¿La hora de comer es un suplicio? Soluciones prácticas para que coman

Comparte con tus familiares y amigas

La hora de la comida es en muchas casas la hora de la pelea. La madre llama a la mesa y los chicos siguen jugando o viendo televisión. ¡A la mesa! grita la mamá, y nadie parece escucharla. Luego mamá se enoja y todo comienza mal.

Una vez que lograste que tu hijo se siente a comer comienza la segunda etapa del suplicio. Se sienta frente al plato y con cara  desganada dice: “No me gusta”, “No tengo hambre”, “¿No hay otra cosa?”

Luego de contar hasta diez y respirar profundo, aplica estos sencillos consejos y harás de la hora de la comida un momento más agradable para todos:

  • Si tu hijo no come y ya está en edad de comer solo, no le des de comer en la boca. La comida no debe ser algo que entra en el cuerpo del niño a la fuerza.
  • No te obsesiones con lo que tu hijo come o lo que no. Los pediatras sostienen que los niños necesitan una “buena comida” al día para crecer saludables.
  • Evita la televisión a la hora de las comidas. Provoca distracciones y la comida estará horas en la mesa.
  • Que el momento de la comida no sea un momento para tratar temas desagradables sino todo lo contrario, que sea un momento tranquilo.
  • Establece horarios fijos para cada comida y trata de no cambiarlos en la medida de lo posible.
  • No permitas que antes del almuerzo o la cena coma “snaks”. Estos le quitarán el apetito y no constituyen mayor alimento.
  • No uses la comida como castigo ni como premio. No lo es! 
  • No le sirvas porciones muy grandes, a veces el ver el plato repleto ya sació su apetito.
  • Ten alimentos saludables en tu casa. Menos galletas y más frutas por ejemplo.
  • Si tu hijo almuerza en la escuela, envíale una comida saludable y variada.

Por último, complementar la dieta de los niños de vez en cuando, con un buen suplemento vitamínico recomendado por el pediatra es una gran idea para reforzar sus defensas y estimular su crecimiento. Gracias a Dios, también hay niños que tienen excelente apetito y comen cualquier tipo de comida. Pero para los más difíciles estos consejos pueden ser de gran utilidad.


Tenga en cuenta: Tu Maternidad y los materiales y la información que contiene no están destinados a, y no constituyen, asesoramiento o diagnóstico médico u otro tipo de salud y no deben utilizarse como tales. Siempre debe consultar con un médico calificado o profesional de la salud acerca de sus circunstancias específicas.