Juguetes: herramientas de entretenimiento y aprendizaje

Comparte con tus familiares y amigas

Los juguetes son elementos únicos, herramientas para el entretenimiento y la diversión. Pero teniendo en cuenta que el niño se involucra en el juego profundamente, tanto o más que el adulto en su vida cotidiana, los juguetes son también, elementos para aprender a ser y estar en el mundo.

Nuestros hijos crecen acompañados de los juguetes que nosotros les proporcionamos y de ahí la importancia de una buena elección. Seguro que a menudo te preguntas: ¿Con qué juguetes jugará mi hijo, más y mejor? Esperamos que las siguientes sugerencias te sirvan para encontrar la respuesta.

  • Dedicar tiempo a escuchar y hablar con tu hijo puede evitarte comprar un juguete que sólo sea un capricho pasajero, y que seguramente el niño, al no responder a sus intereses reales, dejará de lado pronto. Pasea con el niño mirando escaparates y grandes almacenes. Obsérvale con atención, y muéstrale todas las opciones que existen para responder a su deseo. Quizás el niño se haya quedado admirado y perplejo con los anuncios publicitarios de la televisión, pero ver de cerca, tocar y comprobar lo que son en realidad esos juguetes pueden darle otras perspectivas.
  • Cualquier juguete será mejor utilizado si juegas al principio con el niño, ayudándole a encontrar todas las posibilidades de entretenimiento que ofrece. Seguramente tu hijo sabrá encontrar modos de juego, fuera y por encima de las reglas que muestra el fabricante (incluida la posibilidad de montar y desmontar sus elementos), pero si estás a su lado, el juguete llevará añadido el valor de la compañía y la relación especial que se crea entre adultos y niños cuando ambos son compañeros de juegos.
  • Apuesta por la motivación, y evita la frustración. Los juguetes deben servir para que el niño ensaye, con lo que implica este asunto, de pruebas de error y acierto. El juguete no debe hacer nacer en el niño el miedo al fracaso, sino el deseo de la aventura, de probar con lo desconocido, de avanzar en las propias posibilidades, … justo lo contrario a lo que sugieren regalos sobre los que se ha prevenido al niño por su coste elevado, por ejemplo, o juegos por encima de las propias capacidades que por edad y desarrollo natural le corresponden.
  • Si se puede compartir y favorece la relación con otros niños, aún será más completa su eficacia. Pero al menos, lo que debe ser un buen juguete, es un buen compañero de juegos, pues si es un artilugio que lo hace todo solo, no logrará retener por mucho tiempo la atención del niño. El juego es interacción, y tu hijo no debe quedarse ante un juguete nada más que como espectador.
  • Teniendo en cuenta que el juguete va a entrar a formar parte del mundo del niño, es aconsejable que pueda integrarse en ese mundo complementándose con otros que el niño ya posea. Puede ser mejor idea, por ejemplo, comprar ropa nueva para los muñecos de siempre, en vez de nuevos muñecos. Esta perspectiva permite al niño ir haciendo más complejo su mundo de juegos, avanzando en metas y dificultades al ir recibiendo nuevos niveles, o más elementos que amplíen las posibilidades de diversión.

En resumen, podemos concluir que el valor de un juguete no queda determinado por su precio, por ser un producto de moda, o una maravilla tecnológica, sino por el rendimiento en términos de juego que el niño pueda sacarle. Tu hijo va entendiendo el mundo a través de los juegos. ¡Ayúdale eligiendo bien sus juguetes!

Artículo suministrado por los editores de entubuzon.com


Tenga en cuenta: Tu Maternidad y los materiales y la información que contiene no están destinados a, y no constituyen, asesoramiento o diagnóstico médico u otro tipo de salud y no deben utilizarse como tales. Siempre debe consultar con un médico calificado o profesional de la salud acerca de sus circunstancias específicas.