La importancia de mantener una buena higiene en los bebes

Comparte con tus familiares y amigas

Como padres, siempre vamos a querer el bienestar de nuestros hijos, y pues, nos vamos a preocupar y tomar muy enserio la higiene de estos. Asear adecuadamente a nuestros pequeñito es igual a tenerlos saludables y asegurarles un buen futuro, libre de enfermedades y todo tipo de molestias. Pareciera ser que la buena higiene se resume en darle un buen baño a el o la bebé, esto es y no es verdad. Es decir, el baño es sumamente importante, pero existentes otras formas, aparte de la ya mencionada, para  mantener una buena higiene.

  • El baño: si vamos a hacer un listado de los buenos hábitos de higiene no podemos dejar a fuera el baño. Darle un buen baño a nuestro pequeño. No se debe olvidar que el baño no solo es un acto de higiene, sino que también puede significar un momento en el cual el pequeño puede relajarse y divertirse.
  • El jabón: es recomendable escoger un jabón que esté indicado exclusivamente para bebés. En el mercado existe una extensa gama de productos. A la hora del baño se recomienda lavar muy bien los encajes o pliegues de la piel pues ahí podrían acumular suciedad.
  • El champú: al principio, cuando el bebé tiene pocos días de nacido no es necesario usar chapú pues el pelo no le ha crecido, sin embargo su cabello irá creciendo y entonces sí necesitara de este producto. Se recomienda un champú especial para bebés.
  • Las uñas: desde el momento del parto, incluso antes, los niños comienzan su desarrollo y todo su cuerpito comienza a crecer. Partes como cabello y las uñas también son signos de este crecimiento. Para el cuidado de las uñas se recomienda hacerlo en el momento que las tenga largas y el tipo de corta uñas será uno especial para bebés, por lo general rijeras con puntas redondeadas. Se debe mantener las uñas cortas para evitar que dañe su carita.
  • Ojos, orejas y nariz: para el cuidado de los ojos, basta con limpiarlos con pedacitos de tela un poco humedecido en agua. Para el aseo de la nariz se recomienda el uso de un suero fisiológico. Con las orejas pasa lo mismo que con los ojos, se usa un pedacito de trapo húmedo y se limpian solo las partes que se ven, nunca se introduce nada en el oído.
  • Después del baño: después del baño es bueno hidratar bien la piel de nuestros peques porque ésta tiende a resecarse y en ocasiones a escamarse, principalmente las muñecas y los  tobillo. Vamos a usar cremas hechas a base de caléndulas o almendras.

Estos son solo algunos consejos para el cuidado de nuestros niños, sin embargo nosotros también podemos hacer uso de una práctica muy sencilla, si lo que queremos es ver sanos a nuestros bebés y esta es pues muy sencilla y consiste en lavarnos las manos, siempre, antes de tocarlos. Andamos todo el día de un lado hacia otro y acareamos infinidad de gérmenes, microbios e incluso virus en  la palma de nuestra mano, por lo tanto una buena desinfectada con agua y jabón nunca está de más.