Conoce la varicela en los niños

Comparte con tus familiares y amigas

La varicela es una enfermedad que se caracteriza por unas pequeñas ampollas en la piel o en las mucosas o el cuero cabelludo. Las ampollas producen fiebre y picazón, sin embargo, no se presenta todo los casos fiebre. Lo primero que se ve son unos puntos rojos muy pequeños, luego se llenan de una especie de agua (ampolla) y cuando se secan van a formar una pequeña cáscara.

La varicela tanto en niños como en bebés se va a caracterizar por cansancio y fiebre y por supuesto, la aparición de erupciones en la piel. Es una enfermedad bastante contagiosa, de fácil trasmisión pero benigna en la primera infancia. El primer síntoma es un brote de manchas rojas que luego pasa a transformarse en vesículas o ampollas en toda la piel, estas vas a producir un intenso picor, en el cuero cabelludo, en la boca e incluso en los genitales.

Entre las generalidades suele causar fiebre alta, cefalea, vómito, náusea y pérdida de apetito, si existe alguna lesión rara se debe acudir de inmediato al médico.

La enfermedad la causa un virus del grupo herpes llamado Varicela-zoster. El virus se va a propagar de persona a persona a través de la tos o el estornudo y también por contacto directo a través de pañuelos o lesiones en la piel. La probabilidad de contagio es superior al 90 por ciento entre escolares y familiares. Entre el primer contacto con el virus y la aparición de los síntomas pasan de 9 a 21 días. Las vesículas se rompen liberando un líquido muy contagioso y pasados 4 a 5 días se forman las costras.

Es conveniente que durante este tiempo evitar que el niño no juegue con la tierra, ya que puede infectarse las ampollas. También hay que alejarlo del sol e igualmente evitar que se rasque, ya que si se arranca pueden quedar las cicatrices para siempre. Es una enfermedad que no debe complicarse, sobre todo si el niño tiene la vacuna, esta impide que el niño sufra varicela o posibilita que sea leve, esto significa que aparezcan pocas ampollitas.

No existe un tratamiento curativo una vez que el niño haya contraído la enfermedad, aunque si es posible controlarla con antitérmicos, antivíricos específicos y antihistamínicos para reducir el ardor y picor y se debe evitar que el niño se rasque y no vaya a quedar las marcas en la piel. Es básico mantener la piel del niño limpia, bañándolo a diario con jabón de avena o loción calamina, así como cortar y limpiar las uñas para evitar algún daño si se llega a rascar.

Igualmente es importante vestir al niño con ropa de algodón y amplia, evitar que se exponga al sol. Y no enviarlo al colegio por ser una enfermedad de fácil contagio. Solo se vive una vez en la vida, ya que el cuerpo se inmuniza y tiene vacuna, son dos las vacunas, una para niños entre 12 meses y 12 años, otra para adolescentes mayores de 13 años y adultos.


Tenga en cuenta: Tu Maternidad y los materiales y la información que contiene no están destinados a, y no constituyen, asesoramiento o diagnóstico médico u otro tipo de salud y no deben utilizarse como tales. Siempre debe consultar con un médico calificado o profesional de la salud acerca de sus circunstancias específicas.