Cosquillear los cinco sentidos del bebé

Comparte con tus familiares y amigas

El recién nacido llega al mundo con un cerebro dispuesto a grabar numerosas informaciones que recibe. Las que van a fijarse en las neuronas pasan antes por los oídos, la boca, la piel, la nariz y los ojos. Se dice que la base de la inteligencia está en los sentidos. Cómo se puede estimular al bebé para ayudarle a crecer? El recién nacido Tendrá ganas de jugar y de moverse el pequeño que no tiene nada más que unos días? Parece estar tan plácidamente instalado en su cunita, tan cerradito en si mismo… Y sin embargo sí, incluso así sabe lo que está sucediendo a su alrededor. Ve los colores, pero, sobre todo, sabe apreciar los contrastes (negro y blanco). Le encanta escuchar música y sobre todo tu voz cuando le cantas una nana. Reacciona con ciertos reflejos como el giro de la oreja buscando el sonido. Este reflejo desaparecerá al cabo de dos meses y será reemplazado hacia los cuatro meses por la coordinación real de las informaciones recibidas por los oídos y los ojos. También por reflejo, en cuanto hay algo que pasa por la mano del recién nacido, éste cierra la mano e intenta cogerlo. Si pones tu dedo, no lo soltará. Cómo hacer?   Puedes hacer muchas cosas para estimularle.Puedes hablarle y cantarle mirándole a los ojos, darle masajes cuando tengas un poco de tiempo abriéndole las manitas y acariciándoselas para ayudarle a pasar a la próxima etapa del desarrollo, el reflejo de agarre. Tu bebé adora verte hacer muecas, se ríe cuando sacas la lengua o sonríes.​   Qué proponerle?   Rápidamente, todo lo que se mueve le atrae la atención. Instala, en diferentes lugares de la casa móviles ligeros (por ejemplo con hojas secas). Al mínimo soplido, los movimientos le permitirán ampliar tu campo visual.Pon cerca de él tejidos de texturas y colores diferentes.​ De 1 a 3 meses Cuando está despierto, devora el mundo que le rodea con los ojos. La luz, los colores muy contrastados le atraen particularmente la atención. Sonríe con mucha frecuencia y de manera intencional. Hace un gran descubrimiento: sus manos que va a explorar continuamente. No se interesará por los juguetes y los objetos a menos que seas tú quien los manipule. En este momento, el bebé sólo necesita actividades estimulantes que procedan de ti. Cómo hacer?   Acuéstale sobre una manta o una alfombra, que no sea demasiado blanda cuando esté despierto. Obsérvale un momento para ver qué juegos de manos prefiere y después, descubre sus manos con él:Juega con tus dedos, cosquillas con tejidos u objetos suaves… Cuando sus dedos se abran, puedes poner un pequeño juguete ligero entre ellos para que pueda cerrar la mano. ​   Qué proponerle? Juguetes básicos con colores muy contrastados, manejables y ligeros para que los pueda manipular sin hacerse daño.Cualquier forma de estimulación auditiva: canciones, cajas de música o incluso vuestra conversación le gustarán mucho. Las mantitas de actividades empiezan a interesarle.​   De 3 a 6 meses A esta edad, el bebé quiere tocar todo lo que pasa por sus manos y todo lo que busca lo hace de forma intencionada. Sus manos le siguen sorprendiendo y pasan a ser examinadas en el test de la boca. En este momento sus labios y su lengua son mucho más sensibles que sus dedos o sus manos, cuando chupa los objetos lo hace o bien para distinguirlos, o bien por placer. Es a partir de este momento cuando los juguetes se vuelven importantes para él y poco a poco se ayudará de sus ante brazos para levantar la cabeza y observar el mundo. Cómo hacer? Debemos dejar que el bebé se mueva en el suelo, de esta manera, teniendo libertad de movimientos y estando rodeado de numerosos objetos inofensivos, comenzará su desarrollo motor.El niño empezará a girarse intentando coger uno u otro de sus juguetes, de esta forma sus músculos se reforzarán. Hacia los 5 o 6 meses, el juego de "coger y dar" le interesará cada vez más. Aprenderá a abrir la mano y a dejar las cosas. Para conseguir que lo haga, puedes darle un pedazo de pan o algunos trozos de manzana para que los tenga entre sus manos y los pruebe, lo que estimulará el gusto y la coordinación de sus movimientos. Otro juego muy apreciado es el escondite, escóndete durante algunos segundos y después esconde algunos objetos. Gracias a estos juegos el niño aprenderá que, aunque las cosas desaparezcan durante unos segundos, las cosas continúan existiendo. Sucede en el caso de las personas queridas. "incluso si mamá no está ahora aquí, después podré verla".​   Qué proponerle? Lo más importante es preparar un espacio de juegos en el que el niño se pueda mover en toda libertad: una manta que se pueda lavar, una manta de actividades, anillos, cubos de tela, botellas de plástico de formas diferentes…Además de todos los objetos ligeros, fáciles de manipular y que se pueden llevar a la boca (lavable y con colores fijos y no nocivos). El bebé aprecia sobre todo los pequeños juguetes que hacen ruido… pero no demasiado, para no asustarle o causar problemas en sus oídos… Para jugar al "cu — cu" o al escondite, ata a tu hijo un cubo de tela o una pelota que puedes hacer desaparecer con mucha facilidad de su campo visual. A partir de esta edad, un espejo irrompible puesto al ras del suelo será interesante para contribuir a la construcción de su esquema corporal, de su identidad y de las risas cuando se hacen muecas. ​ De 6 a 9 meses Poco a poco va a desarrollar un pequeño aire de independencia: intenta gatear, sentarse, coger sus juguetes… Continúa a desarrollar su habilidad manual (utiliza sus dedos y sus manos para coger los objetos, hacerlos pasar de una mano a la otra e incluso hacer cosas tan increíbles como romper un papel). Toma cada vez más conciencia de sus actos: le encanta jugar y chapotear en el agua o hacer ruido golpeando la cuchara contra la mesa, lanzar sus juguetes y esperar a que se los recoja… para volverlos a tirar. Este pequeño juego le permite probar su poder sobre las cosas… y también sobre ti. Cómo hacer? Propónle juegos en los que haya que utilizar el cuerpo: gatear, girarse… pero no le animes a que se ponga de pie ya que lo hará en cuanto sea capaz. Si fuerzas a la naturaleza, puedes hacer que tenga las piernas curvas, pies planos, etc. ​   Qué proponerle? Dispón el espacio en función de su desarrollo motor.Si comienza a estirarse, pon objetos a su alcance que le permitan poner la espalda del todo recta y le darán ganas de moverse. Procúrale además un multitud de objetos para que los puedan manipular, los más simples le proporcionan el mismo placer que los más complicados o los de marca: cajas de plástico para que meta y saque cosas, cubos de varios tamaños, cajas de cartón… Déjale que se reconozca en el espejo.