Gases en el Bebe : Cuan normales son y por que suceden

Comparte con tus familiares y amigas

Los primeros meses es normal que los bebés traguen bastante aire cuando comen ya que no controlan la técnica de succión, este un proceso natural así que no debe ser causa de alarma o asombro por parte de los padres.

Te contamos qué debes hacer para ayudar a tu hijo a expulsar esos incómodos gases sobretodo porque más que por simple norma es simplemente una necesidad intrínseca del bebe que obviamente debe ser realizada por sus progenitores. Cuando el niño está incómodo durante la toma, podemos parar cada cinco minutos para que eructe. Si toma leche materna, le pondremos entre un pecho y otro, aunque si la postura es buena no tiene por qué tragar aire. De todas formas, no es obligatorio que el bebé eche los gases.

Cada bebé es un mundo, y cada madre termina encontrando la mejor manera de que su hijo suelte los gases sin embargo la regla es que siempre adquiera gases en el proceso de amamantar porque como ya se fue explicado el bebe aun no domina a la perfección la técnica de la succión ni deglución. Las técnicas favoritas de los recién nacidos son:

  • Ponerle erguido sobre el pecho con su cabecita en nuestro hombro
  • Sentarle en las rodillas de espaldas a nosotros, con palma de nuestra mano en su pecho y los dedos en su barbilla
  • Sentarle de lado en el regazo, mientras cogemos sus puños con una mano y ponemos la otra mano en su espalda
  • Boca abajo sobre nuestro regazo, procurando que su cabeza quede más alta que el pecho.

También podemos ponerle a horcajadas sobre un brazo, colocando nuestra mano en su tripa. En todas las opciones podemos hacerle un masaje o darle unas palmadas suaves en la espalda. Además, cuando lo cogemos en brazos es conveniente poner una toalla en el hombro para que no nos manche la ropa, ya que con los gases el bebé suele echar una bocanada de leche.

Por ultimo en algunos casos se recomienda dar agua de manzanilla luego de lactar ya que esta planta milenaria tiene entre sus propiedades favorecer la expulsión natural y sin problemas de todos los gases que hayan podido introducirse en el amamante no obstante, la regla de oro es que todo alimento no comun que se le desee dar al bebe debe estar previamente aprobado por su respectivo pediatra por muy inofensivo que parezca.