Después del parto: La nueva familia y sus primeros días

Comparte con tus familiares y amigas

Durante todo el embarazo te estuviste imaginando cómo sería tu vida después del nacimiento del bebé, y desde el maravilloso momento en que lo tienes en brazos, todo cambia. No solo es un cambio para el bebé que ha pasado de vivir en el útero de la madre a la vida afuera, si no que los nuevos padres también experimentan nuevas situaciones, más aún si es el primer hijo,  y es que con la llegada del nuevo miembro ya se ha formado una nueva familia, por lo tanto deben estar preparados y adaptarse todo lo que esto implica.

La madre ha llegado cansada a casa, con el cuerpo adolorido, su estado de ánimo puede no ser el mejor a pesar de la alegría del momento. Apenas empezando a recuperarse y todavía no ha terminado de asimilar que  ya su bebé está allí, aun así, tiene que disponerse de inmediato a cuidarlo, aprender a amamantarlo, cambiar los pañales, y estar pendiente de cualquier cosa que él necesite. En este momento el apoyo y la ayuda de las personas más cercanas  y sobre todo de su pareja son importantes y además necesarios para la nueva madre, sin embargo, ser precavida no está de más.

Semanas antes del parto, puedes dejar en tu refrigerador comida pre cocida y congelados, arreglar la casa, e igualmente es bueno que planifiques quien se ocupará de los quehaceres del hogar como lavar la ropa, limpiar, ir al supermercado, etc. Con todo lo toca hacer en casa, hay otras cosas que atender en esos primeros días, como visita al médico, registrar al bebé, y preparar todo el papeleo que implica el nacimiento de un nuevo ser, por lo que atender las visitas puede resultar agotador y tal vez la casa no está muy organizada, así que procura establecer horarios de visitas, seguramente todos entenderán que esos primeros días no son fáciles.

Tras esta bonita experiencia, el nuevo padre también puede sentirse tensionado y confundido, pues el también siente que debe encargarse de ese ser tan pequeñito que necesita todo su amor y cuidado, además debe ayudar a la mujer en lo que ella necesite. Para él también es el comienzo de una nueva vida. Lo ideal es que los primeros días en familia se desarrollen con la mayor armonía y tranquilidad posible. Todo se trata de aprender, ayudarse mutuamente, y compartir esa etapa tan bonita como lo que son, una familia, de esta forma, será más fácil la adaptación a la nueva vida de cada miembro, y se fortalecerán lo vínculos afectivos.

Mantener una buena comunicación a lo largo de la vida familiar ante cualquier circunstancia que les afecte, les ayudará a solucionar las posibles dificultades que se les puedan presentar. La relación de pareja debe mantenerse y no decaer con el nacimiento del nuevo hijo a pesar de las responsabilidades que le corresponde a  cada uno. Es cierto que la sexualidad cambia después del parto, pero esto no es nada que no se pueda superar, Ponte de acuerdo con tu pareja en este aspecto y disfruten de la vida familiar.