El nacimiento de un hermanito

Comparte con tus familiares y amigas

Los invito a meternos en la cabecita de un niño que va a tener un hermanito. ¿Para qué me llevan a la pieza? Qué me quieren decir que es tan importante que tengo que dejar de jugar... Por qué se pondrán tan nerviosos... ¿¡Cómo!? Un qué??? ¿Y...para qué quiero yo un hermanito??!! ¿Cómo no me consultaron a mí semejante decisión? ¡Otra vez me dejaron afuera! Por eso yo no los quiero dejar solos a la noche, porque deciden este tipo de barbaridades!!! no!, de ninguna manera los voy a dejar solos!!! Yo que quería que estuvieran contentos conmigo y hacía varias noches que no me pasaba a su cama...error! Así me lo devuelven! Pero... ¿para qué querrán ellos otro hijo? ¿No les basta conmigo? Debe ser que hice algo mal… Claro, a los grandes les gustan mas los bebés... y yo ya no lo soy... pero, si mi mamá quiere uno... bueno… pues lo tendrá: yo voy a ser su bebé!!! Sí, me voy a convertir en un bebé... Me voy a hacer pis encima, y voy a querer tomar de nuevo la "mema". Tal vez así no quieran traer a nadie más y se conformen conmigo!. Ellos me dicen que me va a gustar ser el hermano "mayor", que pensaron en mí para que no esté solito, para que no me aburra, etc. ¡Yo no tenía semejantes planes para mí! ¡Bastante tengo ya con mis primos teniendo que compartir a mis abuelos... y ahora ¿¿un intruso en mi propia casa??!!! Seguro que me va a usar MIS juguetes, mi cuna y mis sonajeros.... yo ya sé que no los uso más, pero igual son míos. A veces me gusta jugar un poquito y acordarme de esa época, de lo lindo que era estar todo el día solo con mamá, y después llegaba papá y se ponía recontento y me jugaban y me abrazaban y me daban besos, yo era el "único hijo"....yo era el rey!!! Ahora estoy a punto de perder mi trono!!! no!, esto no lo puedo tolerar tan fácilmente, esto es una ofensa... ¡Me tengo que vengar!!! Sí! de ella, de mi mamá, tan santita que se la veía...!!! (creo que mi papá no es tan culpable) pero mi mamá sí, me engañó, me fue infiel!...¿¡Cómo voy a hacer para tolerar que durante nueve meses "ese" ocupe, digo "usurpe", la panza de mi mamá? Todo el día con ella… ¿Qué va a hacer ahí adentro durante tanto tiempo? Y yo? Seguro que no le van a quedar ganas de estar conmigo... no va querer más estar conmigo... La verdad es que pensar estas cosas me pone muy triste, y me enoja mucho y me salenganas de portarme mal, de morder, de gritar, de llorar y no hacer nada que les guste a ellos, nada, nada y nada!!! Yo sé que así estoy "insoportable"... Mis papás se enojan y ponen caras de malos... pero.. lo que pasa es que no sé cómo hacer para portarme bien si me hicieron esto? No sé cómo hacer para que se den cuenta de que tengo miedo, muchísimo miedo de que me dejen de querer, de que lo prefieran más a él, de que se les gaste el amor y no les quede más para mí, y yo me quede solito... y... si eso sucede... ¿Qué va a ser de mi?!!! Yo los necesito, los necesito siempre, mucho, cerquita mío... UY! Parece... que se están dando cuenta de todo esto que me pasa... que lindo es que me abracen... creo que me estoy tranquilizando... en fin... Tal vez no sea tan terrible. Después de todo, todos tienen hermanitos y siguen teniendo padres... tal vez no sea tan terrible... tal vez... tal vez..." La gran noticia La noticia de que la madre esta embarazada es vivida por el niño como una amenaza, aparece un peligro concreto de perder el lugar privilegiado que él creía tener, peligro de ser desplazado, y reemplazado por un "otro desconocido": el bebé. Esto despierta intensos sentimientos de celos y de exclusión que lo hacen sentir muy inseguro del amor que los padres sienten por él (aunque por otro lado la idea de un par, lo entusiasme y excite al mismo tiempo). La "agresividad" suele ser el síntoma más visible de un niño celoso. Muchas veces va dirigida muy especialmente hacia la madre (ya que aún desconocen el papel del padre en la procreación, que obviamente no es tan evidente y visible). Ella lo "engañó", le hizo creer que él era el "único" y "especial" y ahora lo desilusiona buscándose a otro como él. A veces sucede todo lo contrario, el niño se somete y se transforma de repente en un ser dócil, y agradable. Esto puede ser una expresión de lo inseguros que se sienten del amor de los padres y que si se portan mal les retiraran definitivamente toda su atención, entonces dicen lo que se espera socialmente como correcto en vez de manifestar sus sentimientos reales. ¿Cómo lo podemos ayudar a atravesar esta difícil etapa? Es importante demostrarle y decirle una y otra vez lo mucho que se lo quiere y que este amor no se gasta sino que se "duplica" con la llegada del hermanito. El abrazo funciona como un reaseguro de que esto es así y de que sigue conservando el mismo lugar en sus afectos. Muchos padres suelen sentir "CULPA" por lo "terrible" que le están haciendo a su hijo. Si lo viven de este modo, probablemente les costará ponerle límites a los berrinches, acrecentándose así la angustia y la dificultad de brindarles contención. El niño tendrá que asumir que los padres a veces hacen cosas que ellos hubiesen preferido evitar. Ayudarlos en esta aceptación y elaboración de la realidad implica brindarle un tiempo y un espacio para que pueda expresar sus sentimientos de amor y odio abiertamente. Poder dialogar con ellos, escucharlos, nombrar sus emociones lo tranquilizará y le dará confianza en él mismo y en ustedes. Es recomendable que sean los padres los que informen la noticia al niño en el momento que consideren más adecuado. Los niños suelen percibir inconscientemente el embarazo de la mamá, tienen su propia concepción acerca de cómo se desarrolla un hijo adentro de la panza. Aunque no se expresa totalmente con palabras, es capaz de entender lo que se le dice y es importantísimo decir siempre la verdad acerca de sus preguntas porque esto hace que el niño confíe y no elabore fantasías equivocas que lo lleven a una gran confusión. Nico le dijo un día a su mamá:_" ¡Sopla la comida antes de comerla, porque se va a quemar el bebé! "Todo lo que podamos contarle acerca de lo concreto que acontece, y lo que irá aconteciendo, lo ayudará a ir conectándose y al mismo tiempo irá calmando la ansiedad que genera lo desconocido. Es muy frecuente la regresión... a etapas ya superadas del crecimiento (hacerse nuevamente pis, hablar como un bebé). Más que reprimirlos, es aconsejable poder tolerar y entender que esto es una etapa, un momento de crisis que si es acompañado y contenido saldrá de la misma fortalecido. Lo ayudará que valoren sus logros y los múltiples aprendizajes importantes que podrá transmitirle, ya que a partir de ahora se convertirá en el "único hermano mayor". Es un buen momento para que aprenda a sentirse independiente. Las crisis bien superadas ayudan a madurar, y la experiencia de tener un hermanito es una vivencia de aprendizaje cotidiano valiosísima y enriquecedora que le servirá para toda la vida.