¿Embarazada y sexy? Te enseñamos como...

Comparte con tus familiares y amigas

El embarazo es una etapa muy bonita, no solo en la vida de la mujer, sino para quienes rodean a la embarazada, y qué mejor que complementar ese hermoso sentimiento de felicidad con “el sentirse bien” con sigo misma. Si bien es cierto que podemos llegar a sentirnos torpes, poco atractivas, o con los ánimos bajos por los síntomas propios de la gestación, en estos tiempos ya no es común que las mujeres nos dejemos afligir por los cambios de nuestro cuerpo y los estados de ánimo; por el contrario, la moda es, que como mujeres, sentirnos sexys haga parte de nuestro diario vivir. En medio de todo siempre debemos sacar un momento para  consentirnos, pues esto no solo se verá reflejado en nuestra imagen, sino que también favorecerá nuestra autoestima.

Aceptar los cambios que experimenta nuestro cuerpo en esta etapa, como subir de peso rápida y notoriamente, tener los pechos hinchados, entre otros,  suele ser difícil para muchas mujeres, más aún, cuando por cuestiones hormonales tenemos la sensibilidad en un alto nivel, entonces, el sentirnos feas, o incómodas con nuestra nueva imagen puede deberse en gran parte a esa sensibilidad.

Aunque no lo notes en un primer momento, el embarazo puede traernos ventajas a nuestro aspecto físico:

  • El cabello se pone brillante, suave, más grueso y sedoso hacia el segundo trimestre del embarazo, esto se debe al aumento del nivel hormonal.
  • La piel luce resplandeciente, debido al incremento de la circulación sanguínea.
  • El aumento de tamaño de los pechos, es una buena excusa para lucir tus mejores escotes, disfrútalo!
  • Las uñas al igual que el cabello suelen crecer más de lo habitual durante el embarazo,  seguro podrás sacarles provecho probando los mejores estilos.

Como ves, la naturaleza está de tu lado, y por tu nueva figura ni te preocupes, pues para muchos hombres el embarazo aumenta el atractivo de sus parejas.


Tenga en cuenta: Tu Maternidad y los materiales y la información que contiene no están destinados a, y no constituyen, asesoramiento o diagnóstico médico u otro tipo de salud y no deben utilizarse como tales. Siempre debe consultar con un médico calificado o profesional de la salud acerca de sus circunstancias específicas.