Consejos para lidiar con las grietas en los pezones durante la lactancia

Comparte con tus familiares y amigas

De por sí el cuerpo de la mujer sufre muchos cambios físicos durante el embarazo, cambios que si no se controla pueden ser permanentes. Mientras se está amamantando al bebé puede ser que aparezcan grietas en el pezón. Es necesario saber qué hacer para evitarlas, qué hacer para que las grietas no duelan y no impidan el amamantamiento. Lo principal es que la madre consulte con un médico profesional para recibir indicaciones sobre el tratamiento para las grietas, pues no es necesario sufrir mientras se amamanta. Todo malestar tiene causas, las grietas en el pezón tienen 3 factores que ayudan al aparecimiento de grietas: la mala colocación del bebé en el cuerpo de la mamá cuando está amamantando, un bebé mal prendido puede provocar grietas en el pezón, pues el bebé tira mal del pezón y provoca las grietas y la presencia de hongos en la boca del bebé o en el pezón mismo. Las grietas son lesiones son leves o profundas, de ser profundas o causar sangrado la mamá debe suspender el amamantamiento del bebé por no más de 2 días, pero extraer la leche. Si la grieta es leve se puede utilizar una pezonera. Al poseer alguna grieta en el pezón podría ponerse un poco de su propia leche en el pezón y crema que lubrica el pezón evitando una resequedad y aliviando la presente, ambos tratamientos pueden alternarse, lo cual es más efectivo. Al menos unos 15 minutos de sol directamente al pezón es algo que ayuda mucho, pero se suma también la corrección de la posición del bebé, lo cual se arregla sosteniendo al bebé por la cabeza, evitando que tire del pezón, todo eso es recomendable para evitar que la grieta aparezca o vuelva aparecer. Un pezón tarda en curarse aproximadamente de 4 días a una semana, dependiendo de lo grave que esté la lesión. En caso de presencia de hongo en la boca del bebé o en el pezón de la mamá lo indicado es  visitar a un médico y consultarle al respecto, él inmediatamente iniciará el tratamiento respectivo que probablemente sea un tratamiento tanto como para el bebé como para la mamá, puede ser un antimicótico local y otras veces en caso de lesiones profundas puede ser también oral. Las grietas en los pezones se pueden evitar al hacer que el bebé tenga una buena postura para amamantar y que en su boca tenga el pezón entero. Por cualquier grieta, es más recomendable el uso de tu leche, pues es mejor que cualquier fármaco o crema.