La depilación en el embarazo ¿Cuál es el método más conveniente?

Comparte con tus familiares y amigas

Depilación en el Embarazo - En el embarazo el cuerpo de la mujer se somete a cambios constantes, y a pesar de ser una etapa tan bonita, no siempre estos cambios estarán a favor de tu aspecto físico. Las hormonas suelen hacer de las suyas y es principalmente la progesterona la encargada del crecimiento del vello corporal;  muchas mujeres pueden notar como se incrementa el crecimiento de los vellos, y estos hasta pueden llegar a salir en partes del cuerpo donde antes no salían como la cara, brazos o barriga, en otros casos pueden disminuir en algunas zonas. Mantenerse bella y cuidar de la sexualidad es muy importante, pero hay que tener en cuenta que en el embarazo hay que tener mucho cuidado con el trato que le das a tu cuerpo, ya que por el estado en el que te encuentras la piel está sensible y puedes ser susceptible a efectos negativos para tu salud y la de tu bebé, por eso ante las dudas lo mejor que puedes hacer es informarte y no correr riesgos. Depilación en el Embarazo : Que se puede usar Para una correcta depilación durante el embarazo, debes saber que algunos métodos no representan riesgo, sin embargo pueden ser dolorosos o molestos debido a la sensibilidad de la piel, como es el caso de la depilación con cera fría. Las cuchillas son una buena alternativa, pero debes ser muy cuidadosa para no lastimarte y usar un gel o espuma de preferencia con propiedades humectantes. En caso de que la panza ya esté muy grande y se te dificulte el afeitado, lo más conveniente es pedir ayuda. También puedes usar cremas depilatorias y decolorantes, pero no en zonas muy extensas. Aplícatelas siempre y cuando no contengan sustancias que te puedan causar alergias. Los aparatos eléctricos tampoco están contraindicados, ponerte hielo unos minutos antes sobre la zona a afeitar es una buena idea. Depilación en el Embarazo : Que NO puede usar La cera caliente no es recomendable, ya que el calor facilita la dilatación de los vasos sanguíneos y   puede provocar la aparición de venas varices, y más si estás en el último trimestre de tu embarazo. Métodos definitivos como la fotodepilación y la depilación láser son desaconsejados por los expertos, puesto que no existe evidencia científica que demuestre que no son perjudiciales para el feto. Aunque estos métodos son efectivos para la eliminación de los vellos es mejor esperar hasta después del parto si te piensas someter a alguno de ellos. No te preocupes demasiado por las alteraciones que durante el embarazo se presenten, recuerda que después del parto las hormonas se irán estabilizando y el crecimiento de tus vellos  volverá a la normalidad así como todo lo demás. Como ya se ha dicho la depilación en el embarazo no está contraindicado, pero para hacerlo hay que saber cuál es el método más conveniente y procurar hacerlo de la manera más cuidadosa posible. Lo mejor es que pase la mayor cantidad de tiempo entre una depilación y otra para que se realice la menor cantidad de depilaciones posibles.