La evolución de la pareja durante el embarazo

Comparte con tus familiares y amigas

Los nueve meses del embarazo son necesarios para que el bebé se encuentre preparado a hacer su aparición en el mundo, pero también para que los futuros padres se preparen para el feliz acontecimiento. ¡ Va a ser todo un cambio en vuestras vidas! Erais dos, una pareja, y dentro de poco seréis tres, una familia. En la mayoría de los casos, los padres se emocionan con el anuncio del embarazo. A veces, sin embargo, les hace falta un poco de tiempo para asumir la nueva situación. El padre necesita, en algunos casos, ver a su futuro bebé en la ecografía para tomar conciencia de su futura paternidad, mientras que la madre vive su maternidad mucho más intensamente desde el principio. Por eso es importante que cada miembro de la pareja pueda expresar sus sentimientos desde el primer momento. Sobre todo nunca deben olvidar que son, antes de todo, una pareja. Tratadas en numerosas circunstancias como un tabú por los médicos, las relaciones sexuales no constituyen un problema durante el embarazo. Vuestra vida afectiva y sexual puede presentar otras formas que las habituales, dejando más lugar a la ternura o la imaginación. Durante las primeras semanas del embarazo, la futura madre puede sentirse menos atraída por las relaciones sexuales porque tiene pequeños malestares (náuseas o cansancio, por ejemplo). También puede temer por la evolución de su embarazo o por dañar al bebé. El padre también puede sentir los mismos temores y evitar, por ello, las relaciones sexuales. Hay que saber que el feto está bien protegido y no corre ningún riesgo. Si tu embarazo transcurre con normalidad, no hay ningún inconveniente - y tampoco ninguna obligación, por supuesto - en continuar con tu vida sexual. Puede ser el momento de cambiar tus hábitos de hacer el amor, encontrar posturas más agradables para la futura madre y que reconforten a las dos partes, o privilegiar la ternura simplemente. Lo ideal es que las dos partes consigan la máxima satisfacción. No dudes en hablar con tu ginecólogo o con tu pareja. El segundo trimestre es, a menudo, el más favorable. El vientre de la madre comienza a crecer pero no es demasiado grande todavía. En este momento la madre se sorprenderá de sus deseos sexuales. Los cambios en el cuerpo -a nivel del vientre y los órganos genitales- favorecen el aumento de su libido. Muchas parejas estarán encantadas en esta nueva etapa; otras se preguntarán a qué es debido y se preocuparán. De nuevo no dudéis en confiar estas inquietudes a vuestra pareja o el especialista. Al final del embarazo el vientre de la madre ha crecido mucho y obliga a adoptar algunas modificaciones en las relaciones sexuales. Muchas parejas espaciarán sus encuentros: la mujer se siente cansada, se siente menos atractiva, la pareja se prepara para la llegada del pequeño... El embarazo es un momento muy particular en la vida de una pareja. Las formas de demostrar la ternura y el amor son, también, múltiples, sólo hace falta un poco de imaginación.