Esperando Tu Primer Hijo

Comparte con tus familiares y amigas

Para los padres que esperan su primer hijo, muy a menudo la salud de los niños constituye una verdadera odisea ya que cuentan con poca información y la falta de experiencia. Solo poseen las vivencias que han aprendido por su propia cuenta, de los consejos a veces un tanto contradictorio de sus amigos o de familiares y también de algunas sugerencias de los artículos de revistas. Si hablamos de los niños, es vital y es necesario estar atentos siempre de su salud sin llegar a ser alarmistas y, sobre todo, hay que contar con buenos reflejos en el momento preciso.

Los padres actualmente se ven como aventureros al tener al primer hijo, no conocen y carecen de experiencia. Y a los cuales se les exige también aprender en todos los ámbitos: la educación, actividades deportivas, religiosas, la psicología y la salud.

Si se desconoce de información médica, nos encontramos ante lo que realmente se conoce y lo que se cree conocer, las opiniones encontradas a partir de leer, de consejos de nuestros amigos, de consejos de nuestra familia o de nuestra propia vivencia. Es muy difícil en estas condiciones no cometer errores o equivocarse.

Una vez se encuentra un nuevo integrante en nuestra familia, llena de felicidad y alegría nuestro hogar, pero sin embargo debemos preocuparnos por su estabilidad y crecimiento adecuado. Se conoce por crecimiento normal al adecuado incremento en peso y altura regular medido cada año, desde su nacimiento hasta la pubertad del niño. Las visitas a pediatría del niño son importantes y se deben seguir al pie de la letra, para así estar al tanto de la mejor salud del bebe, y que se controle cualquier anomalía que se presente. Es posible que aparte de las visitas al pediatra, usted mismo quiera controlar el crecimiento de su hijo, de ser así, realice los controles con intervalos regulares, utilice siempre las mismas herramientas de medición y peso, acuérdese siempre de anotar las medidas tomadas, nunca haga comparaciones con niños de la misma edad; y sobre todo no deje de llevarlo al pediatra para verificar sus datos.

Es necesario conocer el desenvolvimiento del niño en todos los sentidos, psicológicos, auditivo, visual y lingüístico, para verificar que todo esté en orden, también cabe mencionar que se deben colocar pautas, debidamente consultadas con nuestro pediatra, para llevar el control acerca de la vacunación de los niños.

Todo esto dependerá de cuan saludable estén nuestro hijo, y su desempeño en la sociedad, escuelas y en general en su futuro. Si se descuida está dando a vulnerabilidad y que la salud del niño este propensa a decaer. ​