Como la violencia en la familia afecta a los niños

Comparte con tus familiares y amigas

Los niños ven sangre, armas, peleas y gritos en las noticias, los juegos de video, las fotografías de los periódicos. ¿Son nuestros niños menos sensibles y más tolerantes a la violencia? Para nuestra suerte o desgracia así es. Todo lo que nos acostumbramos a ver deja de asombrarnos y afectarnos. Nos guste o no es la realidad. Sin embargo cuando el niño comienza a ver que en su pequeño mundo las cosas funcionan mejor cuando utiliza la violencia como un medio para obtener lo que desea estamos en graves problemas. Actualmente muchos niños mueren en el mundo a causa de la violencia desmedida de la cual son víctimas. Enseñarles la importancia del diálogo y la negociación puede ser una herramienta que les sirva de por vida. Responder ante un acto violento de un compañero o amigo de su edad con un gesto similar puede tener a futuro consecuencias peligrosas. El diálogo ante situaciones de violencia cotidiana pueden ejemplificar los daños que provocan las conductas agresivas y las consecuencias negativas que ocasionan a nivel personal, familiar y social. Los actos de vandalismo son injustificados y pueden ir desde un grito, romper el juguete de un hermano o amigo hasta tirar algo al piso cuando los niños muestran enojo o frustración frente a alguna situación concreta. Los niños que desarrollan habilidades de negociación serán capaces de resolver problemas en el mundo de los adultos cuando llegue su momento. Podrán argumentar con seguridad y confianza, sabrán explicar los motivos de sus decisiones y encarar la vida de una manera mucho más inteligente y exitosa. Muchas veces la causa de la violencia es en los niños (y también en los adultos) una frustración reprimida. Hablemos con ellos sobre sus fracasos y sus logros.  Encontrar en nosotros una fuente de consejo fortalece la relación y fomenta intercambios futuros. Conversar acerca de la tolerancia, de lo mucho que se logra sabiendo conversar y de las consecuencias negativas de la violencia puede ser un gran aporte a la formación de una personalidad madura y segura de sí misma.