Como Controlar el Reflujo de tu Bebé

Comparte con tus familiares y amigas

Cuando un bebé padece reflujo gastroesofágico es porque durante varias veces en el día va a regurgitar cada vez que realice su toma de leche o vomita con mucha frecuencia con tal intensidad que afecta su crecimiento o le ocasiona dificultades respiratorias o le va a causar dolor en la garganta. El reflujo igualmente también puede manifestarse como tos, o colocar de cierta manera su cuerpecito, arquea su espalda, sube sus piernas y puede despertar gritando. Ahora bien, si ves a tu bebé regurgitar pero no le notas nada extraño o no lo ves incómodo no es necesario realizar ningún tipo de consulta al pediatra, pero si por el contrario existe alguna intranquilidad no debes en dudar en ir a consultar al pediatra. El especialista es la única persona que puede comprobar si realmente el bebé padece reflujo y puede formular el tratamiento adecuado pertinente para tratar este síntoma. El bebé padece reflujo debido a que su esfínter gastroesofágico que es la válvula que conecta el esófago con el estómago aún se encuentra inmaduro. Esto hará que tanto los alimentos como los jugos gástricos suban desde el estómago a su boca. En lo adultos recibe el nombre de acidez o las famosas agrieras. Para lograr un diagnóstico acertado se hace generalmente una serie de preguntas y se verifica la historia clínica, de ahí que sea básico contarle al doctor cuáles son los síntomas exactos que presenta el bebé. Así, él va a examinarlo y de acuerdo a su examen determinará si es necesario solicitar un PHmetría de 24 horas. Es importante el acompañamiento al bebé durante este lapso de tiempo. Debido a que dicho estudio requiere colocar una sonda muy fina a través de la nariz hasta el esófago. Las muestras serán recogidas en esta sonda y son las que permitirán saber si el bebé tiene reflujo o no. Es recomendable tener presente que para tratar el reflujo se requiere mantener al bebé en una posición mucho más vertical mientras lo alimentas. También sacarle el aire al bebé con bastante frecuencia. Igualmente las cantidades de alimento deben ser menores, pero realizarlo de forma más frecuente. Se puede agregar cereal a la leche materna o de fórmula para lograr una consistencia más espesa. En varias ocasiones el médico va a eliminar la leche de vaca si estás amamantando, en este caso es suprimirla de la dieta, o reemplazar la leche de fórmula por una de fórmula hipo-alergénica. Y algunos estudios apuntan que probablemente los síntomas del reflujo se deben a que padece una intolerancia a ciertas proteínas que la leche contiene. En caso de que estas medidas no surtan efecto, será el médico quien indicará que clase de medicamentos o tratamiento debes seguir con tu bebé. Hasta los casos severos sino hay un efecto positivo, puede indicarse por una cirugía, la cual consiste en reforzar el esfínter gastroesofágico para impedir el reflujo. Otro útil consejo es cambiar de posición en el momento de amamantar o una vez terminado de hacer, es así, que se recomienda mantenerla sentada después de comer.