Cómo recuperar tu figura y lucir bien después del embarazo

Comparte con tus familiares y amigas

Dar a luz es un momento muy esperado por la mujer desde que se entera de su embarazo, pero después de que llega ese momento, puede aparecer la angustia, e incluso la depresión, tras el desgaste y los cambios que ha sufrido el cuerpo y que pueden ser drásticos muchas veces. Los kilos de más, las estrías, la cara ancha y la flacidez, son temas que preocupan a la mayoría de las mujeres embarazadas. Muchas mujeres se preguntan cómo hacen las grandes celebridades para lucir tan bien después del parto, pues debes saber que no necesariamente esto se logra con cirugías, y aunque el cuerpo de cada mujer es diferente, si se puede hacer mucho para tratar de reducir o revertir los cambios que puede provocar el embarazo en nuestra apariencia física. El ejercicio físico, una dieta saludable, y aplicar algunos de belleza son los tres factores que te ayudarán a conseguirlo. Es mucho mejor si se empieza la preparación durante el embarazo. Para empezar, se debe trabajar en la tonificación de los músculos del suelo pélvico durante la gestación y después de dar a luz, ya que son los que son los que nos periten empujar y por lo tanto son los músculos más afectados. En cuanto al abdomen y los kilos de más, ten en cuenta que entre menos subas de peso, más fácil será recuperar tu figura, y aunque estar embarazada no significa que debes comer por dos, como es común que ocurra, debes ser muy cuidadosa con tu alimentación, ingiriendo las cantidades y los alimentos adecuados, de lo contrario podrías exponer a tu bebé a la falta de nutrientes, y exponerte a ti misma a diversas enfermedades y riesgos. Los ejercicios del Kegel para la recuperación del suelo pélvico: además de que posiblemente te ayudarán a tener un parto mejor, también son importantes porque evitan la incontinencia urinaria a futuro, y la tonificación ayudará a recuperar el tamaño de la vagina. Puedes empezarlos inmediatamente después del parto. El ejercicio se realiza contrayendo  y luego soltando los músculos en cuestión, una forma de hacerlo es simular que estas evitando la salida del orine, para lo cual se aprieta la vagina hacia adentro durante unos cinco segundos, y se repite cuatro o cinco veces. El ejercicio puede realizarse en diversas posiciones: sentada, acostada, de pie, a gatas, u otras. Puedes aprovechar para hacerlo mientras ves televisión, mientras heces tus quehaceres domésticos, o mientras realizas diversas actividades, aprovechando cada momento posible. Para reducir el abdomen es muy común recurrir a las fajas, pero realizar los ejercicios físicos es también necesario para tonificar y conseguir un abdomen plano. A los seis meses ya puedes empezar a realizar ejercicios abdominales. Debes tener constancia y disciplina para obtener los resultados deseados. Pídele asesoría a un profesional. La lactancia también es una manera fácil de perder peso rápidamente. Los pectorales, después de la lactancia, suelen lucir flácidos y perder firmeza. Así que los músculos pectorales deben ejercitarse. Puedes hacerlo con pesas, tumbada de boca arriba cerrando y abriendo brazos (los brazos deben tocar el suelo) hay otras maneras que puedes consultar con un entrenador físico profesional. Cuida tu alimentación: come saludable y controla la cantidad de calorías y grasas que consumes. No olvides complementar los ejercicios y la alimentación con el cuidado de tu apariencia física.