Es bueno regañar a nuestros hijos

Comparte con tus familiares y amigas

Cuando vemos que nuestros hijos no se comportan de una manera adecuada, tendemos a levantarles la voz y unas cuantas veces a darle de nalgadas. Pero como podemos evitar llegar al maltrato, debemos estar conscientes de que son niños y por ende su conducta no está sometida a reglas en muchos casos debido a la edad que tengan.

También debemos conocer que es lo que induce al niño a dicha conducta, en la mayoría de los casos donde hay riñas entre los padres, la separación de padres, en algunos casos si el niño tiene hambre, o ganas de ir al baño, hace un pataleo, grita o llora, debemos tener en cuenta todas estas situaciones que puedan afectar la conducta de nuestros hijos. Es importante llevarlos al psicólogo al ver alguno de estos síntomas en mayor escala.

Para educar a nuestros hijos se necesita que se marquen limites a sus deseos y en muchos casos, debemos regañarlos para establecer esta conducta. A nadie le gusta que se le regañe, pero es necesario en nuestros hijos, los padres que no aplican castigos a su hijo cuando la situación lo apremia, no le hacen ningún favor, ya que necesitan que se les marque pautas y límites para asi tener la seguridad que cuando la rompan habrá alguien que les corrija y regañe, siempre serán sus padres.

No hay que caer tampoco en una conducta represiva y de constante castigo hacia los hijos, pero el regaño es el arma más antiguo para educar a los hijos, y en todo caso debemos tener en cuenta los aspectos que nos permitirá convertir el regaño en una herramienta a nuestro favor con la que los niños aprenderán a comportarse mejor.

Es muy importante regañar a nuestros hijos luego de haber hecho cualquier travesura, no esperar a que colmen nuestra paciencia, ya que podríamos evitar una exageración en nuestra reprensión y evitaríamos ser fuertes en el momento, se debe también regañar al instante más en edades tempranas, para que así el niño no vuelva a cometer la falta, conseguiremos que entienda que lo que está haciendo está mal y no volverá a repetirlo. Es bueno también aplicar castigos, ya que evitaríamos estar regañando mucho a nuestros niños, por ejemplo, podríamos decirles que no verán su programa favorito (“Bob Esponja”) si no hacen su tarea, esta es una de las mejores tácticas que se pueden usar, aplicar castigos si no se realiza una acción.

Educar regañando es bueno, pero no se debe llegar al maltrato, hay que recordar que más lastiman las palabras que los golpes, no debemos extralimitarnos, no se deben utilizar palabras inadecuadas. Nuestro compromiso como padres es amarlos en todos los sentidos y hasta los regaños que le demos deben ser moderados.


Tenga en cuenta: Tu Maternidad y los materiales y la información que contiene no están destinados a, y no constituyen, asesoramiento o diagnóstico médico u otro tipo de salud y no deben utilizarse como tales. Siempre debe consultar con un médico calificado o profesional de la salud acerca de sus circunstancias específicas.