Consejos prácticos para adelgazar luego del embarazo

Comparte con tus familiares y amigas

Los cambios físicos y hormonales producto del embarazo tienden a revertirse por sí solos luego de que la madre da a luz, sin embargo es muy común que queden algunas huellas en el cuerpo de la mujer. El ensanchamiento la nariz, de las mejillas o de todo el rostro, es uno de los cambios típicos sufridos durante el embarazo, pero muchas mujeres siguen teniendo una cara muy “rellenita” o muy ancha después de del parto. Es posible que esto suceda porque la nueva madre está excedida de peso, y por lo tanto hay grasa acumulada en esta zona, aunque hay algunos casos en que la mujer puede estar delgada y seguir teniendo una la cara redonda y voluminosa. Posiblemente esto te aflija y estas cansada de que otros te mencionen que estás muy cachetona. Sea cual sea tu caso, aquí te daremos unos consejos que te ayudarán a descubrir como adelgazar tu cara, prueba esto: Chupar las mejillas: hazlo frecuentemente, puedes practicarlo mientras haces tus tareas cotidianas. El movimiento es parecido al que hacen los fumadores. Reírse: es otra manera de ejercitar los músculos faciales. Hazlo de manera exagerada durante unos tres segundos, vuelve a la posición inicial y repite entre 20 y 25 veces. Cuidado con las grasas: pues entre más grasa acumules más voluminosa estará tu cara. Cuida tu alimentación y no te excedas con los carbohidratos, como el pan, harinas, y pastas, por el contrario consume más proteína, y por su puesto líquidos. Debes ser constante. Haz ejercicios aeróbicos: este tipo de ejercicio ayuda a adelgazar el rostro, porque al practicarlo se queman grasas en todo el cuerpo. Tomar infusiones naturales: Algunos vegetales tienen la propiedad de eliminar toxinas del cuerpo, y también lo harán en tu rostro, por ejemplo el jengibre, o el eucalipto. Abrir y cerrar la boca: abre la boca bastante y luego ciérrala, repite el ejercicio 10 veces. Hazte masajes faciales: masajea tu rostro suavemente con la yema de tus dedos, esto además te ayudará a relajar los músculos tensionados de la cara. Estira tus labios: inclina la cabeza hacia atrás, luego aprieta y estira tus labios. lo que conseguirás con este ejercicio es darle firmeza a tu mandíbula, garganta y cuello. Di no a la sal: este es un punto muy importante, si en realidad quieres lucir un rostro y cuerpo más delgados. Es mejor si evitas el sodio lo más que puedas, pues la sal hace que retengas líquidos y te causa hinchazón, además puede causarte estreñimiento y la pérdida de vitaminas y minerales. También evita alimentos procesados y enlatados.