La obesidad en nuestros hijos.

Comparte con tus familiares y amigas

El sobrepeso es una realidad cada vez más preocupante para los padres. Según estadísticas recientes 1 de 4 niños sufre de sobrepeso en los Estados Unidos. Es un problema que afecta a sociedades enteras y va de la mano con varios hábitos que enumeramos a continuación El sedentarismo: nuestros niños pasan horas frente a las pantallas de la computadora, la televisión o los videojuegos. La alimentación alta en carbohidratos y baja en vegetales y frutas: Estamos acostumbrados a la comida con gran cantidad de carbohidratos. Hamburguesas, pastas, pizzas son buenas pero con medida y no como el menú de todos los días. El consumo de gaseosas y azúcares indiscriminadamente: Consecuencia de esto es el marcado aumento en la diabetes infantil y enfermedades relacionadas con el consumo de azúcares. Reemplacemos el consumo excesivo de gaseosas en nuestros niños por jugos naturales o agua. Al comienzo se pueden quejar pero luego se acostumbran y lo ven como algo normal. La obesidad influye fuertemente en la calidad de vida del niño. Un niño con sobrepeso será fácilmente rechazado por sus pares. Un niño con sobrepeso no podrá correr con la velocidad de los demás quedando de esa forma fuera de muchos juegos y deportes. Un niño con sobrepeso tendrá una autoestima más baja y se sentirá frustrado al ver que no puede tirarse de un tobogán o que no encuentra ropa de su talla en las tiendas. Algunas causas de obesidad se deben a problemas metabólicos que poco tienen que ver con lo que el niño come o con sus hábitos. Es bueno consultar al pediatra, realizar los exámenes que recomiende e iniciar un tratamiento adecuado para mejorar la calidad de vida y evitar futuras patologías más graves. La obesidad tiene un fuerte componente hereditario. Por lo tanto si uno o ambos padres sufre de esta enfermedad es muy posible que el niño también. Las dietas por sí solas sirven de poco si no se acompañan de cambios de hábito en el estilo de vida como la práctica de deportes y cambios drásticos. Los problemas relacionados con la obesidad a largo o mediano plazo son los problemas ortopédicos ya que las rodillas deben soportar un peso excesivo a su capacidad. Otra complicación es el futuro desarrollo de enfermedades cardíacas, o cardiovasculares, hipertensión o diabetes. También es común la gastritis y la anorexia, ligada a veces a personas que han sufrido de obesidad. Tener un peso adecuado es mucho más que verse bello y ser aceptado por la sociedad y nuestros pares. Es, sobre todo, sentirse sano y garantizarse una mejor calidad de vida.