La Crianza de los Niños en Pareja

Comparte con tus familiares y amigas

Para obtener una efectiva crianza de los niños es vital que se establezcan acuerdos entre la pareja. Esto se fundamente en que como cada uno de los padres vienen de entornos familiares distintos; eso implica que tienen puntos de vista diferentes lo cual sin duda hace necesario llegar a acuerdos para el bienestar del niño. En este punto se debe destacar que es de esperar que padres que posean una autoestima adecuada ofrezcan el ambiente que igualmente la propicie en sus hijos. En ese sentido el trabajo en equipo hace que los padres trabajen como una unidad es decir, elaboren los patrones de crianza y que estos últimos sean producto de la reflexión y crecimiento de los padres. Es importante resaltar que los apoyos no sólo deben venir de los padres entre sí, sino también es significativo el que reciben de otros sistemas del entorno en el que se desarrollan ya que las familias que cuentan con redes de apoyo fuertes generan más posibilidades en el proceso de crianza de sus hijos. En la relación padres/hijos, es importante que los primeros ocupen una posición superior es decir, ocupen cada su rol ya que permite ofrecer seguridad a los hijos, elemento que le será imprescindible para su desarrollo. Si la autoridad ejercida por los padres es firme y afectiva, es lo suficientemente estable como para que generar espacios de confianza y autonomía en el desarrollo de los niños ya que existiría una perfecta armonía entre lo que se dice y lo que se practica reforzando la amistad entre ambos permitiendo una igualdad en la relación, sin alterar en ningún momento la jerarquía entre padres e hijos. En el caso de la autoridad es clave que la toma de decisiones sea conjunta es decir, entre el padre y la madre. Tener en cuenta las valoraciones de otras personas cercanas al núcleo familiar es importante pero no determinante en la decisión final ya que siempre debe prevalecer el acuerdo común y la decisión en firme q ambos lleguen en cualquier punto a discutir. Por ultimo es en el grupo familiar y a partir del ejemplo que reciben de sus padres, en donde los hijos incorporan los valores, las normas y las pautas de relación que más tarde les facilitarán entablar relaciones como adultos maduros, ya que es necesario que la socialización primera pueda dar las bases firmes para que en la socialización secundaria los niños pueden ser totalmente independientes entre sí.