¿Cuál es la mejor posición para el parto?

Comparte con tus familiares y amigas

El proceso del parto siempre a sido un momento decisivo para la mujer, ya que aunque esta continuando la especie humana con un nuevo nacimiento, el riesgo de perder su vida era latente.

Era una situación peligrosa, un gran número de recién nacidos no llegaban a nacer y asi como muchas madres sufrían complicaciones serias que ponían en riesgo su vida. El parto y las complicaciones del embarazo era uno de las razones para la baja expectativa de vida de las mujeres hasta el fin el siglo pasado. Estudios de poblaciones europeas del siglo XVII mostraban que la oportunidad de una mujer de vivir más de 35 años era poca y, promedio, sobrevivía a 5 partos.

El siglo XX fué un siglo milagroso, ya que produjo cambios fundamentales en la practica médica maternas. Estos cambio cambiaron drásticamente las cifras de mortalidad de madres en el proceso de parto.

Uno de estos cambio que fué el uso de hospitales para el proceso de parto, en vez de utilizar el hogar. Esto trajo consigo el que el obstetra Mauriceau, comenzó la práctica de de acostar a las mujeres durante el proceso del parto.

Para aliviar los dolores de partos se creó en la década del 70 la anestesia epidural. Con éste nuevo ayudante a la mujer se favoreció aún más el uso de la posición horizontal, ya que la mujer anesteciada perdía completamente la capacidad de mover sus piernas.

Caldeyro Barcia en sus estudios sobre la fisiología de la contractilidad uterina, encontró que el caminar durante el período dilatante mejoraba la calidad de las contracciones, acortaba la duración del trabajo de parto, y podía hacer más tolerable el dolor. Estos hallazgos refuerzan el incontrastable hecho de que la mujer al caminar siente menos dolor y puede tener más control de sus movimientos, que acostada e inmóvil en una cama.

No debemos olvidarnos además un aspecto pocas veces considerado: la opinión de las mujeres. Toda encuesta efectuada sobre el tema muestra que las embarazadas que habían deambulado, preferían siempre el movimiento sobre permanecer acostada.