de la salud acerca de sus circunstancias específicas.