Como integrar la lactancia y el regreso al trabajo

Comparte con tus familiares y amigas

Muchas madres que se encuentran amamantando a sus bebes, se preocupan incansablemente al pensar que deben abandonar la lactancia, en el momento que termine su reposo postnatal y retomen sus trabajos. De hecho comenzar a trabajar es el principal motivo de abandono de la lactancia materna. Sin embargo, existen varias prácticas o recomendaciones que pueden ayudar a las madres para que continúen amamantando, a pesar de que hayan iniciado sus labores profesionales, No espere hasta el último momento comience a preparar su propio banco de leche. La leche materna puede guardarse (en un envase previamente esterilizado) en la nevera por 48 horas y en el congelador hasta 3 meses sin perder sus propiedades.

Organice en su casa su propia reserva de leche en su casa y no olvide etiquetar los envases con la fecha y hora de la extracción de la leche. Es recomendable guardar la leche en pequeñas cantidades (60-120 ml) para así poder descongelar o retirar del refrigerador sólo la que el niño vaya a tomar. En el refrigerador, coloque adelante la leche que tiene mayor tiempo y detrás la leche más nueva; de esta misma manera la ira utilizando. No coloque la leche en los estantes de las puertas del refrigerador, ni del congelador, pues es la parte donde más varía la temperatura. Es mejor ponerla al fondo y centrada.

Recuerde que la leche materna no puede ser licuada, colocada en el microondas, ni directa al fuego, porque pierde sus propiedades inmunológicas. La mejor manera de calentarla es en baño de María y para descongelarla se debe colocar debajo del chorro de agua fría y luego en agua tibia o bajarla en la noche anterior al refrigerador. La leche que ha sido descongelada debe utilizarse en un plazo de 24 horas y no podrá volverse a congelar. Amamántelo por el mayor tiempo posible con leche materna de forma exclusiva. Los primeros dos meses son fundamentales para el niño, no intente darle tetero para que vaya adaptándose a él, antes de iniciar sus actividades laborales. Si se organiza esto no hará falta.No comience a darle otros alimentos diferentes a la leche materna antes del tiempo correspondiente. A partir del sexto mes es cuando el niño se encuentra fisiológicamente desarrollado para tolerar otros alimentos. Continúe amamantando todos las veces posibles. Siga amantando en la noche, al levantarse y en cualquier otro momento que se encuentre en casa. Esto ayuda a mantener su producción de leche materna.

Extraiga su leche materna antes de irse a trabajar. Tómese el tiempo que necesite para extraer la leche, es muy importante que este relajada para que este proceso se realice con más facilidad. Es posible que tenga que levantarse un poco más temprano para poder hacerlo. Amamante a su bebé al levantarse y luego extraiga la leche, muchas madres se sorprenden de saber, que aún después de haber amamantado pueden llegar a extraerse hasta 500 ml de leche. Enséñele a la persona que va a cuidar al bebé cómo debe alimentarlo. Es muy importante que usted le explique muy bien a la cuidadora, la forma como el niño se alimenta.  Mientras esté en su trabajo extraigase la leche. Para mantener la producción de leche, es importante que se extraiga la leche todas las veces que pueda, de esta manera, también evitará goteos involuntarios y presión en los senos, que suelen ser muy molestos. Llevese un pequeño bolso que mantenga la temperatura (preferiblemente) y con envases para almacenar la leche.

Si en su trabajo hay un refrigerador guarde ahí la leche, mientras se encuentra en la oficina y luego llévela a su casa para mantener su banco de leche materna. El día que no pueda almacenar la leche, no pasa nada, sólo extraigala y luego bótela, lo importante siempre es mantener la extracción para garantizar la producción de leche. Recuerde que el mejor estímulo para que se produzca la leche es la extracción de la misma, ya sea a través de la succión del bebé o de la extracción manual o con extractores de leche maternas.


Tenga en cuenta: Tu Maternidad y los materiales y la información que contiene no están destinados a, y no constituyen, asesoramiento o diagnóstico médico u otro tipo de salud y no deben utilizarse como tales. Siempre debe consultar con un médico calificado o profesional de la salud acerca de sus circunstancias específicas.