Como empezar a darle nuevos alimentos al bebé

Comparte con tus familiares y amigas

Al cabo de algunos meses, de estar alimentando a su bebé con la leche materna, su médico le indicará cuando exactamente es adecuado para su bebé, comenzar a probar otro tipo de alimentos, su médico le indicará el momento adecuado para darle al niño otro alimento. Algunos médicos le aconsejarán papillas a base de harinas de cereales una o dos veces al día, otro médicos le indicaran que comience con papillas a base de fruta, o con agüita de arroz o de avena, he aquí la importancia de consultar este paso con su médico. Ya que esta situación influye tanto en la ingesta de las proteínas, vitaminas y minerales que el bebé necesita para el cuidado de su estómago y su desarrollo de físico, como a la educación del infante, puesto que el bebé empezará a conocer sabores, texturas en los alimentos e iniciará el proceso de aprendizaje en el uso de nuevos implementos como lo es: la cuchara. Se recomienda que siempre que se de a la criatura un alimento nuevo, se le de con precaución, a una temperatura adecuada y en pequeñas cantidades, las que irán aumentando gradualmente conforme el niño lo vaya pidiendo. Uno o dos meses después de haber empezado con la alimentación de papillas, puede dársele puré o sopa de vegetales a la hora de la comida, procurando que se le den a la hora que la familia come, para que esté en la mesa con ellos y así, poco a poco, se le va creando un horario, se incluye al bebe en la convivencia familiar y el probar nuevos sabores en un ambiente agradable, influye favorablemente a que acepte los nuevos sabores. Todo nuevo alimento debe ser suministrado durante dos o tres días seguidos, a título de ensayo, de tal modo que si causa alguna perturbación como reacciones alérgicas o malestares estomacales, pueda ser advertida a tiempo, para ser comunicadas al médico para ver que lo causó. Las recomendaciones generales y más aceptadas por los médicos es que durante la segunda mitad del primer año, se pueden ir añadiendo gradualmente a la dieta alimenticia del bebé los siguientes alimentos: patata asada en sus diferentes presentaciones, ya sea en muy muy pequeños trozos o en puré sin ningún condimento; preparados de harina de maíz, arroz, yema de huevo, picadillo o jugo de carne, postres ligeros, pan tostado, galletas sencillas, fruta cocida, mermeladas, fruta picada o en puré y jamón, entre los que tu médico agregue a la dieta de tu bebé. Durante la última parte de este plazo, es conveniente presentarle las comidas divididas o cortadas menos finamente o darle alimentos más consistentes para que encuentre ocasión de usar sus nuevos y pequeños dientes, para que así se vaya acostumbrando a masticar lo que come. El vaso o la taza con asas, pueden también usarse durante este tiempo, pero únicamente si el pequeño lo desea o lo acepta sin inconvenientes. Y así, hacia el final del primer año, está ya en disposición de tomar alimentos muy variados sin que le represente ningún problema.