Consejos para ayudar a inducir el parto de manera natural

Comparte con tus familiares y amigas

Lo más habitual es que el parto se desencadene de manera espontánea entre la semana 37 y la semana 40, esto no quiere decir que necesariamente el parto vaya a suceder en este intervalo de tiempo, puede darse antes o puede darse después, por lo general los ginecólogos prefieren que no pase de la semana 42, si a esta fecha no ha sucedido, proceden a programar una fecha para inducirlo o quizás te hablen de la posibilidad de una cesárea. Es común que la ansiedad se apodere de mujeres embarazadas que ven pasar el tiempo y los síntomas de parto no aparecen, la fecha prevista de parto se acerca o hasta se pasa  y no notas ningún cambio que te haga pensar que el gran momento está a punto de llegar; en este punto, te empiezas a preocupar y  para completar, los comentarios de quienes te rodean te hacen poner aún más nerviosa, por todo esto, es muy probablemente te encuentras triste y deprimida, pero no te angusties, si tu bebé estuviera listo para nacer, el parto ya se habría desencadenado, y si esto no ha ocurrido es porque aún no es el momento justo y tu bebé aún está recibiendo de ti los nutrientes que necesita para desarrollarse y estar bien. Sin embargo es una realidad que pasar  por esta situación de angustia y ansiedad no es fácil, por lo que algunas mujeres optan por buscar maneras de propiciar el comienzo del trabajo de parto, estas son algunos métodos naturales que podrían funcionar: Trata de relajarte: no te dejes envolver por la ansiedad, es mejor si estás tranquila, de lo contrario, el cuerpo libera adrenalina, la cual actúa como defensa e inhibe la segregación de la oxitocina, la hormona que propicia las contracciones que llevan al inicio del trabajo de parto. Haz actividades que te diviertan y te hagan olvidar del estrés. Recuerda que si estas tensa tu bebé también lo sentirá. Mantener relaciones sexuales: ayudar a propiciar el parto es una de las múltiples ventajas de tener relaciones sexuales. Llegar al  el orgasmo provoca contracciones uterinas, así que esta es otra buena razón para aprovechar hasta el último memento de tu embarazo y disfrutar de la intimidad con tu pareja, no te preocupes si la panza está demasiado grande, existen posiciones adecuadas que puedes practicar. Tomar infusiones de hojas rojas de frambuesa: pueden ayudar a inducir el parto, se recomienda tomar de tres a cuatro tazas diarias. Estimular los pezones: realizarte masajes circulares en los pezones hace que liberes oxitocina y que por lo tanto hayan contracciones. Primero lo haces en un seno, descansando durante las contracciones, luego lo haces en el otro seno. Lo puedes hacer tú misma o pedirle a tu pareja que te ayude. Estos son métodos que pueden o no funcionar, en algunos casos todo puede depender  del cuerpo de cada mujer, pues cada una es diferente. Si tienes alguna duda sobre la utilización de estos métodos no dudes en consultar a un profesional.